“Fabio Zerpa tiene razón, hay marcianos entre la gente…” reza una antológica canción de Andrés Calamaro. Y debo decirles queridos lectores, que ni Andrés Calamaro ni Fabio Zerpa estaban equivocados.

Todo es verdad. Hay una conspiración cósmica a gran escala para una inminente invasión al planeta.

Estos seres de otra galaxia, vaya uno a saber de cual, reciben ayuda de algunos elementos renegados y varias organizaciones de poder de la Tierra.

Mis recientes investigaciones me han confirmado que están instalados entre nosotros desde hace varias décadas, y se mimetizan con identidades falsas y ocupando puestos en instituciones claves de poder como por ejemplo la Cámpora, Ideas del Sur, los Mapaches patagónicos y …

La iglesia

Sí Señor, leyó bien, los extraterrestres han penetrado la cultura terrícola por distintas ramas y la fe es una de las preferidas de ellos.

Entonces razonemos como marcianos y hagámonos esta pregunta ¿qué mejor que los curas y los párrocos para llevar a cabo una oscura invasión y esclavizar a la humanidad? ¡Pues ninguna!

Esos personajes con vestidos negros, e impunes a muchos pecados son la fachada ideal para pasar desapercibidos.

Yo ya les saqué la ficha, hermanos. Aunque no todos los religiosos son invasores, a los que sí lo son se les ha denominado…

Curas violines

Y sé cómo detectarlos… [Música de suspenso].

Les voy a enseñar a desenmascarar a estas malditas alimañas alienígenas que se disfrazan de curas y cometen actos atroces.

Así que si están conmigo en esta cruzada lo primero que deben hacer es simular que son feligreses e ir a los locales de misa todos los sábados y los domingos, y luego prestar atención a las señales de los curas y de sus “amigos” que podrían estar dispersos por la sala.

Presten atención al comportamiento de estos personajes ya que si detectan algunos de estos puntos que siguen continuación pueden empezar a desconfiar…

  • Cuando hablan frente al micrófono hacen gestos sensuales (les gustan los micrófonos de cabeza redonda).
  • No tienen hemorroides (para verificar hay que tocarles el culo pero con disimulo)
  • En la misa después del trago de vino hace “Ahhhhhhhhhh” (tipo publicidad de cerveza) y después eructa.
  • Se peinan para adentro.
  • Le miran las tetas a las novias ricas que se casan.
  • En la ceremonia, acompaña las copas de vino con aceitunas y sanguches de miga.
  • Les gusta escuchar las canciones de Xuxa al revés (famoso ritual de los seguidores de Satán).
  • Dice que le gusta la misa, pero la misa ricotera del Indio.
  • Usan tanga debajo de la sotana.
  • En los test vocacionales les sale maestra jardinera.
  • Se cagan de risa de las viejas cuando estas se confiesan.
  • No les gusta el sol.
  • Cuando le mostras una ristra de ajo se tiran al piso y se retuercen.
  • En el momento de la confesión en lugar de tres Aves Marías te piden tres Quilmes frías.
  • Les gustan los sanguches de bondiola en pan pebete.
  • No se cortan las uñas de los pies para ponerse en veinte uñas.
  • Obligan a las monjas ricas a usar portaligas negro.
  • Se trasladan en Corsas detonados o Palios rojos polarizados para no llamar la atención.
  • Les tocan el orto a las monjas.
  • Festejan sus “Viernes de trencito de la alegría”.
  • Se alquilan putas de medio pelo.
  • Siempre andan con cara de osito cariñoso.
  • Toman merca.
  • En los casorios entran gritando “Una puta menos y un cornudo más! Ahrre…”
  • Tienen una cuenta Premium en PornHub.
  • En el sermón les aconsejan a los adolescentes que vayan en pantalones cortos al templo para carpetearles el tobul.
  • Se rehúsan a lavar la ropa con jabón Alá.

Como en el universo toda fuerza tiene su reacción, estos engendros espaciales tienen su merecida némesis en las manos de los “hombres de negro”.

Los “hombres de negro” es una brigada secreta de la NASA los cuales son los encargados oficiales de cazar a los invasores.

Con el paso del tiempo el nombre de estos justicieros fue mutando a “los mamones” para llegar a su denominación final que es “los Mormones” o “los cazadores de timbres”.

Son una elite especial con entrenamiento avanzado en tácticas tactilares de pulsamiento de timbres. Y también en entrenamiento psicológico de secado de mentes para eliminar a estas lacras espaciales y sus amigos.

Por eso queridos lectores, es nuestro deber ayudar a desenmascarar a estas sabandijas cósmicas y juntos con la brigada especial mandarlos de regreso a su perverso planeta de violines.

Compartí, no seas paco