¿Qué mierda pasa con los medios de comunicación Mendocinos?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Periodismo-de-investigacion-foto-de-abajo-630x419

El ninguneo y la desidia con la que la gran mayoría de los dueños de los medios de comunicación (o “grupos”) tratan a sus empleados me tiene las bolas al plato mal. Está pasando de ser algo asqueroso a ser algo insostenible.

Encima que de movida somos un público frío con nuestros talentos autóctonos y preferimos perder horas y horas consumiendo enlatados aporteñados de pésima calidad, los empresarios de los medios (radio, tele y diarios), encargados de fomentar la cultura, las noticias y el entretenimiento local, vapulean a sus empleados, que son los que día a día dan contenido a sus programas. ¿A quien carajo le importa quien es el dueño de tal o cual canal o de esta o aquella radio o de este o aquel diario? A nadie. Lo único que importa es el contenido de ese medio. Que ese contenido sea de nuestro agrado o sea lo que estamos buscando en ese momento. Entonces, ¿porque estos desagradecidos tratan mal a sus trabajadores que día a día le pone huevo a las cosas y hacen que la gente los siga? ¿Por qué ningunean las profesiones o el virtuosismo del motor de sus empresas?

Los que no son estudiantes de periodismo o comunicación social no tienen ni idea lo difícil que es para un mendocino lograr ser reconocido en Mendoza, poder trabajar de eso, no solamente por lo complicados que somos como público, sino por lo asquerosos que son con ellos los que manejan los hilos y los que ponen la guita. Mi carrera universitaria es otra y cuando comencé a codearme con gente de los medios y a enterarme de cómo son las condiciones laborales, los sueldos y el ambiente laboral casi me espanto ¿Cómo puede ser que aún pase esto? ¡Encima en un rubro que mueve mucha guita si está bien explotado y administrado!

Incluso trabajando en MDZ nos hemos quedado sorprendidos de como estos grupos y medios no dejan que sus famosos nos vengan a visitar, no nos dejan que los entrevistemos y ni siquiera los podemos llamar por teléfono, porque «les complicaríamos el laburo». ¿Como puede ser que pase esto en Mendoza? ¿Que hay de malo en que nos visiten de otros medios? ¿Que miedo, rencor o envidia tienen si nosotros no los acosamos en nada sino todo lo contrario?

Es una vergüenza que a periodistas, comunicadores, técnicos o simplemente gente sin profesión pero virtuosa, que día a día nos alegran la vida, nos mantienen informados o hacen que todo funcione como deba funcionar, no solamente se les pague como el orto (y cuando digo como el orto no le escatimo ni un una sola letra), sino que encima se los ningunee, se los maltrate y se los desprestigie.

Provincia chota y medios chotos que menosprecian a todo aquel que no sea doctor, ingeniero, abogado o médico, ¿Se creen que es fácil transmitir información, entretener gente, conducir, habar, escribir o mantener todo funcionando? ¿Creen que cualquier perejil lo puede hacer? ¿Quién concha nos va a informar si los periodistas deciden no hacer mas nada? ¿Quién conduce si se sublevan todos los comunicadores sociales? ¿Quién coordina la música, los sonidos, las imágenes, las llamadas, los móviles, las cámaras, etc. si meten un piquete los técnicos? ¿Quiénes son los que dan la cara día a día y tienen que obligadamente aparentar al aire que tienen la camiseta de la empresa puesta y hasta tatuada? ¿Con que plata van a salir a buscar “contenidos” si los generadores del mismo les cuelgan la galleta?

El mismo rencor que me da la partida de un artista mendocino a probar suerte a Buenos Airea para poder vivir de lo que le gusta hacer, me da cuando un profesional de los medios debe partir también, porque también son artistas, porque también tienen que poner su cara, su cuerpo, su voz, sus letras y su talento para enfrentar al público, porque también merecen y quieren vivir de lo que les apasiona y porque también son talentosísimos, ni más ni menos que en ninguna otra parte.

La solución comienza en casa. Si los dueños de los medios de comunicación, o sea, jefes de periodistas, comunicadores y técnicos, no comienzan a valorar a su gente, no respetan el trabajo ni la trayectoria ni tampoco dan lugar a nuevos talentos, no cumplen con las obligaciones laborales mínimas, no pagan dignamente los sueldos y siguen vapuleando estas hermosas profesiones, el público jamás se va a encariñar con nuestros valores, con nuestra gente. Lo que falla en casa, falla afuera.

Dejemos de consumir bazofia porteña y comencemos a valorar las cosas buenas que tenemos en Mendoza (que sobran), para de esa manera ejercer presión sobre estos grupos que solo buscan el beneficio material pasándose por el forro de los huevos al talento y la difícil tarea de día a día generar contenido por y para Mendoza.

Somos pocos y nos conocemos mucho, media pila porque la vida es una tómbola y los que hoy están arriba, seguramente empezaron desde abajo… no vaya a ser que los que hoy están abajo, terminen el día de mañana arriba y no hallan podido olvidar.

ETIQUETAS: