El sábado 14 de octubre tuvimos en nuestra querida provincia la celebración por “el día mundial de la pasta”. Se llevó a cabo en el Auditorio Ángel Bustelo ante un gran numero de asistentes que se vieron obligados a degustar de una amplia variedad de vinos y de unas exquisitas pastas, entre otras cosas como postres, cervezas y conservas.

No solo se celebraba el día mundial de la pasta, si no que se buscaba algo muy especial y único: lograr la mayor degustación de pastas del mundo. El objetivo era el siguiente: un mínimo de 250 personas tenían que comer 3 platos de pastas en 20 minutos. Los comensales que se habían anotado para participar del record estaban sentados en mesas para 100 personas aproximadamente, con unos “baberos” gigantes, muy agradables. Un total de 316 personas eran las que participaban. El record fue conseguido y Mendoza tiene su primer “World Record Guiness”.

¿Qué se comía?

Platos

Capelettis a la Caruso: el caballito de batalla del Restaurant “Montecatini”, elaborado con hongos frescos, ingredientes de una calidad suprema y una salsa caruso realizada a la perfección, nada para criticarles.

Ravioles de carne con Salsa Bolognesa: una excelente pasta de “D’ancona”. Los ravioles tenían un excelente sabor y eran elegantes a la vista, aunque un poco pasados de cocción (entendible por la cantidad que había que cocinar). La salsa bolognesa tenia mínimo 3 horas de cocción y se notaban sus ingredientes frescos.

Spaghettis con salsa regional: fue el único plato que no me pareció estar a la altura, los fideos a la vista se veían de estilo industrial, muy pasados de cocción y con una salsa bastante ácida.

Postres

Habían 2 opciones de postres, una especie de mousse con dulce de leche y banana y otra con maracuyá y anana, las dos acompañadas de un crocante muy delicioso.

¿Qué se bebía?

Mas de 30 bodegas fueron las encargadas de proveernos la suficiente hidratación para celebrar este día tan especial, desde tintos hasta espumantes, de blancos a rosados, todos de excelente de calidad, aunque algunos blancos excedidos de temperatura. Además había birra artesanal, y café como para bajar un poco. Aunque después de las 12:30 se habilitó la barra móvil y empezaron los cócteles a girar por todo el Bustelo. Un lujo.

Terminó la noche al ritmo de “Rotos de amor” y todos los presentes pudieron bailar… o hacer el intento.

Eventos como estos hacen que nuestra gastronomía sea cada vez más respetada y la sigan eligiendo en todo el mundo, estaremos a la expectativa para ver que nos traen el año que viene y que siempre sea para mejorar y seguir creciendo.

¡Los veo a todos en ConBoca!

Compartí, no seas paco