Tecnología y Deporte

¡¡¡Me cansé!!! ¡¡Sí, sí; estoy harto!!! Cuando era chico estas cosas no sucedían… Uno llegaba de la escuela, se sacaba el guardapolvo, y se iba a jugar al fulbo a la calle, intentando imitar los movimientos y muletillas de esos ídolos que veía en la cancha, en la tele o escuchaba por radio. Es más, cuando se hablaba de ellos, se los ascendía al nivel de dioses y se los respetaba más que al Jebús mismo. Imaginábamos que debían ser seres superiores y se los sabía intocables, inalcanzables, de otro planeta; y el solo hecho de laburar de lo que todos soñábamos era digno de respeto y una razón más que convincente de que eran mejores personas que nosotros y nadie, ni siquiera una vez, se atrevería a discutirlo o dudar de ello.

El tiempo pasó y la tecnología avanzó a pasos agigantados e Internet se instaló en (casi) todos los hogares de cualquier chico. La globalización de la Web trajo ¿ventajas? como la de enterarnos, en tiempo real, que en China nació un bebé que pesó 10 kg; o que le podamos comprar a un canadiense ese muñeco de colección que acá no se consigue; o que los australianos están todos re-locos. Obviamente esta “new age” no le escapa al deporte y la nueva moda es que diferentes deportistas “se acerquen” más a sus fans abriéndose sus propias cuentas de “Tuiter” y “Feisbuc”.

Cuando se creó la red social Twitter no se tuvo en cuenta que su universalidad provocaría que pueda ser manipulado por gente no apta para este tipo de herramientas. Se calcula que un tweet (tuiteo en criollo) da lugar a, aproximadamente, la escritura de unas 20 a 25 palabras (140 caracteres). Sabido es que un deportista promedio (especialmente del ambiente del balonpié) maneja casi la mitad de esa cantidad de vocablos en su variado vocabulario.

Esta situación conlleva a que tengamos que leer a famosos deportistas no sólo explayándose sobre cómo se sienten o un ¿análisis? del partido recién finalizado, sino también opinando sobre las problemáticas de la vida, tales como sociedad, política, educación, salud, etc. Seamos sinceros… ¿Cómo se puede tomar en serio la opinión acerca de la situación económica del país de una persona que gana millones en Europa y hace 10 años que no pisa suelo argento, ni siquiera para ver como andan sus mascotas? O bien… ¿Qué tanto mal hemos hecho que debemos bancarnos las afirmaciones cuasi-fascistas sobre los maestros, que salen de la cabeza de Román González (basquetbolista argentino) y publica vía Twitter?

Indignada se la notaba a la novia de Walter Busse, jugador de Independiente de Aveshaneda quien fuese víctima de tres “viudas negras”, al publicar en esta red social que se sentía “humillada y decepcionada” por el hecho ocurrido a su ahora ex-novio. Y claro, es que el pibe le habría dicho que se iba a acostar temprano y en vez de eso, se fue a un bar con el hermano mayor y se llevaron de ahí a tres “chichis” al depto del más pequeño. Luego de tomar unos tragos, los consanguíneos se desmayaron y al despertar notaron que el departamento estaba completamente vacío y las nenas, el Mini Cooper, sus pertenencias (y su dignidad) ya no estaban. “Dadas las características de los hechos; tres hermosas mujeres seducen a dos hombres de plata, aceptan la invitación de uno de ellos a acompañarlos a su hogar y luego de beber alcohol e histeriquearles toda la noche, las víctimas se duermen, no logran concretar el acto sexual y las féminas le sacan toda la guita; se deduce que las malhechoras son mendocinas” confirmaba el comisario a cargo de la investigación. “Lamentablemente el identikit coincide con la totalidad de las mujeres de esa provincia… La causa está estancada” concluía el empleado de la ley.

Notoriamente enojado con lo ocurrido se mostró el Turco Mohamed, técnico del Rojo, que entre semana había pedido a sus jugadores que no se mostraran en lugares públicos dados los malos resultados deportivos. “Yo estaba en la mesa de al lado tomando unos fernet con coca con Jairo Castillo, El Cuqui Silvera y el resto de los muchachos (menos el vendepatria de Battión) y les hice saber que veía algo raro. Pero cuando quise ir a advertirle a Busse, se me subió el aperitivo a la garganta y tuve que ir de urgencia al baño del local. Cuando regresé noté que Walter ya se había ido, es más, el boliche ya estaba cerrado” declaraba a un diario on-line el famoso DT.

Otro motivo de indignación es la mandada al frente. Me acuerdo que, en otros tiempos, cuando un jugador de estas pampas era vendido a Europa y volvía al año, traía consigo un sinfín de historias increíbles y de golazos y jugadas extraordinarias contra los mejores del planeta, y nadie podía desacreditarlo. Hoy sólo basta con googlear su nombre y nos enteraremos que sólo ha jugado un amistoso y entró otros 15 minutos en un partido insignificante, con cero goles en su haber.

Pero la gota que rebalsó el vaso de mi tolerancia, fue lo que sucedió en España, más específicamente en el derby Real Madrid – Barcelona. Una vez terminado el encuentro, los jugadores del equipo Merengue se quejaron de que los players del club catalán incitaban a la violencia, simulando repetidas veces ante las supuestas infracciones cometidas por ellos. Ofendidos con la situación, dos famosos defensores del Madrid y de la selección española como Sergio Ramos (famoso por dejar caer la Copa del Rey debajo de la rueda del colectivo que los trasladaba!!!) y Arbeloa, dejaron de ser “followers” de Piqué (el que durmió a Antonito con Shakira) en su cuenta de Twitter!!! Mierda!!! Imagínense a Roberto Perfumo diciendole al Rata Rattin en medio de un Boca – River: “Dejá de simular que voy a eliminarte como amigo en Facebook y no voy a poner más “Me gusta” a una de tus publicaciones” Joder, ¿Adonde carajo quedaron los duros del fútbol?

En conclusión y viendo que me fui de mambo: Las redes sociales nos permiten conocer más a fondo a los ídolos deportivos y nos damos cuenta que son tan mortales como nosotros, gente del montón. Yo me quedo con los noventas, donde todo era magia e imaginación y haberse cruzado a uno de tus ídolos en el centro era una historia que entre tus amigos te haría más popular…

Bue, si tienen algo para comentar los invito a que me visiten en mi Facebook: Choripan Peña, o en Twitter @choripanpena; o a escribirme un mensaje en Badoo, o un mail a choripanpena@elmendolotudo.com.ar o a…

También podes leer:

Efemérides MendOLEtudas