El fallo de un corrector arcaico es quien dibuja tus primeros trazos. Punto sobre los sueños que buscan ser final.

Tú, cruel oveja de pelo azabache que come sin miramientos la hierba del rebaño. Tú, más temido que cualquier asesino, que cualquier déspota.

Imperceptible como el aire, comienzas a crecer sin control, buscando reconocimiento.

Ninguna estación del año detiene tu marcha. Sigues avanzando como la noble hormiga, trabajando hasta que quien aloja tus miserias se rinde y descansa.

Sin embargo, no puedes vivir sin él; razón suficiente para alargar aún más su sufrimiento.

Rico, pobre; niño, hombre; honrado y vil. No discriminas a tu enemigo. Todos te sufren por igual.

Si ya eres piedra en sus zapatos, buscarás otras experiencias.

Esta vez vas en serio.

Liberas parte de ti y la dejas fluir. Es metástasis tu arma de verdugo. Abarcas ahora nuevos lugares, pero tu objetivo siempre será el mismo.

Creas fuente de lágrimas que nunca se seca. Tejes mar en quienes te padecen y océano en la gente que los ama.

Millones ya han caído ante tu perturbador tic tac. Este es el párrafo más triste. El recuerdo de mi abuelo todavía arde, en un lugar que desde ese día olvidó como olvidar.

Ni siquiera la grandeza que supone derrotarte en una batalla parece ser suficiente contigo. Un desconsuelo indescriptible embargará hasta al más optimista al verte de nuevo estrechando su mano.

Un sinfín de personas de blanca bata ofrecerán batalla. Tratamientos que destruyen parte de ti intentarán frenarte. Lamentablemente ya lo sabes. Se enfrentan a lo más fuerte de la naturaleza, los volverás inútiles sin pestañear.

Lo que no sabes es que algunos ganaron la guerra. Es curioso el saber que hay formas imperfectas de ti que pueden ser vencidas.

Te doy vida en esta tinta, sutil ironía la mía. Sólo deseo que mueras para siempre.

¿Eres tú quien lo carga consigo? A ti es a quien me dirijo ahora.

No te rindas. Todavía hay esperanza.

Es lo único que el cáncer jamás podrá matar.

Escrito por Mati Locamuz para la sección:

Compartí, no seas paco