Dime que película ves y te diré cuan macho eres

Las películas que uno elige ver dicen mucho de la personalidad de cada persona. Por ejemplo, si a los 28 querés ir al re estreno del Rey León en 3D, hay muchas posibilidades de que seas un Grandote ahuevonado, y si te gustan las películas de Transformes, se puede inferir que la última vez que la pusiste el presidente usaba un sombrero muy gracioso, y no respetaba ni las instituciones ni la constitución.

Pero la revelación más interesante que se consigue al analizar que vas a ver al cine, por lo menos la que le interesa a la mayoría de las personas, es saber que tan macho sos por ver tal o cual película. De más está decir que esto sólo se aplica a los hombres, porque es muy difícil decir que una señorita no es macho por ver una comedia romántica. O por lo menos es obvio.

Entonces, si yo entro al cinematógrafo a ver:

El Vengador Anónimo: el summum de la masculinidad. Hay tiros, mafia, desnudos y algo de romance como para que no digan que los machos no tienen corazón. Pero sólo como excusa, porque al macho el romance no le importa un carajo. El bigote de Charles Bronson hace que te olvidés de tu primera desilusión con una chica.

Duro de Matar: bajamos un escalón porque acá es muy difícil encontrar minitas. O sea, todo muy rudo pero medio que te gustan los hombres formidos. Si no, ¿por qué te juntás a ver toda la saga junta con tus amigotes?

Rambo: lo mismo que Duro de Matar, pero acá ya estamos hablando de un homoerotismo importante. Es posible que pispiés de más en los vestuarios del club.

Gran Torino: macho macho pero con un lado sensible muy marcado. Te identificás con el duro de Clint, pero al final se te pianta un lagrimón cuando se sacrifica por su barrio. (ATENCIÓN: la línea pasada tiene spoilers)

Al Diablo con el Diablo: Elizabeth Hurley con todos esos disfraces te hace quedar bien parado, pero es una comedia, que muy muy muy de hombre que no juega por las reglas no es.

Rush Hour: Otra con policías, tiros, explosiones, gente que no respeta la autoridad, y una casa de masajes llena de japonesitas. Peeeeeeeeeeeeeeeero, sigue siendo comedia, que es medio de manfloro, no hay ni rastro de desnudez, y si mal no recuerdo tiene a Chris Tucker corriendo en paños menores. Fijate.

Secreto en la Montaña: cowboys, rudos y valientes. En realidad no la vi, pero por el póster supongo que es bien de hombres, con unos vaqueros que tienen que realizar un arreo de ganado muy peligroso y se encuentran algo muy importante que tienen que guardar en secreto. Muy de tipo de pelo en pecho, seguro que hay tiros y escenas de sexo muy shockeantes.

Up, Una Aventura de Altura: bueno, fuiste con tu sobrino, acompañado de tu novia… ah, la viste solo, comiéndote un balde de pochoclo tamaño Serralima… Bueno, qué sé yo, muy de macho no es pero tampoco vamos a decir que es de mariquita. Seguro que lloraste, lo que no ayuda a tu caso, pero… no sé, es muy conflictiva tu situación. Aparte el pájaro ese es medio raro, qué sé yo…

Jerry Maguire: ya estás jugando en el límite chabón. O sea, fútbol americano, sí, pero es sabido que todo el “Show me the Money” del mundo no quita el hecho de que es una comedia romántica. Aparte, Renée Zellweger no puede ser usada de excusa para nada. Estás a un paso de ver El Diario de Bridget Jones.

El Diario de Bridget Jones: sos una mujer con un error en el documento de identidad. Quizás tuviste que ver esto en el colectivo, pero no sé si cuenta como justificativo porque podrías haberte dormido o arrancado los ojos. Estás a un paso del porno gay.

Porno Gay: bueno, no tiene nada de malo si sos homosexual. Acá no se juzga a nadie. Igual, hay cosas peores.

Crepúsculo: sos puto, y de la peor manera.

Escrito por Godsize (@franciscoposan) para la sección: