Cuando hablamos de intimidad, de desnudos y sus sinónimos, es casi imposible, por no decir seguro, en pensar directamente en que se va a hablar de sexo, cuando la intimidad es mucho más que una persona desnuda, que sus partes íntimas y que sexo. El desnudo físico no requiere mayor problema o dificultad. Es algo natural y casi instintivo. Nuestros cuerpos se encuentran debido al deseo, el amor y ese afecto donde necesitamos el contacto físico. Ahora bien, cuando hablamos ya de desnudo emocional las cosas parecen complicarse un poco más

El desnudo emocional va mas allá de la piel, es el lenguaje del afecto, de todo eso que sale del corazón, de las revelaciones más íntimas que podemos mostrarle a los demás para que vean como realmente somos, requiere desnudar el alma, ser capaz de eliminar artificios, falsas apariencias, o todos esos mecanismos de defensa que nos sirven para aparentar ser solventes, escondiendo inseguridades y temores. Por demás esta decir que no siempre, en las relaciones, se da las posibilidades de mostrar la parte más íntima y frágil de uno mismo, y no me refiero solo a relaciones amorosas.

El desnudo emocional solo puede llevarse a cabo si tenemos la seguridad de que estamos con la persona adecuada, que nos sentimos felices y que buscamos un proyecto en común con esa persona.Cuando se inicia el desnudo emocional debemos tener la seguridad de que no vamos a ser juzgados, que al traducir nuestras necesidades en palabras no van a existir burlas, ironías o sanciones. Necesitamos respeto, interés y por encima de todo, la cercanía de la otra persona abierta a escucharnos y a unirse emocionalmente con nosotros

Una relación se construye día a día y a través de los pequeños detalles, sin importar si es una relación de amistad o de amor. El desnudo emocional no va a aparecer en un solo día o en una sola noche. Esa cercanía debe aparecer en todo momento, en esa intimidad cómplice en la que debemos ser capaces de formular un pensamiento, una necesidad, un deseo, una afirmación. No se trata solo de “un te quiero”, el desnudo emocional debe hablar de uno mismo, de la propia pareja y todo ese lenguaje interior donde se enclavan imágenes, luces y sombras que todos nosotros tenemos.

Para concluir con algo importante. Cuando una persona se desnuda emocionalmente ante nosotros tenemos una GRAN responsabilidad. La de mostrar la misma cercanía, la de ser responsables con todo lo escuchado, con todo lo revelado. Es un regalo que nos ofrecen y que debemos cuidar y respetar. Son aspectos que no se comparten con nadie más porque son estructuras personales e íntimas que edifican una relación fuerte y feliz. Vale la pena tenerlo en cuenta.

Compartí, no seas paco