Experimento de soledad. Enloqueciendo

No sé que día es, cuando uno está solo, hace planes para “mañana” es todo lo que necesito saber, que “mañana” sea martes, jueves, sábado, lunes, me junto a tomar mates con unos ex compañeros de la secundaria… Son la 1:36 de un día que no se cuál es, siento que estoy empeorando.

Presiento que si alguien se entera que estoy viendo documentales sobre plantas carnívoras, me quedo sin amigos.

Quiero tener un vivero, lo voy a blindar por las dudas, uno nunca sabe cuando pueden venir los aliens a atacar mis lindas plantas. Para imponer contradicción le voy a poner Justin Vivero, haciendo alusión al niño ardilla descerebrado.

Hace mucho no me drogo, creo que es el momento, me voy a prender un porro.

Hola ya estoy drogada, me doy cuenta que hay cosas de la vida que nunca voy a entender, la vida no tiene límites. Los pelados se lavan la cara hasta donde quieren.

Como me gusta escuchar drexler, mientras leo dolina, me siento bien, de repente se me empieza a acomodar el caparazón.

Lo bueno es que son la 2:45 y ya me acordé que hoy es lunes. ¡BIEN NOVSKY! Con el tiempo vamos mejorando.

Ahora me siento feliz, porque estoy chatendo con 11 personas, 11 mi número

Los “¿Qué más quiere de mi?” empiezan a inundarme sin darme cuenta que la respuesta es simple y concisa: nada. No quiere nada más de mí. No quiere que le copie un poema y se lo mande por privado, no quiere que me filme dedicándole una canción por YouTube y mucho menos quiere que use el celular después de haberme bajado cinco litros de fernet. Si algo quiere de mí es que deje de humillarme, pero yo no puedo hacerlo. Ya hasta soy  fan en Facebook de eso.

Me gustaría no parecerme tanto a ForestGump cada vez que aparece tu vieja, pero es inevitable, quiero ahorrarme la conversación de: – Hola, si yo soy la… (Entonces hay dos opciones, si digo amiga te enojás, pero si digo novia te asustarías) Entonces una opta por decir su nombre, esperando un punto final a la charla.

No me quedan más cilindros de cáncer en caja, creo que es hora de despedirme y dormir, dormir en mi cama.

¿Y si se viniera el fin del mundo? ¿Ya sabes dónde te gustaría recibirlo? ¿En la casa que vivís ahora o en esa de la que nunca te tendrías que haber mudado? ¿Estarías con tu esposa e hijos intentando calmarlos o correrías a ver tus padres y hermanos en busca de ese refugio que eran ellos cuando eras más chico? Y lo más importante ¿Lo pasarías con quien estas ahora o con la persona a la que te hace acordar la persona con quien estas ahora?

Fin del mundo llega pronto así puedo definir, especialmente, la última pregunta.

También podes leer:
Experimento de soledad. Enloquecer 1

El año pasado escribíamos:
Fiestita Pedorra, por Torombolo


TAGS: