Experimento de soledad. Muriendo.

He conseguido una máquina del tiempo, me he trasladado al fin del mundo, el presidente no deja que les diga en que fecha estoy, creo que es parte del protocolo de escribir en una cabina telefónica, en realidad estoy en un baño, me gusta escribir en el baño, adentro de la bañadera, cuando necesito dramatismo solo digo “nada puede ser peor” y procedo a abrir el agua fría y dejar caer un chorro de agua de la ducha, es como una ciencia ficción de mi propia tristeza, Escribir bajo las gotas de la ducha, desgracia 2.0.

Me pregunto por qué ustedes en pleno 2012 casi Abril, no resuelven sus problemas, mi familia aún no vuelve, y eso que ya ha pasado tiempo, reitero, no puedo decirles cuanto.

Cuando tenía 13 años, me imaginaba que para esta época los autos iban a volar y pensaba en las rutas con el tema de los aviones y cómo hacer para que todo este medianamente ordenado. También pensaba que los pobres iban a estar abajo con autos terrestres y los ricos arriba volando, así íbamos a poder ver bien gráficamente las diferencias en las clases sociales.

Pero no es así como me lo imaginaba, no hemos evolucionado nada, lo más cercano a naturaleza que pude ver hoy es la mancha de moho que tengo a mi izquierda, encima del inodoro.

Es la mañana del otro día, estoy pensado que me enamoro difícil, siempre existen excepciones claro, quiero pensar esto antes de que se acabe el mundo, quedan pocos minutos, 2:09 para ser exactos.

Voy a dejarles los mejores piropos que me han dicho, a ver si se esmeran y en mi próxima vida me conquistan. Adios mundo.

Perdoname si te lastimé el corazón, posta te lo digo, no pensé que hasta ahí podía llegarme el pito.

Te entro como el tren al andén de Once.

Se cocinar de todo.

El lujo es vulgaridad.

Si te quedaras a dormir conmigo, desayunamos juntos al otro día. Te despertaría acabándote en la cara como metáfora de que la leche está servida.

Cohelo, no es más que un imitador.

Si yo fuese albañil y te viera, seguiría trabajando.

Quiero pagar los derechos aduaneros para empezar a importarte.

Te entro como testigo de jehová  al timbre.

También podes leer:
Experimento de soledad. Enloqueciendo

El año pasado escribíamos:
Experimento de soledad. Enloqueciendo

TAGS: