Es evidente que algo nos pasa a los mendocinos y argentinos en general, nos convertimos en unos “sensibles” en las redes sociales, una sensibilidad disfrazada en realidad, ya que atrás hay una gran hipocresía y un fachismo gigante ¿Por qué fachismo? Porque no dejamos que el de al lado se exprese libremente, tirando a la mierda uno de los derechos más sagrados de nuestra sociedad que es la libertad de expresión.

Es así señores, el mendocino no soporta los pensamientos que no son propios y en vez de debatir como seres civilizados tratamos de fachos e hijos de puta a los que no piensan igual que nosotros, hoy estar en contra del aborto es motivo para tener a más de 30 feministas comentando en todas tus publicaciones que lo que vos decís está mal, que no podes pensar así, que sos un facho. No dejan que expreses tu opinión que, sea correcta o no, es una opinión libre en un país libre, nadie puede obligarte a pensar de manera distinta.

Por otro lado, si una mujer expone su opinión a favor de la legalización del aborto, una horda de chupasirios moralistas saltan a defenestrarla, desde que es una basura, hasta que es una asesina genocida. Con una virulencia y verborragia digna de una batalla campal.

Otra cosa que hay que entender es que no todos tenemos el mismo sentido del humor, hay gente que tiende a un humor inteligente, otros al humor menos sofisticado del meme y a otras personas les causa risa el humor negro que, a pesar de ser políticamente incorrecto, es humor y no busca ofender a nadie, solo busca hacer reír a la gente. A ver, yo tendría que vivir enojado con esto cuando se hacen chistes sobre el cáncer por ejemplo, sabiendo que mi vieja estuvo al borde de la muerte por esta enfermedad y aun así lo tomo como es y punto, no voy a andar golpeando a todo el mundo o denunciando a todos por reírse de un chiste.

A mí personalmente no me ha pasado y es porque no comparto tanto este tipo de humor, pero me he encontrado con gran cantidad de perfiles bloqueados por compartir una imagen que puede llegar a herir los sentimientos, pero que solo busca hacer reír, es simple humor. Si no les gusta dejen de seguir a esa persona y listo, no vivan denunciando lo que hace, ¡hay gente a la que le causa risa por jebus!

Otra caso es el de las chicas que están felices con su cuerpo y suben fotos mostrándolo recibiendo gran cantidad de críticas, tratándolas de putas y diciéndoles cosas como “deja de cosificarte como mujer”. A ver, es su cuerpo y es su perfil, si quiere subir fotos usando biquini o un hilo dental de tanga ¡dejala en paz! es feliz así y no va a cambiar de opinión por lo que vos digas. Ahora sí, si vas a subir fotos así aguantate la manada de pajeros que vas a leer en tus comentarios, porque está lleno de esos en las redes sociales y sabes que va a pasar. Si no te gustan los comentarios no te quejes, elimina a esas personas de tu lista de amigos y listo, problema resuelto.

Esperen, quédense ahí. No me iba a ir sin hablar de la gente de izquierda que son los que se encargan de hacer de las redes un caos, no se te ocurra comentarles en la foto que dice “¿Dónde está Maldonado?” que se deje de joder porque te va a tratar de facho y de basura cuando ellos defienden y revindican la obra de un facho genocida como el Che Guevara, son la cara de la hipocresía. Estos que agitan la bandera de la igualdad y de la libertad de expresión cuando son los más fachos de todos, porque son los primeros que comentan agrediendo y desaprobando tu forma de pensar.

Pero ojo… los gorilas tampoco se quedan atrás, porque apenas ven a un tipo manifestarse, lo destrozan con humillaciones como “hippie con osde”, “cargas culpa de clase” o el más elemental “zurdo de mierda”.

Bueno, a lo que voy es a una pequeña reflexión, voy a hacerla en criollo, cortito y al pie. ¡A ver si se dejan de romper las pelotas y dejan que cada uno haga de su culo un florero! Vivimos en una hermosa democracia y creo que podemos vivir en armonía con todos, seamos más tolerantes con el de al lado y van a ver que vamos a ser mucho más felices como sociedad. Con estos niveles de sensibilidad social vamos derecho a convertirnos en una población de solemnes y oxidados engendros, actores de reparto de una comedia inglesa de las más rudimentarias, muñecos de cotillón de una torta aburrida, sosa, sin dulce de leche ni crema, cerveza sin alcohol, internet si pornografía, mayonesa sin ajo… ¡un embole de vida la puta madre!

Compartí, no seas paco