101 Personas odiosas (primeras 10)

Hola público Mendolotudo, la verdad es que soy un tipo de pocas palabras y mucha furia. No me gusta escribir, tampoco leer. No leo el Mendolotudo ni lo voy a hacer, no me gusta, no me interesa, no me parece gracioso, ni divertido, ni entretenido, ni nada. No me simpatizan ninguno de los cuasi-escritores baratos y panfleteros que aquí participan, no me siento incluido ni me interesa serlo. No vitoreo su evolución ni me parece correcto que se les de lugar a estos bochornosos personajes, carecen de rigor profesional, no tienen ni idea de lo que escriben, no cuentan con fundamentos y ni siquiera su espontaneidad y su verborragia me llaman la atención. Son pésimos escribiendo y peores haciendo radio, son un papelón.

En fin, solamente voy a escribir sobre las personas odiosas en esta vida y ni siquiera sus comentarios me interesan. Esas personas odiosas que día a día nos topamos en todo lugar y ámbito, esas personas que merecen el calvario eterno, la furia infernal, el pozo con fuego, una muerte lenta y dolorosa o la marginación total por parte de la humanidad. He concentrado a estas personas odiosas en 101 ejemplares y espero no quedarme corto. Voy a ir publicando 10 por semana, no les hablo más y vamos con los diez primeros:


  1. Los que quieren ser el centro de atención en una reunión social careciendo del arte natural de serlo. Gritando e inventando anécdotas estúpidas que son siempre mentira.
  2. Los que deben ostentar con el dinero para sentirse integrados en un grupo. Hablando siempre de plata y llorando a escondidas su miseria.
  3. Las minas bolicheras que creen saberlas todas y se refieren a la “gente de la noche” cuando hablan de imbéciles como ella. Las aborrezco.
  4. Los ignorantes que ante la inseguridad piden “que vuelvan los militares”. Desconociendo profundamente de política e historia.
  5. Los tacheros que cuando llegan a buscarte, en vez de bajar a tocar timbre, revientan a bocinazos sin importar la hora y el ruido.
  6. Los empleados públicos que atienden mientras comen y más aún si hablan mientras comen, bañando todo el tramiterío o tu cara de comida y baba.
  7. Las minas que hablan finito y mucho. Que no dan respiro para hablar, que son como un martilleo eterno infernal y despiadado a tu cerebro.
  8. Los que “te cuidan el auto” por solo estacionar, sin siquiera habérselos pedido y si después no les das guita te miran mal o te gritan groserías. Negros de mierda.
  9. Los imbéciles que no saben ubicarse y se agrandan en todos los ámbitos, hablando como idiotas o alardeando y vanagloriándose de sus hazañas.
  10. Los choferes de bondi que te tiran ese dinosaurio encima para pasar. Gorriados.

El año pasado escribíamos:
Jaque está más perdido que el Futre en Disney