Lo que suma o resta tener un rico culo actualmente

Cuánto resta tener un rico culo en esta sociedad.

Desde experiencias de adolescente a los típicos hechos conocidos, el relato de quién porta una buena colectora.

Bienvenida al culo

Cumplidos los 12, entre compañeritos, jugando a poner puntuación a los del sexo opuesto según quién gustaba de quién … (El juego según interpreto, vendría a  ser,  ahora, del 1 al 10 cuánto te doy pero no me animo a decirlo) Cuando a los chicos les tocó dar mi puntuación, entre algunos sietes y ochos, saltó uno –Yo le pongo un “10”, lo que merecía explicación, a lo que respondió: …-“Es que tiene rico culo”

A esa edad, ese comentario estaba lejos de ser un orgullo, era una ofensa, mi compañero se ganó que no le dirigiera la palabra por mucho tiempo.

Culo adolescente

Los juegos ya dejaban de lado la inocencia e implicaban descripciones mas detalladas…

Se concursaba por el mejor culo del curso (sin siquiera saberlo)

Justo al lado de la silla y sobre el piso, era colocado estratégicamente un espejito para que al levantarme se dejara ver debajo de la pollera del uniforme del colegio.

En la época en la que te pusiste de moda, ir a comprar un jean era todo un suceso… (a veces los sigue siendo)

Avanzar con un chico implicaba el primer beso y acto seguido tocada de culo asegurada. Algo así como una necesidad desenfrenada que cortaba el romanticismo de toque.

De las situaciones más incómodas y patéticas, era que ¡el padre de tu amiga te mire inquietantemente el culo sin que ella siquiera lo persiva! ¡Llegar al punto de tener que pensar qué ponerte para ir a hacer un TP a lo de tu compañera, no lo merece!

Pasados los 20

El culo está en su mejor momento, redondito, duro, sin una pizca de celulitis, entra bien en cualquier pantalón, incluidos los jogguins, con las minifaldas se sabe que ahí debajo se esconde un tesorito… ¡pero para la portadora resulta un fastidio!

Salir a bailar; la recorrida típica de “demos una vuelta” asegura unas 3 manoteadas anónimas. Bailar en el lugar, cuando hay mucha gente, empujones, ¿qué se agrega? ¡¡tocada de culo!! ¡Si te sacaban a bailar era porque seguro venía desde atrás!

En cuanto a los chongos, después del beso, la desesperada tocada de culo, y teniendo relaciones por primera vez, seguida la frase: “¿te gustaría por atrás?”

Me llegó un comentario de un ex que había dicho a otro pibe: “Cómo me duele saber que estuve con ese culo y no haberle podido entrar.”

Cosas de siempre

Resulta incómodo… parar en el  bebedero de una plaza, ya que implica un leve inclinamiento, ponerte una calza, hacer fila o cola en este caso, bajarte del auto, que se te caiga algo (¡sentís que el mundo frena para ver el momento en el que te agachás para recogerlo!, pegar medio pasito sexi, y algo tan simple como caminar delante de un macho. Si te lo cruzás y te mira medio raro, ¡date vuelta porque seguro te está mirando el culo!

¡Tener un rico culo implica que tus amigos no te vean como amiga! Si te ofrecieron acompañarte a comprar un pantalón, no es de buena onda, es para poder mirarlo cuando vos le estás pidiendo que mire cómo te queda, y poder hacerlo sin remordimiento.

¡Que las vendedoras siempre te digan “Te queda pintado” y no saber si va con onda o con odio!

Los piropos en la calle son de las más extremas experiencias, olvidate si vas acompañada de tu padre no pasar vergüenza, incomodidad total. Una vez me dijeron: “¡Rica, con ese culo te doy de comer guiso y me quedo a ver cómo lo cagás!” o “¿Querés venir a cagarme el baño?”

¿¿¿De todas formas, algún que otro beneficio debe tener portar con un buen fondo para usar la regadera, verdad???

También podes leer:

¿Picada rapidita o estofado a la cacerola?

El año pasado escribíamos:

Para vos que queres adelgazar sin moverte