Reflexión de un sábado mediocre, gris y caluroso

Todo comienza con una cama deshecha, un ventilador chillando y una gota de sudor en el cuello, el sol nos penetra con sus rayos UV y los cánticos de los caninos susurran una melodía poco apreciable que parecen tres despertadores al lado de tu cabeza. 9am, 11am, 13pm o 5 de la tarde, elige cada cual su momento, su renacimiento al nuevo día, a pesar de haber estado hasta altas horas de la noche consumiendo estupefacientes. Alcohol, droga, coca cola o speed, y si, un aplauso al que se tomó esa copita de ginebra y se la aguanto como cumpleaños de suegro al estar un mes de novio.

Bueno como decíamos arranco el día, estupendo, “vámonos acá”, “allá”, “no, para que acá está más lindo”, “no que esto y que lo otro”, los mil y un destinos hermosos y para toda la familia, eso sí, chicas, olvídense del solcito porque las nubes acá son del tamaño de Texas, te tapan el cielo más que las sabanas nos tapan de los monstruos asesinos.

A esta primera falencia súmale que se te suben siete gordos a un Gol 3 puertas, no tenés un mango para nafta y te marca que ya estás en la reserva, cuatro se olvidaron de secarse la malla y te empaparon el auto, y uno siempre tiene olor a chivo o le cayeron mal los pasteles que clavo su abuela al mediodía y se juega unos ninjas fatales.

Olvidémonos de irnos a la montaña con amigos o de ir al club a jugar un picadito. Mejor veamos el panorama habitual del hogar. A las 2 de la tarde pelan unas pastas infernales, tu vieja se le cae una copa de vino y mancha toda la mesa, le meten servilleta trapito pero bueno, no tiene arreglo y lo metes al lava ropa, vos prendes la tele mientras palpitas el partido del Barcelona con el Real y mientras te clavas una peli en telefe. Shrek, Matrix, Volver al Futuro o Rush Hour 2, sino bueno matate a Simpson o mira Pasión de Sábado con tu viejo que se muere con las cámaras que enfocan por debajo a las bellas y dedicadas bailarinas.

A todo esto se te hacen como las 16 y miras la hora en tu celular, 16:08, lo dejas y lo volves a mirar porque no te acordas si viste que eran las 9 de la mañana o si eran las 3:53 de la madrugada. No tenes un puto mensaje nuevo, lo que te lleva a revisar el buzón de salida y encontrarte con un mensaje enviado a las 6:24 a.m. que dice lo siguiente: “eeei miamorrrsito la jamaduana se psuo en otiva y no me covnida mas, te amooooooooooooooooooooooaeoaoae”. Lo primero que pensamos es, le preste el celular a un amigo que estaba borracho y le mando eso a su novia. Pero si pensamos un poco más a fondo estabas en medio de una bailanta inolvidable, con dos vasos fernet en la mano y un champan en la otra. Te das cuenta que esa persona especial rogaba por saber de vos y no tuviste más opción que escribirle un poema de Borges.

Nada más esclavisante que ingresar al mundo de la red social para ver como otros seres similares a vos buscan diversión o armar algo para matar la tardecita. Tenes conectado a los tres compañeros de secundaria más aburridos de todos, a un par de minitas que ni conoces y no falta la prima de la novia de tu amigo que conociste una vuelta en anda a saber dónde y la agregaste por perra y si la saludas te dice: Estoy en Buenos Aires en la casa de mi tía sola y re aburrida. Vos acá viendo si en la esquina llueve y chupando clavos como tonto buscando diversión y solo conseguís aburrirte cada y cada vez más.

Se te hacen las 5:30 y cuando todo parece estar perdido te llega un mensaje de un amigo para juntarse a tomar algo. Ya fue agarramos todo y nos vamos de acá para allá, va a ser la tarde más inolvidable de todas, vamos a hacer un montón de actividades re diver y vamos a re pasarla bien. Todo esto se reduce a tomarte una coca en el kiosco más aburrido de todos, donde no pasa nada ni nadie, un par de cardos rusos rodando y unos turistas que te preguntan: Che pibe, al Cañón del Atuel ¿por donde se llega? ¿Para el Aconcagua falta mucho? ¿Sabes sila Quebradade Humahuaca está abierta hoy?

A las 7:30 se te pincha todo y vos conseguiste comunicarte con 3 personas en el día, tu amigo, el kiosquero y el turista. Acaricias un poco a tu perro y devuelta al círculo vicioso del encierro, tele, compu y heladera. A las 8 de la noche es terrible, salen todos de la mina7 kmbajo tierra adonde se habían escondido toda la tarde y empiezan: “¿Che boludo a dónde salimos?” “¿Que te paso esta tarde que no hiciste nada?”, “¡Me fui a una finca a comer un asado infernal!”, “No che, pasa que hoy cumplimos 27 semanas y 5 días y medio con mi novia y nos juntamos viste”, tu cara de pasto se alarga y ensancha hasta ocupar toda el área del monitor y con un suspiro pensas que, por lo menos, algo a la noche vas a hacer.

Que conclusión sacamos… Hay una conspiración en la que todas las personas, los Sábados, entre las 2 y las 7 de la tarde se esconden debajo de la mesa, cierran los ojos y se tapan los oídos para esconderse de mí y muchos más como yo. No hay más, podrá sonar absurdo pero que otra cosa puedo pensar de lo que hace una persona entre 15 y 20 años en ese momento de su vida. Decime vos que haces, y juntos vamos a luchar por sábados cargados de amor y alegría, sobriedad y dinámica, olor y frescura. Y sobre todo, diversión.

Escrito por Tomás para la sección:

El año pasado escribíamos:
Las mujeres y el baño