Cicatrices emocionales que te marcaron en la niñez

En un nuevo capítulo de mi libro titulado: “Con la zurda parece otra persona” hablo de las experiencias que a todos nos tocó vivir en algún momento de la niñez y nos marcaron para toda la vida.

Este conjunto de vivencias que a continuación voy a nombrar aquellas más comunes y que, a pesar que no sean recordadas por Uds., les aseguro que pasaron por ellas. Esto es debido que el sub-conciente reprime tan fuertes momentos.

.

Capítulo LCXXC: Cicatrices emocionales de la niñez

.

  • Tu papi o tu mami eran demasiado cariñosos (pero DEMASIADOS).
  • Se moría Bambi al final de la película.
  • Tenes algún defecto congénito como la nariz para adentro y en la escuela los otros niños se burlaban.
  • Se te soltó la correa de tu labrador llamado Copito de Nieve y se escapó y lo pisó el trencito de la alegría en medio del parque.
  • Sos negro.
  • Tu tío era escritor de novelas eróticas y no lo ocultaba muy bien.
  • Viste a alguien haciendo el amor con un mueble.
  • Bajaste a un ruiseñor con la gomera, pero en lugar de morirse quedó aleteando y chillando patéticamente, asi que tuviste que finiquitarlo con una baldosa en su cabeza.
  • Tus abuelas – maquilladas de manera payasesca – te tiraban de los cachetes diciendote que te podrían comer.
  • Tu maestra jardinera tuvo una combustión espontánea justo tras la frase “¿Ustedes saben lo que les pasa a los nenes que no toman la leche?”
  • Quimioterapia.
  • Un indigente alcoholizado te expuso sus partes y medio que te excitó.
  • Viste “El Exorsista” a escondidas y no dormiste por dos semanas.
  • Creías en valores prohibidos, como el anarquismo, el politeísmo o la ecología. Años de rechazo subtextual hasta que o te amoldaste o te amargaste.
  • Podías mover cosas con la mente.
  • Familia judía. Puntos extra si alguno es sobreviviente del holocausto.
  • Veías los Simpsons aunque no entendías la mayoria de las referencias, y aun asi era lo mejor.
  • No tenías ni hermanos mayores ni amigos ni imaginación asi que no aprendiste a toquetearte hasta los 22.
  • Creíste ver a un amigo o amiga de espaldas y cuando lo fuiste a buscar se dio vuelta y era un enano.
  • Un día, tarde en tu adolescencia, descubriste que los fósforos tres patitos se llamaban asi porque adentro venían 222 fósforos, y te sentiste un poquito lento (algunos lo sentirán ahora).
  • Mientras tus viejos estaban afuera laburando para ahorrar para tu educación, vos te la pasabas mirando el show de Xuxa. Que se cague la educación.
  • Cada vez que ibas a dormir a la casa de tu mejor amiga te despertabas con manchas blancas en la remera y su papá (el obispo) no te miraba a los ojos.
  • Descubriste las webcams.
  • Tuviste la mala pata de que tu acné explosivo formó en tu frente la imagen perfecta de un escroto.
  • Escuchaste la frase “Hijo, si los policías preguntan, deciles que…”
  • Te cuestionaste eso de no subirte al auto de un extraño en el momento menos apropiado.