Después de un flojo resultado en los últimos partidos algunos jugadores decidieron dejar el seleccionado, en un principio se pensó en un pechofriismo de su parte (lo cual sería lógico, sobre todo en Di María) pero luego se corrió el rumor que en el predio de Ezeiza se encontraba una presencia fantasmagórica maligna, una presencia conocida pero que no esperaban volver a ver, esa presencia era el factor en el que los jugadores quedaban helados en los entrenamientos, y se reflejaba en los partidos.

Se empezó a correr el rumor en los vestuarios del Predio de la AFA que había un espectro, algunos jugadores la vieron, otros creían que era causa del estrés y la presión por una mala perfomance en las eliminatorias, hasta que un día el mismo Lucas Biglia habló del tema mientras tomaban mates después de entrenar “loco… vi un fantasma y no era el Kun”.

Algunos aseguraron verlo, otros dejaron un silencio incomodo, como afirmándolo sin decir nada. No tuvieron otra alternativa que hablarlo con el mismo presidente del fútbol argentino.

Biglia, El Kun Agüero, y Nicolas Ottamendi fueron hasta el despacho del propio Chiqui Tapia. El Kun se quedó charlando con la encantadora secretaria de Tapia (metro sesenta y más de 120 kilos de amor). Biglia y Ottamendi entraron al despacho, en sus rostros se podían ver el pavor que les recorría el cuerpo, el frío sudor frotaba en sus espaldas y las manos temblorosas asustaron al Chiqui, rápidamente les pregunto qué era lo que les pasaba, porque ese miedo, no era normal en ellos (al menos fuera de la cancha).

Le contaron todo, al principio pensó que era un chiste, que lo estaban boludeando, aseguró que debía haber sido el boludo del Pocho haciendo pelotudeces de noche, les dijo que fueran a descansar, no estaba para esas estupideces, tenía todo un fútbol que manejar como para estar escuchando excusas. Salieron con la cabeza baja. El Kun salió con pintalabios hasta en la pera.

Esa misma noche, después de la reunión, mientras tomaba una copa de vino Toro en su escritorio, escuchó un ruido a lo lejos. Al principio pareció no ser importante, no le dio pelota. Después se fue haciendo más y más fuerte. Con un nudo en la garganta, por una semita con muchos chicharrones indigeribles, salió a ver, pero no encontró nada raro. Justo antes de abrir la puerta para salir escuchó una voz, una voz conocida, dio media vuelta y sobre ese sillón donde estaba sentado, vio una silueta, una figura con la forma del antiguo poseedor de dicha poltrona. Como vieja costumbre de su ciudad natal, salió corriendo a toda prisa al rtimo de “niiñoooo niñoooo niñoooo” como una ambulancia frenética y descontrolada.

No pudo creer lo que sus ojos percibieron, era el mismísimo Julio Grondona, un frío le recorrió todo el cuerpo, no quería volver a entrar a esa oficina, el Predio de Ezeiza estaba embrujado por su ilegitimo antiguo dueño….

El Chiqui volvió a su ciudad natal para visitar la Difunta Correa y pedir por un milagro (además de clasificar para el mundial) pero fue en vano, no hubo caso. El espíritu de Grondona se hacía cada vez más fuerte y su presencia asustaba a todos los jugadores convocados, a tal punto de renuncias colectivas. Estaba totalmente devastado. Decidió renunciar a la presidencia, y en su lugar asumió “El Tano” Angellici.

A unos días de disputar los partidos faltantes, con una clasificación incierta y al borde de quedar afuera de Rusia, la presión era demasiada, ya había quedado afuera de varias copas pero sabía que de ésta debía clasificar si o si, no tenía otra alternativa.

A pocos días del partido contra Perú asume una dupla dirigencial a la Asociación de Fútbol Argentino, Con el Tano Angellici y Rodolfo D’Onofrio a la cabeza, asegurando clasificar a la Argentina sin ningún problema.

