Si, eso mismo, la vida por un siestero, cuando sos madre, cuando sos solo/a , cuando sos laburante full time, cuando nadie te mantiene, cuando tu work is in the night, cuando no la ponés nunca por más que quieras y lo único que ligas de vez en cuando un “polvito rápido en un telo de mala muerte. Este es un texto para vos…

Que la vida no es fácil, lo sabemos todos ¿Verdad? Qué no siempre podemos disfrutar de los placeres en el tiempo que quisiéramos, también. Cuando eso ocurre, la libido se va acumulando, no nos basta ni un acto de autosatisfacción porque, para variar, cada día llegamos rendidos, algunos a dormir, otros a limpiar, estudiar, otros a criar… y otros a limpiar, estudiar, criar y si hay tiempo a dormir, ¡pero de garchar ni hablar!

A mí me ocurre muy seguido y le ruego a todos los santos para que un día se me dé: ¡doy mi vida, doy mi reino por un polvo siestero!

Les diré por qué es recomendable un siestero:

  • Morbo: La siesta dura una hora como mucho y hay que aprovecharla para hacer todas las poses y chanchadas.
  • Ganas extremas: lo cierto es que para echarte un siestero hay que tener una calentura de aquellas.
  • Calma: el sexo en la siesta calma.

Ahora les explico en detalle cada una:

Morbo: En el siestero siempre hay una de las dos partes que tiene menos tiempo y debe rajar al laburo después del revolcón, el morbo es que el tiempo alcance para las poses, para el vale todo y luego ir por la calle con cara de… “me dieron una garchada mortal ehh mirame, mirame… ¿iré con olor a sexo? Mmm, ese señor me miró con carita rara debe darse cuenta que cogi…” y ese es el morbo del siestero ¡Qué lindo es!

Ganas extremas: Y si, después de varios días que no la ves ni en figuritas, las ganas de ponerla contra la pared se hacen sentir, es como un acto desaforado, grosero, duro, ¡animal! No creo que se echen un polvo romántico, no… los siesteros no son romance, amigos, son para lo guarro, azote, gemido, ¡sudor! Ah ahhh ahhhhhh… perdón, perdón, como les decía, no son para quedarse en la cama toda la tarde (excepto un día frío de lluvia como hoy, lo cual incluye cuchareo).

Calma: ¿A quién no lo calma un garche? El siestero baja mil revoluciones, nunca quedas agotado porque lo que se saca son esas ganas animal, por ende salís a la calle como seda, con una sonrisa de oreja a oreja y más pila que nunca. Si después del sexo te quedás en casa, seguro limpias pisos, vidrios mientras escuchás música al palo y cantas en voz alta. Y si los hijos se portan para el ojete te importa una mierda total garchaste, ergo… tus vecinos son felices, el gato y el perro lo son también, porque el siestero sana, calma y baja el stress.

Yo doy la vida por clavarme un siestero de vez en cuando. Es verdad que los problemas no se irán, los hijos no dejarán de romper las pelotas, ni el perro del vecino ladrar, ni tu jefe acosar, ni la tarjeta de crédito cobrar… pero la puta ¡Que cara de felicidad deja un siestero! Eso no tiene comparación, ni precio alguno.

Si con todos estos argumentos no te he convencido de los beneficios de este polvo extress, te reto a que lo practiques. Dale, toma un tiempito, que clavarte uno, al menos una vez a la semana, te aseguro que es mejor que la dieta para bajar el colesterol.

Escrito por Zabeth para la sección:

Compartí, no seas paco