Típicos personajes del casino

  • El Rata: Va con dos pesos y se pone en pedo por los tragos que te dan por jugar, el rata fuma y chupa pero va a comprar todo afuera del casino porque adentro es carísimo.Toma y entra con el paquete de puchos de nuevo. Pide tragos en todas las mesas, aún mirando y tiene olor a chivo.
  • Los Viejos: Se juegan el todo en el casino, caen con el sueldo recién cobrado y  la disputa es pasarla como reyes todo el mes o comer galletas de agua y mate. Sudan las camisas y se ponen muy nerviosos durante su estadía en el sinoca.
  • Los Cabuleros: Todos los días a la misma hora van a la ruleta electrónica y le juegan al mismo número. Será por cábala o porque la ruleta a esa hora tira ese número, nadie sabe. No les podes mover una sola cosita de su estructura porque sino pierde el control de su futuro. Llevan pulseritas rojas y un ajito en el bolsillo.
  • El habitué: es el típico que viene saca el billete ya tiene claro cómo hacer que entre de una, y te mira tus jugadas como creyendo tener una bola de cristal sabiendo lo que va a tocar y te critica por tus malas jugadas de “principiante”, cuando él en realidad se termina yendo en 5 minutos porque se farrea 200 mangos en 2 jugadas. Igual, mañana vuelve… pasado también.
  • La Vieja adicta al pucho y tragamonedas: Para el marido, están en el supermercado o en la casa de Rosita jugando al burako.  Personaje mayor de 65 años que tiene más habilidad en el brazo derecho que un adolescente  varón de 14 años. Uno la ve y piensa si esta persona tendrá nietos, también se pregunta qué es de su vida si esta un día miércoles a las 4 y media de la mañana en el casino. Esta persona aunque usted no lo crea fuma más de lo que apuesta. Uno no sabe que le irá a fallar primero, si la mano derecha o los pulmones.
  • El yeta: El vago siempre con todos sus amigos, pero la diferencia es que ellos ganan y él pierde siempre. Si gana 10 pesos en una mano y a los exactamente 5 segundos pierde el doble. Si esta cerca tuyo es fija que perdés. Si este tipo se tira a un pajar seguramente se clava la aguja.
  • El fracasado: El tipo no hace nada se su vida la va mal en los estudios y tampoco tiene minas. Pero los domingos a la tarde va al casino y gana atrozmente, después, claramente se lo gasta en juegos para la computadora.
  • Las Discípulas de piñón fijo: Esta cae con toda la billuteria del persa y en la cartera lleva 3 cosas: Dos paquetes de puchos de marcas que nadie conoce, la jubilación y ¡Más pintura! Son las que más ganan.
  • Los pendejos de dieciocho: Se caracterizan por su pobreza a la hora de apostar. Llegan al casino, juegan todos juntos y ponen diez pesitos cada uno. Todo lo que van ganando equivale a botellas de alcohol para el fin de semana. Juegan a lo sumo 30 pesos nada más.
  • Los iniciados: Tienen diecisiete, consiguieron documento trucho, que es tan trucho que solo les sirve para entrar al casino. Fueron por primera vez y ganaron diez pesos, entonces después deciden ratearse de la escuela con cincuenta pesos que sacaron del chanchito que le regalo su abuela porque piensan que lo van a quintuplicar y pero no, lo pierden todo.
  • Los capos: Uno está  jugando en una mesa tranquilo cuando de repente ves a un tipo con un pucho y fernet en mano. En la ruleta pone una tableta de quinientos mangos a cualquier número y lo peor es que le atina y vos por dentro pensás “que hijo de puta”, mientras el tipo con la misma cara de tranquilo los agarra y se va a jugar a otra mesa. Vos no parás de putearlo desde tu pobre situación.
  • La comehombres: la trolita va a sacarle la ficha a los “nenes bien” o a los “viejos verdolagas” que andan por el sinoca, se les arrima, les coquetea, les festeja los aciertos y los soba en los fracasos, todo con el único fin de ser levantada y poder comerles plata a los pobres desgraciados.
  • El desquiciado: el tipo se reventó el sueldo en el casino y ahora sale desquiciado en búsqueda de más dinero para al menos recuperar su sueldo, perdida esta nueva suma, sale con los 08 del auto a reventarlos en la puerta, apostado el auto sale con las escrituras de la casa para recuperar lo perdido… solo, sin techo y en la calle el desquiciado se termina ahorcando en el parque General San Martín.

También podes leer:
Típicos personajes de la secundaria

El año pasado escribíamos:
El motivo de la fidelidad

TAGS: