Llega desde al pozo con fuego otra magnífica entrega del Ángel Gris. Podemos nombrar tantas mendolotudas y mendolotudos como nos cuenta él que no se imaginan la larga lista:

La corrección política nació de la mano de progresistas europeos o de “los liberales del este” como los definía John Wayne, tuvo en un principio una causa cierta y noble, que era la de evitar las discriminaciones de minorías. Pero como sucede en general con estas cosas, los pelotudos coparon la parada y hoy han agregado tanto a la expresión “políticamente correcto” que hasta generaron la reacción en contrario, que no es que aparezca la incorrección política, ésta siempre ha existido, sino que aparezcan los “pelotudos políticamente incorrectos”, de estos nos ocuparemos próximamente.

Vamos a centrarnos hoy en la degeneración que hicieron los pelotudos al tema y de lo que hoy sería un manual de corrección política pelotuda.

1) El PPC (Pelotudo Políticamente Correcto) siempre intentará estar defendiendo supuestas minorías en problemas, aún que estas no quieran ser defendidas. Caso típico es quien se enoja porque alguien le llama a otro digamos “negro”; el PPC se deberá enojar aunque el negro al llamar por teléfono diga – Hola, ¿habla el Negro López?

2) El PPC no admite la pasión, siempre intentará tener una mirada supuestamente crítica y equilibrada pero que en realidad esconde a un cagón o a un hipócrita.

3) El PPC es “solapero” en la puta vida va a leer un libro digamos de Heidegger, pero no se permitirá confesarlo, entonces leerá autores PPC que los explican. Un verdadero PPC sabrá la existencia de todos los libros que es políticamente correcto conocer pero no leerá a ninguno.

4) El PPC despreciará a todo lo que provenga de la derecha, con ese criterio dejan afuera a Borges, a Sarmiento, a Wagner, a Bruce Springsteen o Clint Eastwood.

5) El PPC diferencia dictadores por su catadura ideológica, le caen simpáticos los Castro, los Chavez, los Pol Pot. Pero no dudan en calificar de dictador a cualquier gobernante de derecha, aunque sea electo y reelecto democráticamente y nunca haya matado o hecho matar a nadie.

6) El PPC es incapaz de disfrutar el arte popular, si en algún caso es capaz de disfrutarlo se reprime. Por ejemplo jamás confesará haber gozado con un spaghetti western o con una canción de música disco. Extrañamente se cuidará a veces de censurar a quien goza esas cosas populares mediante una falacia “ad homini”; es decir, si quien gusta de Trinity y Bambino es un hombre culto y de derecha será condenado, pero si es un negrito villero recibirá una mirada dulce y complaciente, surgida de la supuesta superioridad de quien ve cine Iraní en blanco y negro de los años 70

7) El PPC tiene tendencia a juzgar los hechos artísticos por su origen y no por su contenido, eso lo hace obviar el cine de Hollywood y adorar películas raras, solo si además no hablan en inglés y no se entiende un pomo. Lo mismo sucede en la música, son incapaces de tararear una chacarera de Argentino Luna, pero creen disfrutar una vidala cantada por una coya anacrónica y que desafina.

8 ) El PPC guarda la misma lógica en literarias cuestiones, jamás disfrutarán algo como “A mí se me hace cuento que empezó Buenos Aires / La juzgo tan eterna como el agua y como el aire”, porque lo escribió un viejo facho, pero se emocionarán con un pedorro “Si te quiero es porque sos /mi amor, mi cómplice y todo / y en la calle codo a codo / somos mucho más que dos”, porque lo escribió un zurdo cochino.

9) El PPC está muy preocupado por el cambio climático y el Pacto de Kioto, sin jamás leer a ningún científico que disienta con ellos, les basta saber que es políticamente correcto defender la capa de ozono, por esto nunca sabrá que carajo es el ozono ni donde queda Kioto.

10) La minas PPC, creen ser sexualmente liberadas, pero apagan la luz a la hora de coger.

11) Un buen PPC, defenderá la despenalización del aborto, la despenalización de las drogas, el feminismo, a los pueblos originarios, las ballenas, los pingüinos, los putos, los negros y a algunos judíos.

12) El PPC no sabe que hacer en relación al fútbol, todavía no le dijeron si se debe oponer o alentar la práctica o disfrute de ese deporte. Le es imposible disfrutarlo sin más.

13) El PPC adorará al infeliz del Che Guevara. Pero no resistirá un debate serio al respecto.

14) El PPC disfruta con Capussotto sin darse cuenta que es el objeto de la burla Cappussotiana por antonomasia.

15) El PPC nunca se ríe a carcajadas y sospecha de la alegría.

16) El PPC sufre.

17) El PPC, suele ser cornudo.

18) El PPC suele sentir culpa.

19) El PPC suele ser puto.

20) La PPC suele ser puta y malcogida.

Compartí, no seas paco