La debilidad por los cagones

En este último tiempo me he cruzado con algunas personas con poco valor, y ¡Sí que hay cagones en esta vida!…

De todas formas, esto no distingue a este tiempo de tiempos anteriores, aunque quizás algunos cagones agudicen su cobardía con el tiempo. Tal vez sean como los buenos vinos: los años pasan y eso que los caracteriza se vuelve cada vez más intenso.

Hay varios tipos de cagones, miedosos, pero el más cómico –irónicamente hablando – es el que deja de decir, o dice unas cosas para no decir otra….  Podríamos, entonces, hablar de cobardes clasificados desde sus ocultamientos:

1- El que te oculta situaciones: si una persona oculta  algo es porque sabe que no está muy bien (ni siquiera para sí mismo). Esta clase de cobarde claramente intenta vivir en sus verdades, pero movido por sus ocultamientos.

2- El que te oculta situaciones para que no te sientas mal: este se cree un piratón de gran calibre porque puede dejar de decirte o mostrarte aspectos de su vida, pero cuando te diste cuenta, el loco se defiende diciendo que “no quería perderte”, que “no quería que te sintieras mal”, que “no quería traerte problemas”… lo único certero es él «no quería»

3- El que te oculta situaciones para que no le hagas escándalo: Este tipo no solo que te oculta, sino que pone la razón en vos: que sos una loquita que le hace quilombo porque dejó el cenicero en la habitación con 50 colillas, o porque el domingo cayó a las 21hs puntual, pero con una cara destruida y una resaca de puta madre, que va al baño pero jamás se olvida el celular (sí sí sí, el ruidito de las teclas de celular vienen del baño pero él está cagando… ¡a alguien más!). Lo patético de la situación es que jamás se hará cargo de la situación, por lo que va a argumentar que como anoche vos te sentías mal y los chicos justo pero justo pasaron por la puerta de su casa, justo pero justo cuando  estaba entrando… y justo pero justo se mandaban de parranda, y bue….

4- El que te oculta sentimientos: y aquí está el que nunca se atrevió a decirte que estaba muerto con vos, o el que no te dijo «te amo» justo en el momento en que esperabas, o el que en su lugar te dijo «yo también»…  No te preocupes, siempre es peor el que te dice “ok. Gracias”

5- El que te oculta sentimientos y te culpabiliza: este da un paso más que el anterior y argumenta que vos no hiciste nada para que él te dijera o simplemente mostrara ese sentimiento. Claro, vos  que seguiste tu vida como pudiste o  con quien te cruzaste, no notaste que él no aparece por dos años y eso significa que le seguís importando… ni notaste que él te mira cuando se cruzan con miles de personas alrededor, ni respondiste el llamado de  esa vez que llamó pero cortó antes de que atendieras  (¡Mi vida, si realmente creés que eso es una señal, mejor seguí desaparecido!)

6-  El que oculta sentimientos pero sus amigos no: Este es el típico cagón, cuyo estado de cobardía intenta ser cambiado por sus amigos. Este te mira de reojo, y son sus amigos los que te convidan el trago para que te acerques.  Estos amigos son los que entrando al boliche, te dicen que anda por ahí y que lo busques.  Esos amigos son los que juegan al “conocés a X”, te miran en el boliche o bar, te saludan y acto seguido te dicen ¿conocés a X? ¡¡Mejor a tener cuidado!! El cagón va a seguir esperando que vos  des el primer paso (y cuando digo primer paso me refiero a cualquier primer paso) y el amigo cuando deje de ser amigo y tengan alguna “disputa” interna,  siendo un cagón de otra clasificación, sabrá que vos sos el punto débil y  te convertirá automáticamente en el blanco de ataque…

7- El que te oculta a sus amigos: definitivamente en sus amigos encontrarás el indicio para descubrir lo que oculta

8- El que te oculta de sus amigos… de este mejor no decir nada…. A este cagón es mejor sufrirlo para no reincidir…

Aún conociendo sus estrategias de salida, intereses múltiples en cuestión de mujeres, poca capacidad para la mentira, entre otros, reconozcamos que a estos cagones los seguimos eligiendo. Entonces, ¿Eso no nos convierte también en cagonas? Me pregunto si no nos producirá temor una relación que nos obligue a salirnos del lugar de sufridas eternas.

Escrito para la sección Mendoza Escribepor Vero