144 Millones… un numerito choto

A la Dirección de Control de Servicios Públicos se le escapó controlar y rendir cuentas por el pago de subsidios a las empresas que prestan el servicio de pasajeros desde el 2008. Esta suma es aproximadamente de $ 144.264.223, un vueltito nomas.

El tema es así, el Estado debe pagar a las empresas por kilómetro recorrido porque no alcanza con todo lo que nos rompen el agujero del bolsillo con el pasaje que nos cobran. Entonces, para que estos caraduras no aumenten desmesuradamente el precio ya desmesurado del pasaje, el Estado mete mano en el Fondo de Contingencias y subsidia a estos atorrantes.

Como contraprestación se deben garantizar los kilómetros recorridos y el buen funcionamiento de las líneas, en tiempo y forma. Lo mejor de todo es que nadie controla, ya que ni siquiera los GPS de los bondis funcionan. Ni hablar de la contaminación ambiental y sonora. Basta pararte cinco minutos en el centro y mirar las mesas de los cafés, llenas de smog, como tierra de zonda.

Para colmo si el Estado no paga en tiempo y forma, los carenciados empresarios se quejan y amenazan con cortar el servicio, pobrecitos. Entonces cuando se increpa a la Dirección ellos responden que no cortan los pagos «para evitar la suspensión de un servicio público indispensable para la población y de consecuencias impredecibles en caso de cumplirse la amenaza de los Concesionarios«.

El Tribunal de Cuentas ante la falta de rendición pidió explicaciones, entonces una de las contadoras de la Dirección que tenía a su cargo el tema explicó que «las rendiciones no fueron controladas por falta de personal y equipo informático y que la situación descripta era de pleno conocimiento del Sr. Contador de la Provincia, a través de notas y expedientes en los que expuso las necesidades«, con la cara más dura que Iron Man. A estos incompetentes les pagamos nosotros.

Esto pasa en nuestra provincia y es de no creer. ¿Alguna vez abriremos los ojos y nos dejaremos de comer tantos, pero tantos pijazos?

TAGS: