Dime que comida cenas y te diré que vendimia vives

Queridos amigos, vuelvo después de unas merecidas vacaciones por Junin, en donde aproveché para filmar un nuevo programa para El Gourmet que a nadie nunca se le ocurrió. Yo, en el medio del campo y fincas cocinando cosas típicas de la zona. Es genial e innovador

Pero no me quiero desviar del tema que nos compete.

Una nueva vendimia está a punto de llegar y como siempre la familia mendocina se reúne toda junta con su cartoncito o fixture de algún que otro diario local para seguir minuto a minuto la votación.

Pero claro, en la diversidad existen los estereotipos. Según una estadística del INDEC, después de la cena navideña, y la cena de fin de año, la cena vendimial es la 3º más importante para los habitantes de esta provincia. Y para cada comida, hay una mesa. Para cada mesa hay una familia. Y para cada familia hay una vendimia.

A continuación las 3 cenas más sobresalientes:

Empanadas de carne, vino tinto y uva moscatel de postre 
Claramente nos encontramos con una familia tradicionalista, esa que sigue a la vendimia desde sus comienzos, cuya tatara abuela fue candidata por algún departamento y desde entonces está la ilusión que alguna nieta pueda superar eso. Y si de nietas hablamos, ellas de chicas no juegan a las Barbies, sino a las reinas vendimiales, soñando con llegar a la corona sin importarles que este reinado es solo de soltería y no existirá ningún príncipe o rey que las acompañe. El padre en la cabecera de la mesa, a su derecha, la señora esposa con delantal blanco sobre un vestido largo a cuadros. La nona a la izquierda tratándole de ocultar cualquier comentario político o hot sobre la vendimia. Facundo, el hijo mayor es el encargado de dejar la guitarra afinada para después, de sobremesa, cantar algunas tonadas siempre mirando a su padre y esperando la aprobación permanente con un leve movimiento de cabeza. Todos los posters de las candidatas  que vinieron en los matutinos adornan paredes y heladera. Llantos, alegrías y voces al grito de “¡Viva la Vendimia!” se viven en la mesa al coronar a la nueva Reina Nacional de la Vendimia.

.

Sushi variado, canapés de tortugo africano y champagne para el brindis
Esta mesa familiar entiende a la vendimia en tres sencillos pasos: existe el fruto llamado uva, que luego mágicamente se transforma en vino y después de esto se festeja realizando la Fiesta Nacional de la Vendimia. Siempre está el mito que uno alguna vez vio en vivo un cosechador pero se caen los argumentos cuando termina describiendo al jardinero que siempre va los sábados a la mañana. En la punta está sentado el jefe de hogar quien lee Ámbito Financiero mientras come y de reojo mira el LCD 3D 47” para ver como viene la cosa. Su mujer, quien es la única que parece estar metida en el acto principal, solo alega críticas a la vestimenta de actores, bailarines, locutores, reinas, periodistas y alguna que otra pacata de las gradas. Gonzalo, el único hijo varón no ha parado de comentar a través de su celular en las redes sociales el último Try que hicieron vencedores a los “Maristones”. Paula, la hija es un bombón, sabe que es mucho más linda que cualquiera de las candidatas pero para ellas es de re grasa presentarse para la vendimia.

Asado, ensalada de lechuga y tomate, fernet para terminar
Grupo de amigos que se juntan religiosamente cada sábado para hablar de su semana. Dio la casualidad que justo está la vendimia. Mucha bola no le pasan, hasta que llega el momento de cantar los votos. Y es donde empiezan comentarios tales como:

–          De todas las reinas me le voy a la más fierita, que no tenga ningún voto, así la consuelo y me la volteo.

–          A la de La Paz se la pongo hasta que el Trole llegue allá.

–          A la de Las Heras se la pongo hasta que Papito Barloa certifique normas ISO 9001.

–          A la de Rivadavia se la pongo hasta que deje de decir “Shivadavia”

–          A la de San Carlos se la pongo hasta que se haga pro minera.

–          A la de Malargüe se la pongo hasta que la de San Martín le de un beso con lengua a la de Santa Rosa, y ahí me voy con ellas dos.

–          La de Guaymallén se parece a tu hermana.

–          Tu vieja no dijo lo mismo anoche.

–          ¿Quién quiere chori? (y basta que le primero diga que no para que inmediatamente responda) – ¡Hay, al Pancho le gusta el chori! ¡MmmmmMMmmMMMmm!

Y mientras anuncian a la nueva soberana nacional, los muchachos ya empezaron el truco y la ferneceada. Nadie sabe quién salió reina y el lunes quedan todos colgados en las conversaciones de la oficina.

También podes leer:

El año pasado escribíamos: