La Liga Japonesa, el nuevo grupo comando de Jaque

En su último viaje a Japón, nuestro excelentísimo Gobernador Celso Jaque, habría negociado con la mafia Yakuza el canje de algunos de sus más violentos integrantes por vinos y aceite. La idea se gestó en su casa, luego de ver una película de Jackie Chan. Habría llamado a su amigo el Dr. Carlos Aranda (Ministro de Seguridad) y le habría dicho “eeee Carlito, tengo una mansa idea, los chinos saben de piñas y de honor, pero no de vinos ni aceite, ¿porque no hacemos un canje? ahora que afanan tanto a los turistas en el cerro de la gloria y en el cerro arco, que mejor que un policía importado que propicie respeto y justicia”.

Inmediatamente se gestionó una escapada y el Celso se mandó enmascarado para alla, en teoría porque los orientales no soportan la cara de giles de los occidentales y nuestro gober se lleva todos los premios. Así que se apareció con una máscara de Tele Tubby y pactó el negociado. Apenas lo vieron venir le cambiaron la locación de la reunión y la familia mafiosa, aparentemente por una de más baja talla. Según los orientales con ellos bastaba para tan “calmos” personajes.

El tema es que se cerró el pacto y ahora tendríamos a la denominada “Liga Japonesa” patrullando la ciudad y las inmediaciones del Cerro Arco. Los integrantes son (de izquierda a derecha en la foto):

  • El ninja negro: sabe ninjitsu, parece que tira rayos por los ojos y puede detectar con solo mirar el ángulo de la vicera de una gorra el nivel de chimbez de la persona.
  • Chuwaka diabólico: versión manga del Chuwaca de Star Wars, contrario al bonachon pelotudo, este es violento y despiadado. El tema es que le teme a las pulgas y las agarrapatas, por lo que esta cagado en Mendoza.
  • Jefe Dragón: en teoría es el más malo de la brigada, pero no lo aparenta. Hace yoga y mansos masajes. Tiene dedos en forma de ganchos con los que le sacaría los ojos a los malos.
  • Ninja Blanco: Esta en permanente pose de topu, lo mandan a las misiones más bala y a cachar hombres, porque es su máximo poder. Tira salchichitas mágicas y sabe de sexo tántrico entre varones.

Como todo los negociados que hacen nuestros gobernantes, esta es una pegada más de Mendoza.

TAGS: