¿Periodismo independiente?

Recién habiendo ingresado al “mundillo” periodístico las sorpresas me empiezan a invadir. No soy periodista, ni mucho menos. No tengo estudios sobre periodismo, comunicación social ni siquiera lenguas o filosofía y letras. Soy solamente un tipo cualquiera al que le gusta escribir, hacer reír a la gente y decir lo que muchos no pueden o no quieren o simplemente, no se les da las bolas decir.

Dando este primer paso, me llama poderosamente la atención el “clishe” utilizado por todos los periodistas de la provincia y la nación, los que aún no me animo a llamar colegas, ya que ese título me queda grande, o sencillamente no me queda siquiera. Todos se jactan de hacer “periodismo independiente”. Y yo me pregunto: ¿independiente de que? ¿Independiente del gobierno? ¿Independiente de la opinión pública? ¿Independiente de los jefes? ¿Independiente de que concha?

Acá si estas en contra del gobierno, te quedas sin laburo, si estas a favor, sos un chupamedias, si estas en contra del matrimonio homosexual sos un facho asqueroso, derechista y milico, si estas a favor sos un liberal zurdo del orto causante de todos los males en el mundo. Tus jefes te dicen hasta donde podes hablar, de que podes hablar y a quien no podes tocar, eso es más que evidente en todos los medios, sobre todo en los diarios y la televisión.

Entonces, ¿existe libertad de expresión? ¿o sencillamente esta coartada por los intereses personales de cada uno? Y ustedes, queridos periodistas, no hablan “de más” u opinan “lo que verdaderamente piensan” por miedo a que les pase algo funesto o siniestro (excusa que sería al menos valedera, no hablar por miedo a que te maten) sino que no lo hacen por miedo a que los rajen del laburo o que el público piense mal de ustedes. Lo que es más de repugnante y de pollerudo asqueroso.

Si elegiste ser periodista, para nosotros es tu deber informar y dar las noticias tal cual son, y dar tu opinión personal, sin omitir partes, “lados” o caras por “miedo”. Si lo que buscas es seguridad y un puestito estable, hubieses sido abogado o contador, no periodista.

Ustedes tienen que dejar de ser tan putos, tan histéricos y chupamedias del entorno, tienen que pasarse un poquito la opinión pública por el ogete y decirnos la posta, cantarnos la justa, o al menos demostrar que hablan u opinan con pasión y personalidad.

Ya basta de periodismo prefabricado, ya basta de esa posición “objetiva” tan falsa y manoseada. Prefiero que sean subjetivos y pasionales, políticamente incorrectos e impulsivos, para que al menos sus palabras suenen sinceras.

Escuche por ahí que nosotros hoy por hoy somos los únicos en Mendoza que hacemos verdadero “periodismo independiente” porque somos unos “pichis” y porque no ha venido nadie a “ponernos” plata para callarnos o guiarnos en lo que opinamos, que es una cuestión momentánea nuestra “rebeldía” y que aún no hacíamos ninguna nota “contundente”. Lo único cierto es lo último, porque lo “contundente” no nos parece gracioso y ya estamos hartos del bajón, por lo demás sinceramente lo que digan nos la toca, y si nos vienen a dar plata, se las vamos a recibir y vamos a seguir hablando lo que se nos de las pelotas, porque como a todos, nos encantaría ganar plata por hacer esto que nos gusta, pero no va a haber un solo centavo que nos calle la boca, que nos obligue a hacer otra cosa que no nos guste o que nos lleve a opinar distinto a lo que a nosotros nos parece, sin importar lo que diga el gobierno, la izquierda o la derecha o (y esto sin ánimos de ofender) lo que ustedes, estimados lectores, opinen.

Incluso prefiero que esta nota sea leída y vapuleada por todos los periodistas que se sientan tocados, prefiero que me bombardeen a críticas, pero al menos me escuchen. Porque prefiero que uno solo se mire al espejo y diga “no puedo ser tan puto y cagón en la vida” y cambie, a tener tantos potenciales oradores sociales siendo tan pajeros y chupa medias.

Y el final de esta nota está hecho en primera persona del plural porque confío en mis dos secuaces, pero si se atreviesen a ser TAN cagones como el resto, la hago toda en primera persona y punto.

TAGS: