Si de comidas gloriosas hablamos, la pizza está en el listado sin lugar a dudas. Y al ser un alimento que puede generar múltiples variantes, se propusieron miles y miles de opciones a lo largo de la historia que, en algunos casos, hasta el día de hoy siguen estando vigentes.

Pero hay una en particular que genera “amor – odio” y demás sentimientos encontrados. Hablamos de la pizza tropical, la verdadera grieta gastronómica.

Para colmo se ha convertido en un sabor típico, que se puede conseguir en cualquier restaurante o delivery.

Particularmente me pregunto… ¿qué estaba pensando el que se le ocurrió meter ANANÁ a una PIZZA? ¿Aprovechar el tiempo y juntar una cena y un postre?

Acá vemos al creador de la pizza tropical en pleno proceso productivo

Más allá que personalmente me parece más espantoso que bondi en el último recorrido del día, es notable cómo no hay grises respecto a esto. O les gusta o lo aborrecen. En mi cuenta de facebook pedí una mera opinión y acá están los resultados:

Ahora, vayamos a lo importante. Las dos caras de la moneda…

Los contras: ¿Por qué la pizza tropical es una cagada?

1. La pizza fue creada para llenar la panza, no para confundirla. La pizza en la pizzera y el ananá en la verdulería. Fin.

2. La mezcla del ananá, el queso y la salsa son una cagada. Literal.

3. No se sabe con qué acompañarla… si con una cerveza o con un yogurt.

4. Pizzas como ésta se convierten en antecedentes para que otros descerebrados hagan cosas de este estilo:

5 Islandia (uno de los países más avanzados del mundo) sacó el siguiente comunicado (y si lo dicen ellos, está bien)

Los pros: ¿Por qué la pizza tropical es la gloria?

1- Porque fusiona perfecto el agrio con el dulce.

2- Porque su sabor te retrotrae al Caribe y la playa.

3- Porque la textura dura del ananá al fusionarse con el queso genera un orgasmo en el paladar.

4- Porque es un estandarte culinario de la cultura open mind y pro libertad sexual.

5- Porque fría es como comerse un postre.

¿Y vos? ¿De qué lado estás?

Compartí, no seas paco