***

1 mes después

Con una polémica e histórica clasificación, la Argentina entra al mundial después de haber jugado las últimas dos fechas. Los periodistas y medios de comunicación lo llamaron “El Escritorio-razo Ruso”, con un aplastante 11 a 2 contra Perú (con 5 goles de Giovani Simeone, 2 de Chiquito Romero, 3 de Pablo Perez, y 1 de Auzqui) y un 9 a 1 contra los Ecuatorianos, el seleccionado logró una agónica hazaña con su nuevo presidente a la cabeza.

Con la Argentina clasificado para Rusia 2018 de la mano de su nuevo presidente, asume el cargo como Presidente de A.F.A.

Aun había un problema, y Rodolfo lo sabía, esa presencia de Grondona seguía activa, asustando a jugadores, perdiendo convocados importantes como Messi y Dybala entre otros. Se dispuso a resolverlo, como sea. Con el juego de la copa quiso invocar a la maligna presencia, saco una Copa Sudamericana que ganó, sabiendo que eso podía atraer al espíritu corrupto y pudo hacer contacto. Pero todo salió mal, era incontenible, era inconmensurable, y en un momento de descuido la presencia se adueñó del cuerpo de D’Onofrio, un monstruo emergió de esa noche…

Luego de haber ganado la copa Libertadores con cobros y fallos alevósamente polémicos, River se enfrentaba al Real Madrid en la final del Mundial de Clubes. Con un dudoso y extraño control anti doping días antes de la final, el equipo Merengue pierde por doping positivo a 18 de sus jugadores. Con 5 goles de Rodrigo Mora, River gana el Mundial de Clubes.

A 3 meses del mundial de Rusia, con varias bajas sensibles para el seleccionado, D’Onofrio sabe que a pesar de haber ganado varias copas con el espíritu de Grondona a su lado, no se puede fiar de su presencia, sabe que en el mundial del 90’ nos vendió y dejó afuera en la final. Acude a las únicas personas que pueden enfrentarlo. Necesita exorcizar esa demoniaca y corrupta figura.

En una mesa, con varios artículos religiosos y cientos de rosarios, billetes, copas falsas, estaba el papa Francisco, Diego Maradona, Alejandro Fantino, en un ritual poco habitual, con máquinas de humo de Fantino para vaya a saber que, un polvo blanco con poderes que traía el Diego (y que lo hacía carretear la mandíbula de lo lindo), apareció Grondona, esa voz ronca y arrastrada se escuchaba en el cuerpo de Rodolfo, lo primero que hizo fue agredir verbalmente a Fantino, acusándolo de pollerudo, de haberse comido al Polaco, y hasta de haber sabido que Miriam lo sacó cagando cuando lo vio comiéndose al Chaqueño en su hogar. Fantino fue el primero en caer rendido al piso, el Diego, aspiro ese polvo blanco y conjuró unas palabras inentendibles con varias “eeee” de por medio, mientras el papa rociaba agua bendita a diestra y siniestra, el espíritu se hacía más y más fuerte, y en un segundo dejó el cuerpo de Rodolfo, y poseyó el cuerpo del 10.

Francisco seguía recitando versos de la santa Biblia, mientras no soltaba el Rosario del Ciclón, ya con pocas fuerzas y casi rendido, dijo la última frase… “Diego, ¡La tenes adentro!” Y el espíritu fue expulsado y abandonó este mundo para siempre. La hazaña del Papa que nunca salió a la luz fue un antes y después para nuestro fútbol.

A un mes y medio, Rodolfo deja la presidencia por problemas de salud, y deciden (después de la hazaña de aquella noche) que Diego Armando Maradona asuma el cargo, pero el Diego tiene una condición irrevocable, que sea una nueva asociación trasparente y blanca, lo que por voto unánime se decide cambiar el nombre a Fundación Asociada de Fútbol Argentino (F.A.F.A). Lo que luego le causó muchas confusiones a la hora de dar entrevistas en los medios, preguntando en reiteradas ocasiones “¿Fafa?, ah no, de la otra”, “¿Qué fafa?” o “sí, quiero fafa”.

A un mes del mundial nuestro seleccionado está listo para afrontar el Mundial Rusia 2018, con un flamante nuevo presidente, y una F.A.F.A blanca y trasparente, pura, como siempre le gusto al Diego. Todas las expectativas para conseguir la tercer estrella.

Compartí, no seas paco