Etiqueta: Eterno Atardecer

Don Ruben

Eterno Atardecer: Claroscuro

¨Claroscuro es el estado que elegimos cuando descubrimos el peligro de situarse en los extremos; porque si bien desde muy chicos nos hacen creer que los grises se asimilan a lo tibio o a lo mediocre, la vida nos demuestra que buscar los puntos medios no implica tener falta de decisión, sino mayor adaptación para…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “Adiós… y hasta luego”

El acolchado se sentía frío. El cuerpo de la Dana era un monte sobre del lado sur de la cama; lo de anoche había sido nuestro primer sacudón desde que nos conocíamos pero no hay nada más lindo cuando se piensa en reconciliarse… Cuando amaneciera, iba a ser mucho más que otro día. Me cobijé…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “La cárcel de mis mentiras”

La gente se distendía sobre lo que quedaba del fogón que habían armado sus castañuelas. Estefanía repartía fotos y firmas certificadas con esa sonrisa gastada de tantos flashes. Lejos del escenario, terrenal, se la veía cómoda cumpliendo la parte del artista que no muchos saben llevar, cuando las luces se encienden y las arrugas aparecen.…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “Cuerpo Gitano”

–¿Te acordás cuando fue la primera vez que sentiste algo… fuerte por alguien? –me dijo la Flaca mientras teñía de coral una veintena de uñas. –¿Qué…? La televisión solía ambientar nuestra escena previa antes de dormir. La de la Dana, adorando sus extremos con cremas y aceites, y la mía, deshuesando el periódico sobre la…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “Notitas para Elena”

Las calles del pueblo costero lucían tal cual la época en que se trazaron, o al menos esa sensación me daba. Los vehículos modernos que cada tanto pasaban y las vestimentas de la gente, eran la antinomia con aquellos años treinta. La arena revestía de un lado a otro, sin distinción entre calle y vereda,…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “No todo es lo que parece”

– ¿Qué le cambiarías a tu vida si pudieras? – ¿Qué le cambiaría…? Eh, a ver… –me contestó sin quitarle la vista a la pelotita que dos nenes le daban de lo lindo con la paleta, a la altura donde las olas sientan su último precedente. Esa mañana, como la anterior…, y la anterior a…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “Un puñado de Fresias”

¨Parece que era un corto en el baño, che…¨, decía Soto mientras la luz volvía. Me apoyé con los codos sobre el desayunador y crucé mis manos en la nuca, pensaba que la Dana debía estar acostándose en estos momentos, y me bloqueé, caminé los metros suficientes hasta el balcón, y la imagen se cortaba…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “Tan infantil como excitante”

Los chicos se acercaron, y me invitaron a tomar un café, ¨…algo mas tranqui¨, dijola Pochi. Así que: pim pam pum, tomamos los abrigos y salimos del garito. Caminamos unos metros, mientras la danza de la bebida empezaba a circular, y cruzamos por el veredín de baldosas azules con detalles blancos dela Plaza Navaldel centro.…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “Me quiere, no me quiere”

El lugar resultó ser un pub como los iniciáticos de la vieja Alemania, donde la vedette no era el café, sino la cerveza. Estábamos distendidos, escarbadientes en mano, sacando las sobras que ocupaban el pasado en Soto. Noté que más que olvidar lo que le pasó, buscaba recordarlo pero con alguien, sentí que necesitaba compañía,…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “Con la vista afiebrada”

Entramos con Sotomayor al restaurante tipo diez de la noche. La recepcionista nos recibió las invitaciones, y nos indicó que detrás de una cortina de tiritas plásticas de colores estaba nuestro destino. Sotomayor manoteó un grisín de la barra, a la pasada, y antes de atravesar la cortina que dividía los salones, nos miramos, quizás…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “Temporada de hibernado”

Hicimos una pausa en la tempestad de la rutina, para caminar entre ella en un vuelo detenido, sobre lo que nos sucede a diario y nos perdemos por mirar sin observar. Quizás para ordenar los quilombos haya que animarse a entrar en esa tempestad, le cueste a quien le cueste, y pausarla. El viaje había…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “El Intruso”

–¿Un viajecito?, ¿a dónde? –Me contestó mientras nos escurríamos la llovizna mendocina, de este invierno que se hacía llamar otoño. –¡Sí!, un viaje, el que sea… Unos días, los tres solos. ¿Qué te parece? –Naa, Es un quilombo, Rubén. El negocio, la nena, las tareas… –Cerrás un par de días y listo, Fiore. Es fin…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “La última cena”

Sobre una mesita ratonera, en el balcón del departamento, compartimos la cena. Una palomita a la cacerola, con ensalada mixta y otra de zapallitos, fueron la excusa que encontramos para los tres tintos descorchados. La lengua pesada, la boca en un mar de arenas movedizas, la vista embriagada de mirarnos, y los pudores secuestrados, nos…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “El nombre del beso”

–Así que ¿Dana…? Mira vos… –Sí, Rubén. Nunca te lo dije, pero si mal no recuerdo, tampoco lo preguntaste. ¡Algo tan importante como el nombre!, y se nos pasó. Aunque hubieron varias cositas que no te coment… ¨…Dana, ¿Dana?.¨ No podía abandonar esas cuatro letras y escucharla. –…podés estar enojado, y no te culpo; pero…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “Miles de tardes y una noche”

Sobre la barra leo un ejercicio del libro, que propone definir con una palabra los párrafos de este capítulo, con el fin de simplificar situaciones para analizar problemas. Un ejercicio mental que nos permite separar los asuntos y visualizar las soluciones. En eso estoy… ¨La vida se invierte en un pestañeo, y disfrutarla es lo…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “Ni una palabra”

–¿Qué hacés acá?, ¿qué buscás? Mi ¨Buen día¨, es un perro mojado al lado de la tormenta eléctrica que es su voz. –Sí, buen día. ¡¿Qué vas a tomar?! Ehmm…, pienso lo que ya le pedí al mozo. –¡No nos queda!, una pena. Ahora retirate, por favor. Va a ser difícil que hablemos si sigue…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “Fiorella’s coffee”

Luego de algunos minutos gesticulando, su frente se afinca buscando calma sobre el hombro del Nacho. Se separa prometiendo un pronto regreso y vuelve, la Flaca vuelve a mi paradero que a esta altura ya le es desconocido. Sin mirar lo que queda de la noche que le abrió las puertas, toma un poco de…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “La vida es un baile”

No hablamos. Pasaron las horas de las promesas y sobrevivimos. Cuando el bullicio del conocerse se transforma en un sonido bajo el agua, le llegó el turno de despertar a los sentidos. Cuando anticipamos lo que viene desde la mirada del otro, las palabras son la gula de lo que está explícito. No hablamos. Ella…

Don Ruben

Eterno Atardecer: “Testigos Falsos”

Nos pasamos hablando la noche en su plenitud. Se acercan la plebe y los feudales de la velada, pero ella esquiva con sabiduría, cada una de las mordidas saben llegar. La charla crece a medida que la regamos con la vendimia de un marzo, y da los frutos en racimos de sonrisas, para bebernos sin…

Te gustó? Compartí