Ya que me lo vienen pidiendo desde hace un par de semanas y porque he estado muy ocupado no he podido escribirles (mentiroso) ahora les traigo para las más golosas, una receta más que fácil de “cheesecake”, en este caso es uno de cítricos con salsa de frutilla.

Aclaro, digo para las más golosas porque los hombres se hacen los machos alfa siempre: “no me gustan las cosas dulces”, “es de puto”, pero casa adentro bien que se clavan los postrecitos, mañosos.

Lo vamos a montar sobre una masa “sablée”, la cual se va a cocinar sola en el horno, ya que la preparación del cheesecake no va a llevar ningún tipo de cocción.

Masa Sablée

Ingredientes:

  • Harina 200 grs
  • Manteca 120 grs
  • Azúcar Impalpable 90 grs
  • Una pizca de Sal
  • Ralladura de ½ Naranja
  • 1 huevo.

Mousse de Queso

Ingredientes:

  • Queso Crema 280 grs
  • Jugo de Naranja 40 cc
  • Leche Condensada 200 grs
  • Gelatina sin Sabor 7 grs
  • Agua 40 Cc
  • Claras 100 grs
  • Azúcar 160 grs

Salsa de Frutillas

Ingredientes:

  • Frutillas 250 grs
  • Azúcar 160 grs

Preparación

Tenemos nuestra manteca pomada (27ºC), la agregamos a un bowl junto a la sal y empezamos a mezclar con la ayuda de una espátula nuestra preparación, agregando de a poco el azúcar impalpable, hasta “blanquear”. Luego de esto, agregamos el huevo y la ralladura de naranja, es importante lavar bien las frutas antes de rallarlas, ya que suelen tener el residuo de lo que le agregan una vez cosechadas y eso nos da un sabor amargo. Vamos a obtener una preparación “ligera”, ahí agregamos la harina tamizada hasta obtener una masa, le damos forma de bollo sin amasar y la llevamos en film a la heladera, si descansa de un día para el otro, mejor, si no con dos horas es suficiente.

Una vez que la masa descansó, la estiramos sobre un molde de 24 cm desmontable, sin dejar bordes o con un borde que sea fino. Pinchamos con un tenedor nuestra masa. Recuerden de buscar un papel aluminio, rellenarlo con porotos y ponerlos sobre la masa, esto va a permitir que la masa no se infle. Llevamos a horno 180ºC durante 20 minutos.

Una vez cocida, dejamos enfriar.

Para la Mousse

Buscamos una olla y ponemos agua a hervir, para usar de baño maría. Mientras esperamos que hierva el agua, en un bowl agregamos el queso crema y batimos a medio punto, luego la leche condensada con el juego de naranja. En un dip’s ponemos la gelatina y el agua, dejamos que se hidrate. En otro Bowl de acero o vidrio, agregamos las claras y empezamos a batir sobre el maño maría, agregando el azúcar en forma de lluvia hasta obtener un merengue.

Ahora llevamos la gelatina al microondas y le damos de 10 a 20 segundos, hasta disolverla, igualamos densidades (*) y agregamos a la preparación.

(*) Igualar densidades: Esto significa que de nuestra preparación de mayor cantidad, sacamos y agregamos sobre a nuestra preparación de menor cantidad, hasta que se igualen las densidades. En este caso sería de la preparación de queso y leche condensada, sacamos cucharadas y se la agregamos a la gelatina hasta tener la misma densidad.

Ahora que ya tenemos nuestras dos preparaciones principales unificadas, nos queda agregar el merengue a la mousse de manera “envolvente”, una vez realizado esto por completo, volcamos la mousse de queso sobre la masa sablée fría (**). Y llevamos al frío durante 3 horas.

(**) Importante: La mousse al tener gelatina suele solidificar rápidamente, es importante que tengamos nuestra masa base fría, lo ideal es esperar que se enfríe la masa y recién ahí comenzar con nuestra mousse de queso.

Para La salsa

En una sartén, agregamos el azúcar con el agua y dejamos que se derrita. Limpiamos las frutillas y las cortamos en cuartos, las llevamos al sartén durante 10 minutos hasta que se ablanden. Si quieren la pueden mixear o si no la dejan con textura. Se deja enfriar a temperatura ambiente y después se lleva a la heladera hasta que tome cuerpo.

Emplatado

Una vez que enfrió todo, desmoldamos nuestra preparación y salseamos. Como decoración pueden agregar unas hojitas de mentas, algunas frutillas y ralladura de Naranja.

Si no entendieron algo, me escriben. Cocinen, que abogados sobran.

Compartí, no seas paco