Los amigos son esos hermanos de la vida que nosotros tenemos el poder de elegir. El destino nos pone en el camino mucha gente y nosotros somos los que optamos por decirle “amigo” a esa persona, que con el tiempo, se convierte en parte de uno, tal cual la sangre.

En lo personal tengo varios amigos, pero tengo más gente conocida que considero personas con una calidad humana tal que me transmiten fraternidad y empatía, al punto se sentir lo mismo que con grandes amigos de la vida.

De todas formas, estas “máximas” o “consejos” están orientados a ese grupo de amigos de siempre, el del barrio o colegio, el que tenes de chico, con los que creciste y te vieron ser quién sos. Es una pequeña lista, a modo orientativo, de cómo hacer para poder mantenerlos en el tiempo:

1- Compromiso

Un grupo de amigos es como una relación amorosa, en la cuál tenes que invertir tiempo (y dinero). Hay que asumir el compromiso de verse, ordenarse la vida para darle un espacio a esa reunión y obligarse a hacerse presente en las citas.

2- Lealtad

Esto implica serle fiel a nuestro grupo de amigos, como una manada de lobos o perros de caza. No podemos andar boyando de grupo en grupo (condición humillante del ser humano) ni tener grupos de igual grade de importancia. El grupo de amigos principal es solo uno y los honores se le rinden a ese por sobre todo los demás.

3- Honestidad

En nuestro grupo de amigos debemos estar psicológicamente desnudos y exigir lo mismo. Acá no tenemos que mentir con la cantidad de sexo que hemos tenido, o el sueldo que ganamos, o los logros personales. Cada eslabón de esta cadena debe ser aceptado tal cual es, con todas sus miserias y bondades.

4- Aguante

Hay que defender los valores del grupo y acompañar en las costumbres. Si viene la banda que les gusta a la mayoría, hay que hacer el aguante, si se decide tal menú y sólo a mí no me gusta, hay que hacer el aguante, si el destino turístico es elegido por la mayoría, hay que hacer el aguante. No importa el cómo, ni el dónde, ni el cuándo. Lo importante son los amigos.

5- Liderazgo intermitente

No siempre tiene que tomar la posta el mismo, a veces hay que ponerse la mochila y ser el que comanda la manada. No es justo que toda juntada o salida deba ser organizada por el mismo y si este no puede, la tertulia se cae. Además hay que irse pasando la posta periódicamente para que cada uno pueda deleitar al resto.

6- Presencia

Muchas veces un buen amigo es el que simplemente está. No da consejos, no resuelve problemas, no nos paga las cuentas, no hace volver el amor, ni resucitar a un muerto, ni ganar un partido, ni que nos vuelvan a llamar del laburo, simplemente está ahí, acompañando, presente, prestando un oído, un hombro, un mango o simplemente un par de brazos.

7- Tolerancia

Debemos tener una importante cuota de respeto hacia la opinión del otro y, teniendo en cuenta el tema de la honestidad, entender que si mi amigo piensa distinto no lo debería hacer de mala leche, por ende, debo tener la guardia baja y dejar pasar algunas cosas que en otro caso no dejaríamos pasar.

8- Adaptación

La gente cambia, siempre. De ideas, de gustos, de visiones, de sentimientos. Es propio del ser humano pensar distinto, crecer, modificar la óptica. Lo que nos gustaba a los 10 puede no gustarnos a los 20, ni a los 30, ni a los 40. Incluso lo que me gustaba el año pasado no me gusta hoy. Las personas van cambiando y los grupos van cambiando. El que era un choto en la primaria, puede ser el más vivo en la universidad. La que era una santurrona en la secundaria, puede ser la más promiscua en su madurez. Y todo esto es válido y está bien.

9- Códigos

Cada persona tiene sus códigos y estos generalmente se repiten en el grupo de amigos, son reglas internas, establecidas intrínsecamente, propias, auténticas y que hacen al inconsciente del grupo. Esos códigos no se deben romper jamás, son puntos que hay que guardar en silencio, indiscutibles y pétreos. Estos no se rompen nunca.

10- Respeto

Hay que entender que cada miembro del grupo tiene sus mambos, sus tiempos, sus formas de reaccionar, sus gustos, usos y costumbres, y todo esto tiene que ser respetado por el resto. Si a mi amigo no le gusta que fumen dentro del auto, no tengo que abusarme de la confianza y fumar. Es el hecho de ponerse en el lugar del otro y no hacer lo que no nos gusta que nos hagan.

Cumpliendo el 70% de estos puntos te aseguro una vida larga y saludable para tu grupo de amigos.

Compartí, no seas paco