La idea de esta nota surgió cuando recordé la célebre frase “sos re Tadeo”. Le pregunté a unos sub 18 si sabían que quería decir y me miraron intrigados… esto me motivó a recavar información.

Entonces… si fuiste entre fines de los 80 y durante los 90 a la primaria o secundaria sin dudas has hecho de estas frases tu léxico cotidiano de aquella época. Acá va un resumen de las más famosas y su explicación, Cecilia Gimenez nos comentó que se llaman “cronolectos y sociolectos”: utilizar la lengua según la edad y clase social.

Frases y juegos

“Sos re Tadeo”: Tadeo era un personaje homosexual de una serie juvenil llamada Verano del 98. Fue el primer actor en personificar un chico gay en la tele argentina, por ello causó impacto su aparición. “Sos re Tadeo” se le decía a aquellos hombres que demostraban actitudes homosexuales.

“Lápiz Japonés”: el secreto era decirlo muchas veces y rápido… para formar una mala palabra que estaba prohibida en nuestro infantil lenguaje.

“Sos re Corky”: “Corky la fuerza del cariño” era una serie yanky de una familia que tenía un hijo con síndrome de down. Creo que no hay que darle más explicaciones al asunto.

“Papita pal’ loro”: cuando algo era demasiado fácil e iba a ser demostrado.

“¡Auuummmm que hambre!”: esta frase debía ser emitida mordiéndose el labio inferior y cabeceando al objetivo con ánimos de sobrarlo. Se emitía cuando una persona estaba mintiendo o maximizando exageradamente algo.

“Chocolate por la noticia”: cuando alguien venía con una primicia que ya era sabida por todos.

“Cerrá el culo y cagá finito”: frase picante para callar al otro, la cuál tenía altas chances de terminar a las piñas.

“Pincha pierde paga”: eran cosas que les podían pasar a la pelota en un partido, esta condición se cantaba antes del partido y el culpable debía hacerse cargo.

“Osoooo”: esto se decía acompañado de esquivarle el saludo a otra persona, con claros síntomas de sorna.

“El aire es libre no te toco”: era una manera de sacar de quicio al otro, utilizando el espacio libre alrededor de la persona, sin contacto físico, con claro síntoma de generar ira en el objetivo.

“¡A la chiru!”: frase acompañada de arrojar un objeto al aire para que las masas corran a buscarlo, adueñándose de él el primero en agarrarlo.

“Toco” o “tocaso”: montón, mucho.

“Toqui nada vuelvi o espejito se lleva todo”: condiciones que se daban en el juego de las figuritas, si se tocaban dos podían o no volver y si una quedaba apoyada contra la pared (como un espejo) se llevaba toda la mano.

“Mírame las medias”: esta frase se esbozaba tomándose los genitales desde abajo hacia arriba, y era una forma maquillada de decirle “chupame la pija”

“¡Es una lucha!”: Frase típica que decía “Carlin”, el personaje de Carlos Calvo en la serie “Amigos son los amigos” junto a Pablo Rago. Se refería a el desahogue por haber logrado vencer un objetivo complicado.

“¡Vos fumá!”: frase emitida por el mismo personaje que la anterior, para transmitirle tranquilidad al otro.

“Péndex”: también popularizada por Carlín, hacía referencia a alguien de corta edad.

“Jamón del medio / del diome”: el jamón del medio de la pata es el más sabroso, carnoso y sin grasa. Claramente esta frase hacía alusión a algo muy bueno.

“Los que se pelean se aman”: certeza psicológica de dudosa procedencia.

“Chastrín / Manyín”: desarreglado, mal peinado, mal vestido.

“Más Valeria que Lynch”: frase que maquilla al conocido “más vale”, modismo del “¡vale!” español…

“El último que llega tiene cola de chancho”: prueba que se emitía ante un grupo para correr a toda velocidad, siendo motivos de burla el útlimo en arribar.

“Pan comido”: cuando nos referíamos a algo súper fácil.

“Shhh cerrá el pico”: utilzado para callar al otro.

“Haceme la pata”: esto le decía un amigo al otro para que le ayude a apurar una relación.

“Hacerse la rata / la sincola”: faltar al colegio de contrabando.

“De frente March / Mal / Al mar / Manteca / Al bar”: hacer algo sin tapujos, ni pelos en la lengua.

“Tiya”: dícese de calzado sport o persona clase baja.

“Enganchate cancán”: cuando un ajeno se sumaba intespestivamente a una conversación.

“A mí se me perdieron 3 lapiceras, ¿bolas tenes?”: chiste fácil.

“Mulero”: mentiroso.

“Poncho no juego más”: pegarle al de al lado cuando venía un VW Escarabajo.

“Opa”: lelo, alunado, tonto, idiota.

“Dar un getazo”: dar un beso.

“Atracar / Franelear”: pareja besándose, intimando.

“SUA”: se utilizaba en el medio de los dos nombres de una pareja, en alusión a “su único amor”.

“SUA SUA”: “siempre unido a su único amor”… más meloso aún.

“Sí, cosita”: frase sobradora que reemplazaba al antaño “si, seguro”.

“Moquero”: adjetivo utilizado para calificar a persona con tendencia a equivocarse o cometer exabruptos.

“La conversación es entre A y B, C no interviene”: orden que se le saba al un tercero que pretendía participar en un debate.

“Merlilla / Merlillero”: Mentira o mentiroso.

“Chombi”: interesante.

“Lento Chicho”: utilizado para quién fracasaba con las mujeres.

“Sanguango”: pelotudo.

“Pipí cucú”: similar a “jamón del medio”.

“Robón”: ladrón.

“Trifón”: adjetivo utilizado para etiquetar a las personas con una melosa necesidad de apegarse a sus parejas, dejando de lado demás actividades.

“Agachate que pasa el bolazo”: cuando alguien del grupo decía alguna estupidez.

“La guita loca”: para referirse a alguien con mucho dinero.

“Choclero”: Mentiroso.

“Que lo pan con queso”: manera moderada de decir “que lo parió”

“Narigas nada”: burla hacia los de nariz prominente.

“¿Que acelga? ¿Que talco mo va? Todo viento ¿y bosque?”: frases adolescentes para comenzar una conversación.

“Pailon de vamos”: burla hacia los de orejas prominentes.

“Capísimo”: más que capo.

“¡Es una masa!”: es muy bueno.

“Sos re Bobigoma”: personaje de Video Match que era un idiota.

Versos:

“Yo soy la pared, vos sos la pelota, todo lo que me digas me rebota”: último recurso para no perder en una discusión.

“Que me importa cuchillito que no corta con tu hermana la gordota”: versito alusivo con las mismas características que el de la pared y la pelota… utilizados ante el hartazgo de una discusión.

“Como no tengo, con la tuya me entretengo”: era la respuesta a esta frase, con ánimos de continuar el reteje o contrapunto.

“El que come y no convida tiene un sapo en la barriga”: para instar al otro a que comparta su merdienda.

“Yo comí y convidé, así que el sapo lo tiene usted”: la respuesta al contrapunto… para no convidar.

“Mira quien viene, Susana Gimenez, mirá quien va Carlitos Bala”: frases emitidas para distraer al objetivo y, captada su atención, hacerlo caer en la treta.

“Eh eh eh… heladero”: idem anterior.

“El que se fue a Sevilla perdió su silla”: utilizada para cagarle el lugar al que se acababa de parar.

Cantitos:

“Queremos comer, queremos comer, sapo reventado, frito congelado, vómito caliente, que sea de un pariente”: cántico emitido en manada (compañeros del colegio o primos por lo general) para que la cocinera apure la comida.

“Alta en el cielo, un águila guerrera, se me hizo la canchera, la bajé con la gomera, pobre aguilucha, le pegué en la trucha”: burla a la canción “Aurora” de Héctor Panizza.

“Ganamos, perdimos, la salsa se la dimos / igual nos divertimos”: cántico emitido al finalizar un encuentro deportivo, generalmente en educación física.

“Chofer, chofer, no mire para atrás que está la señorita y se puede enamorar / Chofer, chofer, apure ese motor, que en esta cafetera nos morimos de calor”: cuando en la primaria nos llevaban en colectivo a algún lado.

Esas son todas las que recuerdo y las que me ayudaron a recordar en las redes, ¿vos te acrodás de alguna más?

Compartí, no seas paco