Un sudor frío recorrió su espalda. Más aun, sentía como la tensión hacia mella en su sistema nervioso. Las fichas geométricas de colores caían sin parar a una velocidad inextricable e insoportable. Sus dedos y mente estaban cerca del temido colapso. No se trata de un relato de ciencia ficción o una novela de Stephen King, sino de la final del Campeonato Mundial de Tetris Ultimate Fighters que tuvo lugar en Merlo, San Luis. El evento lo organizaba Rodriguez Saa Productions y hubo participantes de otros países y de todo el mundo.

Nuestro representante era Lalo Telechea, un gamer de 40 años oriundo de Rivadavia con bachiller completo.

Lalo se ganaba la vida como arbolito en la galería Tonsa; lugar que lo vio nacer y progresar como un gran gamer. Y más concretamente en las emblemática sala de video juegos del subsuelo en los años 80.

En ese dojo se entrenó con varios maestros Tetris hasta su prueba final. Solía pasarse horas con solo una ficha siendo la gran atracción del lugar.

Pero esa tarde Lalo se jugaba el corazón. Era la final del mundo y no estaba dispuesto a perderla. Su contrincante era nada más ni nada menos que el coreano Yin Xian. El ultimo guerrero invicto del Tetris.

La final estaba reñida y en su punto culmine y el ambiente se podía cortar con un cutter. El coreano peleaba sus últimos movimientos y Lalo no se quedaba atrás.

Justo en el momento más tenso de la partida, el coreano pisa una zapatilla adonde estaban enchufadas las computadoras y así crea un gran apagón que dejó sin energía a toda la ciudad. Como no había generadores ni estabilizadores se perdieron los cambios de las computadoras y se fue todo al carajo. La comisión organizadora fue en busca de un paquete de velas a la despensa de la esquina y apenas hubo un poco de luz, el jurado de notables descalificó al coreano por moquero.

¡¡¡De este modo sonó la chicharra y Lalo se coronó como nuevo el campeón mundial de Tetris copa San Luis 2015!!!

¡Todo un logro para Mendoza! Tener a un campeón mundial del mundo era un orgullo enorme para nuestra provincia. Todo eran risas y algarabía hasta que llegó el momento de la premiación:

Un viaje a las cataratas en colectivo con media pensión.

Lalo sintió el golpe y la desazón. Había dedicado tanto tiempo a entrenar que ya no tenía cabida entre los arbolitos de la Tonsa donde trabajaba. Ese premio no paraba la olla y ahora había que sobrevivir de alguna manera.

Su economía se venía abajo… Hasta que unos meses después explotó en la provincia la fiebre de las compras en Chile y los tours de compras. Esos viajes encubiertos para el contrabando de productos desde el país trasandino que hacían insufribles (y lo siguen haciendo) a los pasos fronterizos. Lalo, que era brillante como el papel glasé, vio la oportunidad y se le ocurrió una genial forma de lucrar con su talento.

Iría a Chile a comprar huevadas para contrabandear y luego… ¡¡¡Utilizaría las técnicas del Tetris para acomodar productos y optimizar los espacios en las maletas!!!

Y así fue como empezó a practicar con objetos reales utilizando el entrenamiento y la matriz del Tetris. Los siguientes documentos gráficos nos muestran su entrenamiento y la posterior puesta a punto de sus habilidades…

Acá entrenando con escabio variado y bebidas que se consiguen en el Líder de Los Andes:

Luego le tocó el turno a los productos electrónicos de los shopping chilotes:

No contento con todo eso, siguió practicando con órganos para trasplante y pilchas varias:

Una vez que estuvo listo, se la jugó con la primera maleta de contrabando para ver cómo le iba:

Tal como lo había planeado le fue de maravillas, vendió todo el contrabando en apenas unas horas y eso fue suficiente para endulzarlo más y empezar a llenar el baúl de Corsa:

Tanto fue su éxito que no se detuvo en su raid delictivo diario y allá fue por todo. Sus escrúpulos solo eran recuerdos y se metió de lleno con el tráfico hacia el exterior de animalitos de todo tipo:

Esa situación se prolongó tanto en el tiempo como la vida de una mariposa butterfly en el desierto. A los pocos días ya pesaba sobre él un pedido de búsqueda internacional y no le quedó otra que huir hacia tierra extranjera. Jamás se volvió a saber de Lalo.

Joe Telechea: Padre de Lalo, continúa vendiendo seguros. Alquila una pieza en el carril Gomensoro.

Betina Lambertuchi: Su madre, se hizo hombre. Se puso una academia de karate en el Santa Ana y por la noche trabaja de seguridad en un hostel.

Yin Xian: Ex campeón mundial no pudo supelal la delota y ahola habla leemplazando las eles por las eles. Un año después sufrió un ACV y le amputaron el dedo gordo del pie.

Norberto Salaman: Principal maestro de Lalo en Tetris, se martilló el dedo colgando un cuadro y no pudo ejercer más.

Al momento la policía aún no puede dar con nuestro último campeón mundial de Tetris.

Compartí, no seas paco