Bueno, ya que todos están en versión periodistas deportivos con esto de que la selección se encuentra en la línea delgada para clasificar al mundial, y se habla mucho de fracasos, fracasados, pechos fríos y cualquier tipo de adjetivo para con los jugadores por el pésimo momento que les toca vivir. ¿Pero porque los jugadores son los que fracasan? ¿En serio ellos tienen toda la culpa de lo que está pasando?

A ver, el mundial pasado entramos por la ventana chica con un gol milagroso de Martín Palermo, cuatro años después estamos en la misma o peor situación. ¿En esos cuatro años no se pudo mejorar algo en el fútbol argentino? Y no me vengan con eso de que en el mundial del 86’ entramos también de pedo y salimos campeones, porque eso fue hace 40 años y no podemos guiarnos por una cábala. En el mundial del 2014 Alemania clasificó primero en su grupo, y salió campeón. En el mundial del 2010 España clasificó primero y también fue campeón.

Siguiendo con el tema central, ¿Ustedes creen que el fracaso deportivo en nuestro país es no clasificar a un mundial? ¿Fracaso es que Benedetto o Icardi no la metan en el partido de esta noche? ¿Fracaso es que Ottamendi cierre mal en una jugada, o que Enzo Pérez erre 3 pases seguidos?

El fracaso deportivo va más allá de lo que pueda pasar adentro de una cancha, va más allá de una jugada o de un par de jugadores. Para mí el fracaso deportivo en la Argentina es tildar de pecho frío a un jugador porque no tira un buen centro, o no aparece en los partidos importantes, cuando en el 2014 bien que todos le prendían velas y rezaban a todos los santos para que llegara físicamente a la final contra los Alemanes, y no hace falta que lo nombre, todos saben de quien hablo.

Fracaso es que jugadores de las divisiones inferiores mueran porque no hay colchonetas de seguridad en los costados de las canchas, y que el impresentable de Segura no haya hecho nada después de ese incidente, y semanas más tarde se vuelva a lamentar otro accidente, pero como no murió, hizo vista gorda y siguieron con el “no pasó nada, siga nomas”.

Fracaso es que estuvimos 3 años sin presidente en nuestra asociación, sin decir nada del papelón en las votaciones, con votos apócrifos.

Fracaso es que el corrupto y títere de Grondona, Luis Segura, haya quebrado y llevado al descenso a Argentinos Juniors, cuna de grandes jugadores como Redondo, Riquelme, Cambiasso, Juan Pablo Sorin, Batista, El Diego…

Fracaso es que en los últimos 3 años tuvimos a 3 presidentes diferentes (Luis Segura, Armando Perez, Chiqui Tapia) y entre el egoísmo, esa necesidad de poder y querer ocupar el sillón de Julio, nos haya costado los juegos olímpicos del 2016. Por si algunos se olvidan, a una semana de jugar las olimpiadas “no teníamos plantel”, literalmente. Pasamos de haber sido campeones en el 2012 (con un gol de Di María) a no poder completar 16 jugadores para llevar a Río de Janeiro, algo totalmente increíble, y lamentable. Ahí perdimos 4 años de trabajo y una camada de jugadores jóvenes, ya que a las olimpiadas va la selección sub 23. Perdimos la base y futuros jugadores de la selección mayor, por egoísmos de dirigentes que solo quieren su interés propio.

Fracaso deportivo son las 2 finales que le robaron a Rosario Central en la Copa Argentina, después de un trabajo excepcional de meses de trabajo y un plantel que hacia las cosas como debían.

Fracaso es apañar los malos comportamientos de jugadores como Centurión, que llegaba alcoholizado a los entrenamientos, se cagaba a piñas en los boliches, le pegaba a la ex (llegando a tener causas judiciales) y otro hecho que fue encubierto (para no ensuciar la imagen de Maradona) fue que se haya acostado con la mujer del Diego. Pero claro, si un “4 de copa” de 20 años como Icardi se acuesta con la mujer de otro “5 de copa”, como Maxi Lopez, uno es un culiado y no se merece jugar en la selección porque Mascherano es amigo de Maxi, y el otro es un cornudo. Pero Como Centurión, el 10 de boca, se come a la mujer del Diego, los medios no hicieron ningún circo mediático. Ni hablar del caso de Alexis Zarate, actual jugador de Temperley, que es acusado por violar a la novia de un compañero cuando jugaba en Independiente y casi procesado a 7 años de prisión. Caso que (deduzco) fue encubierto por dirigentes del rojo en su momento.

Fracaso deportivo es lo que paso entre Boca-River en la libertadores donde arrojo ese gas pimienta, y pasó lo que todos sabemos. Y no me vengan con el cuento que fue un hincha aislado, porque no creo en la casualidad de que estuvo justo en el momento, lugar, y tiempo indicado para tirar el gas justo en el momento que salían los jugadores en la manga de seguridad. Alguien lo puso ahí, alguien (o varios) lo acomodaron para tratar de sacar ventaja deportiva. También de la vereda de enfrente, porque lo que pasó con River en esta copa Libertadores y los casos de doping positivos, también es algo lamentable para nuestro fútbol. No me parecería raro que haya un arreglo entre dirigentes de River y Conmebol.

Hay muchos temas por tocar en nuestro fútbol, empezando por el presidente impresentable que tenemos como Chiqui Tapia, la deplorable situación de las selecciones juveniles, la falta de proyectos a corto y mediano plazo. Mucho que cambiar y corregir. Por eso creo que fracaso deportivo en la Argentina pasa por todo lo que sucede afuera de la cancha, que termina repercutiendo en el campo de juego. Ganar o perder esta noche no va a cambiar todo esto; ninguno quiere tocar fondo, pero si llegamos a quedar afuera, ojala sea un cachetada tan dura que nos sirva para darnos cuenta de la crisis futbolística que vivimos y que se avecina.

Porque para Qatar (próximo mundial) ya no va a estar el mejor jugador del mundo, y ese plus que tenemos adentro y afuera de la cancha (porque se corre el rumor que sin Messi, este mundial de Rusia perdería millones en marketing). Y ese día no van a tener a quien echarle la culpa del fracaso deportivo de la Argentina. Mochila que Messi y Mascherano tuvieron que cargar 12 años.

Compartí, no seas paco