Típicos personajes de la secundaria

Estás terminando el año, llega el momento de las lágrimas, las últimas jodas, las apretadas con ese compañerito al que siempre le tuviste hambre en los baños de alguna fiesta, los abrazos, los globales, pero por sobre todas esas cosas llegan las despedidas, cada uno se va para la facu o para el depósito de cartón más cercano. Saber que te tenés que despedir de ellos, amigos de toda la vida no te gusta para nada, las únicas esperanzas que tenés de verlos de nuevo a todos ahí en el curso es cuando te enteras que te llevás como 22 materias e igual los vas a seguir viendo a tus compañeritos de secundaria, en diciembre, febrero, marzo y así.

Pero igual nunca te vas a olvidar de:

La ñoña: Es típica mina que se sienta siempre adelante, está todo el tiempo con cara de orto porque no se banca tus “chiquilinadas”. La flaca disfruta su promedio lleno de dieses y ni en pedo te presta un práctico. Cuando le pedís algo en una prueba se hace la boluda mal, ni aunque le tires una molotov al lado se va a dar vuelta para saber que querés. La ñoña no se lleva bien con nadie del curso, excepto con una o dos secuaces.

La crazy banda: Esta se ubica en el fondo del curso, vive haciendo jodas, molestando, se la rasca todo el año. Van para todos lados juntos, son inseparables, son los mejores, los más ásperos, los más bolicheros, los más borrachos, los más pijones, las más conchudas.

La parejita del curso: Están juntos desde el cumpleaños de 15 de juanita, cuando él, en la fiesta se le declaró. Al principio apretaban arriba de los bancos, de las sillas, en los baños, en el patio, en dirección y en todo puto rincón donde se te ocurra. Ahora no se pueden ni  ver, se sienta uno en cada punta y cuando tienen oportunidad se escupen, se putean, se pegan, se recuerdan lo mucho que se “odian” y las infinitas veces que cada uno gorrió al otro.

El fachero: El vago se chamuya hasta a las celadoras. Al tipo le encanta la época de la primavera, las minitas más chiquitas con las hormonas a full acosándolo y la elección del rey y reina de la primavera. Este vago tiene el autoestima tan alta que muchas chicas despechadas están deseando que se tire desde allá arriba y se cague muriendo.

Los emo: Son típicos personajes pálidos que viven negro, sienten negro, visten negro, sueñan negro y cagan negro.  Siempre están con las remeras esas de bandas raras, su cara de culo y tristeza para todos lados. Ellos odian la vida, se sientan en el rincón oscuro del curso a mirar a todos con cara de amenaza.

La hueca: Esta mina no puede faltar, es típica que hace preguntas boludisimas, se ríe todo el tiempo de pelotudeces, está riquísima y la mitad del curso se la quiere poner.

El incendiario: El mejor amigo del tipo es el encendedor, es pirómano por naturaleza quema todo lo que encuentra en frente suyo, el vago se hace la fiesta solo. Él y su fuego son felices.

El asesino: Al tipo nadie le conoce la voz, desde que vas con él a la secundaria los has escuchado hablar dos veces. Todos tienen miedo de que algún día se revele, caiga con una ametralladora y los cague a tiros a todos.

Los deportistas: Las minitas andan con el palo de hockey para todos lados, nada de mochila ni morral, caen directamente con el bolso con el que van a entrenar lleno de pelotudeces deportivas  y todo su equipito adidas trucho y los vagos con la camiseta de su club que no se la sacan ni para coger. Viven hablando de cuanto salió el partido de tal equipo, como jugaron la última vez, los viernes no salen porque siempre juegan partido el sábado temprano.

El drogón: El tipo siempre está en su mundo, es un volado. Se da con todo y como para imponer locura se fuma un churro siempre antes de entrar al colegio y porqué no uno también en el bañito por las dudas de que se le pase el efecto. La vestimenta al vago no le importa en lo más mínimo, pero no puede faltar algo verde amarillo y rojo. Es un choto culiado que se piensa que tiene “calle”.

El chupamedias: Es parecido a la ñoña, pero más insoportable, siempre quiere aportar algo, hace poco se compró una mano de plástico porque ya se cansó de tener la mano levantada todo el tiempo. Pregunta todo, hace todas las tareas, alaba a todos los profesores. Lo peor es que siempre acota boludeces, si estás hablando de Perón y salta con Alfonsín, sin ninguna conexión lógica y coherente. Se hace el sabio y siempre queda como un pelotudo.

El colorado: Siempre debe haber un colorado, por las dudas.

La gorda: Siempre está, no puede faltar, se come una manzanita en el primer recreo como para imponer “onda verde”, pero después se clava 4 tortitas a escondidas.

El mugriento: El tipo se baña dos veces en la semana, una el miércoles como para pilotear en la semana y otra el sábado por si sale a bailar, se saca las zapatillas de lona y tiene las patas sucias y cree que eso es cool.

Las tilingas: No les vallas a bardear a Nestor en Bloque porque se arma, ahora hace poco escuchan los wachiturros. Son típicas guachas que no necesitan auriculares porque piensan que a todos nos gusta la música del orto que escuchan. Van a fiestas de la parroquia, se comen a negritos que tienen apodos como “mayonesa”, usan aros enormes de colores, anillos de plástico y sombra en los ojos, si es verde mejor.

El morboso: Es típico que cuando estás tomando la coca queda siempre como el ojete con sus comentarios que, intencionalmente o no, siempre suenan depravados. El chabón tiene una verga en la cabeza, todo lo relaciona con sexo.

También podes leer:

Leyenda de un novio imaginario

El año pasado escribíamos:

Baterista estúpido

TAGS: