Seguramente ustedes se preguntan “¿necesito un por qué?” Realmente NO… y se acababa la nota. La verdad es que hay gente que no es habitué, que no le gusta o simplemente es medio pelotuda, por eso les voy a dar estas 13 razones para introducirse en este maravilloso mundo de color ámbar:

1 – Tiene historia: el vino no es el único con antecedentes penales, en Egipto más que chupe, era parte de la dieta básica, como una pasta pero lo importante es que era popular.

2 – Existe en todo el mundo: lamentablemente el mate no, por lo que a falta de “¿tomamos unos mates?” tenés la excusa de “¿nous clavameishon una birrita bien fresh?” (¡Qué dominio del inglés tengo! ¿No?)

3 – Te hidrata: o sea es un líquido, tal vez no el alcohol no colabore, pero no empalaga como una gaseosa y podés meterle sin asco hasta el 5 o 6 porrón cuando ya seguro te sentís como una bolsa de agua.

4 -Acelera el metabolismo: continuando con lo anterior… ¡meas como hijo de puta! Ni les digo las chicas, procesión al baño cada media hora, todo sea por hacer lugar y seguir chupando.

5 – Refresca: cuando la botella esta empañada y tenés un vaso en la heladera, definitivamente es el punto G… élido.

6 – Hay variedad: ya no necesitas hacerte el fifí sabiendo de vinos, podés hablar de las artesanales, de las de colores y quedas cool igual.

7 – Son como las mujeres: rubias, negras (morochas) o rojas (pelirrojas), no hay vida sin ellas…pero no rompen las pelotas.

8 – Relajante natural: pongámosle que es una infusión como el boldo o el tilo, abrís una al final de un mal día y todo parece chuparte un poquito un huevo.

9 – El maridaje: a diferencia del vino, va bien con cualquier comida. Si están en el cumpleaños de tu sobrinito y te pinta tomarte una con la torta ¡pega perfectamente! porque tenés ganas y no te calienta.

10 – No te pone en pedo: bueno si pero llega un momento en la vida que necesitas tomar como 10 y en ayunas para que te haga algo, en cambio con dos speed con vodka seguro estás fisurado al segundo vaso, más si es Nikov.

11 – Hay que saber servirla: es una de las pocas bebidas que necesita swing para llenar el vaso, si te quedó la mitad con espuma quedas como un gil, pero si tenés un poco de maña sos manso.

12 – No necesita vaso: aparte de que están de moda las botellitas chicas que son muy prácticas y la mayoría con boca ancha, tener un vaso o empinar la botella no importa cuando son muchos, hacen 40° grados, son las 4 a.m. o no tenés ganas de lavar platos.

13 – Porque sí: ¿o acaso necesitas una excusa para levantar el traste de la silla y sacar una de la heladera? Claro que NOOOOO, pero invítame.

La causa de – y solución de – todos los problemas de la vida.

Compartí, no seas paco