Hace un tiempo que tengo el placer de andar en moto casi todo el día. Más allá de que es algo que me fascina, me divierte, me genera adrenalina y me parece genial, debo ser objetivo y reconocer que hay muchos “pros” y “contras” de tener una moto como único medio de movilidad. Porque claro está que si tenes auto, apenas hace un mínimo frío la guardas o la dejas invernando de otoño a septiembre. Pero para el que tiene que usarla todo el año, los fantásticos “pros” se equilibran un poco, así que vamos al listado de lo mejor y lo peor de andar en moto en Mendoza.

Los pros:

1- Ahorro en combustible

Una moto de entre 100 y 350 de cilindrada consume entre 3 y 5 litros de combustible cada 100km. Mucho menos que un auto que no baja de los 8 litros.

2- Ahorro en mantenimiento

Cambiarle el aceite y filtros a una moto sale menos del 50% de lo que cuesta un auto, los “services” nunca superan los $700 como mucho. El seguro vale la tercera parte si es contra robo y el 20% contra terceros. Los repuestos son más económicos por una cuestión lógica de tamaño.

3- Fácil estacionamiento

Vayas donde vayas podes estacionar la moto sin preocuparte por el lugar. Calle, veredas, esquinas… en cualquier lugar. Es gratis y aún no está multado. Además en la ciudad hay estacionamientos especiales para las motos que son gratis y seguros.

4- Agilidad y rapidez

Para los que andamos mucho de un lado a otro y sobre todo por el centro, las motos son la gloria. No importa si hay accidentes o atorraderos de diez kilómetros, con cuidado, sorteas todo el bardo en minutos. Entrar y salir del centro es simple como andar por un barrio. Atravezás el centro de Mendoza en 5 minutos.

5- Adrenalina

Me gustan mucho los autos y es muy divertido andar rápido por caminos y rutas, pero nada más entretenido que la moto. Tomar las curvas, dejarte llevar, la reacción, la aceleración, el ruido del motor, la dimensión de la velocidad. Al ser mayor el riesgo, la cuota de adrenalina es más grande.

6- Camaradería

Es difícil explicar este punto, pero entre los “motoqueros” hay una camaradería especial, que no existe entre los conductores de auto. Si andás en moto y se te para en la ruta, te aseguro que otro motoquero va a parar a darte una mano. En auto ni en pedo. Además es un buen motivo para juntarse y salir con amigos a recorrer lugares, cosa que en auto no tiene onda.

7- Disfrute de los sentidos

Al ir separado del exterior sólo por el casco, podemos sentir el olor del lugar que nos rodea, ya sea campo o ciudad. El ruido del motor es diferente cuando se está arriba de la moto, la atención que hay que prestar nos lleva a mirar mejor y con más detalle. Hay un disfrute diferente.

8- Es mucho más barata que un auto

Podes acceder a una moto 0km por menos del 10% de lo que vale el peor auto 0km del mercado. Hay financiación fácil y rápida, ¡hasta te la podes comprar con tarjeta de crédito! Una “supermoto” alta gama, de marca, de niveles intergalácticos, vale menos de la tercera parte de un auto de iguales características.

9- Sirve para cualquier terreno

La moto es versátil y sirve para cualquier terreno. Con cubiertas y suspensión adecuada cualquier moto puede sortear diversos terrenos sin más modificaciones.

10- Es más barata que el transporte público

Cuando haces las cuentas, si tenes que tomarte más de un bondi para llegar a destino, es más económica. Muchas veces con la misma plata que te gastas en micro podes pagar la cuota de una moto y hacerte de un capital.

Los contras:

1- Tu cuerpo es el paragolpes

Tengas o no la culpa en un accidente, tu paragolpes es tu cuerpo, así que vas a salir lastimado seas un estúpido andando en moto o un tipo precavido. En el lugar que te toquen, seguro te rompes.

2- El frío es la muerte

De abril a septiembre el frío te caga la vida. Te pongas lo que te pongas, siempre va a quedar una puta hendija por donde se te cuela el aire. Prepararte para salir es una real garcha: calzas, medias y remera térmica, pullover, campera abrigada, rompevientos, guantes, pantalones gruesos, rodilleras, zapatillas abrigadas, cuellera, máscara… pareces un muñeco Michelín.

3- La lluvia te caga la vida

Tenes que ser un temerario pecho peludo domador de yetis para andar tranca por la lluvia. El asfalto se vuelve resbaloso, los autos pasan y levantan tsunamis contra vos, si el aire se mete por todos lados y te da frío, el agua te moja. No ves bien, no hay limpiaparabirsas para el casco y doblar es toda una aventura.

4- La moto es para uno

Esto no es un contra para todos, para mí sí. En el auto pueden ir conversando los ocupantes y realmente lo divertido de un viaje es compartir. La moto es solitaria. Primero que es incómodo llevar a otro, por más moto enorme que tengamos y segundo no se puede hablar, más allá de comprar el sistema de parlantes y mic para charlar, no es lo mismo.

5- No la pones ni en pedo

Si pretendes levantar con un vehículo, es una mentira que las minas se fijan en las motos. Pasan desapercibidas para los ojos del 99% de las féminas. Ellas prefieren los autos, así que la moto es para vos solo. Si te levantas una mina en la calle, ni cagando se sube arriba de la moto de un extraño. Además llegar a un boliche en una moto es un bagayo. El riesgo de tener una aventura casual es del 0%.

6- Tolerancia cero

Arriba de la moto no es recomendable tomar ni un vaso de cerveza. Es extremadamente peligroso manejar con el mínimo mareo o trago de más. Porque por más despacio que vayas, una caída puede ser mortal.

7- Son fáciles de robar

Las motos son más fáciles de robar que los autos. Ni hablar si llegas a una esquina, paras y te sorprenden los chorros. Tenes que andar con cadenas, traba ruedas y varios chirimbolos encima para atarlas a algún lado.

8- Llegas hecho un desastre a las citas o reuniones

Si tu laburo consiste en visitar clientes o tener reuniones con gente, preparate para llegar siempre hecho un desastre. El pelo te queda como una paja, la cara descolocada, andas con mochila y casco para todos lados, el smog se te pega en la piel y cauteriza cualquier perfume y tenes que bajar con todo el equipo encima.

9- No podes llevar nada encima

¿Qué entra en una mochila normal? Una billetera, un celular, llaves, una notebook y paremos de contar. No podes llevar más nada, a menos que le pongas esas mochilas horrendas a los costados, que tampoco te permiten llevar más que ropa. Listo, cagaste. Ante una necesidad de carga, a llorar al campito papu.

10- Se te rompe en la calle y cagaste

Si se te rompe la moto difícilmente consigas repuestos cercanos al lugar donde estés, ni hablar de cosas lógicas como que se te pinche una cubierta o se que corte la cadena. Además no andás con accesorios encima ni sos mecánico. Se rompe la moto y cagaste, perdiste el día o por lo menos medio día. Tenes que pedir que te vengan a buscar y luego llevarla a algún lado a arreglar.

Compartí, no seas paco