Bueno, hace un par de semanas cumplí 27 años y aquí mi descargo existencial. Si bien la vida me trató relativamente bien los últimos años, esperaba llegar a esta instancia, ya profesional, con una casa con patio y al menos ser un poco más alto. El árbol ya lo planté y me lo fumé, el libro lo estoy escribiendo y mañana me entero si el Evatest dio positivo o no. Pero hay muchísimas experiencias, a las que aún no me le animo, o fracaso al intentar. A continuación algunas de ellas.

  • No sé pronunciar correctamente ninguna canción en inglés.
  • Nunca fui a un telo.
  • Nunca hice un asado.
  • No se armar porro.
  • Sigo escuchando Errewey.
  • Sigo comiendo gomitas Mogul.
  • Nunca obtuve mi licencia de conducir (choqué seis veces).
  • No entiendo el modo pluscuamperfecto, ni los logaritmos.
  • Sigo enamorado de mi compañera de la primaria.
  • No se guiñar el ojo derecho.
  • Nunca tuve obra social.
  • Sigo jugando a no pisar las líneas de las baldosas.
  • Sigo participando en concursos que nunca voy a ganar.
  • Sigo hablándome solo frente al espejo.
  • Continúa siéndome vergonzoso armar grupos de trabajos prácticos.
  • No entiendo la inflación.
  • Me pierdo en el centro.
  • Me sigo meneando con Agrupación Marilyn.
  • Sigo prefiriendo el Kero antes que la miel.
  • No se la tabla del 7.
  • Nunca use una tarjeta de crédito.
  • Continuó comiendo por separado las galletitas Oreo.
  • Conservo mis Cartas Magic, incluso juego algunas veces.
  • No me gusta el whisky ni el vino tinto.
  • Soy incapaz de indicar una dirección correctamente.
  • Soy incapaz de entender una dirección, por más de que me la indiquen correctamente.
  • Sigo utilizando religiosamente mi mp3.
  • Todavía no garchamos con Romina.
  • Sigo jugando a los 500 juegos de Sega.
  • Toco instrumentos imaginarios mientras camino por la calle con auriculares.
  • El dentífrico de frutilla me sigue pareciendo el más rico.
  • Las tostadas con manteca y azúcar también.
  • No entiendo la fotosíntesis.
  • No tengo lavarropa, ni microonda.
  • Me siguen sacando de los boliches por bailar raro.
  • No puedo comer y leer subtítulos al mismo tiempo.
  • Continuo estableciendo relaciones sexuales por Facebook.
  • Me guardo mi virginidad trasera para Paul Stanley.

PD: Lo del travesti me lo reservo, porque es de ámbito privado y no me gusta exponer mi vida.

Compartí, no seas paco