Tal como lo dijo Sócrates, “Si la naturaleza te da la espalda tocale el culo”. Seguro se están preguntando porque abro mi nota con esta reflexión. En esta nota decidí apartarme un poco del humor chabacano, de los chistes fáciles y reinterpretar este personaje en un halo de auto superación.

Hoy no voy a hablarles de ninguna historia bizarra, ni a explicarles ninguna verdad de la vida, porque hoy, en esta nota el centro de atención está puesto en una estrella internacional y fuera de toda joda. Para muchos un accidente de la naturaleza, para otros un milagro. Hay quienes le atribuyen su aspecto a una maldición, y otros a un castigo por pecados de otra vida.

Señoras, señores, damas, caballeros, con ustedes Dede Koswura, más conocido como “El hombre árbol”, en una entrevista a solas con el mendolotudo, contando lo que jamás se animó a contar en otro medio.

DR: Un placer tenerlo acá en los estudios del mendo Dede, en serio. Pero ya sin rodeos ni lugar a tanta galantería le tiro la primera pregunta. Si usted es el hombre árbol, y a los arboles le corre sabia por las venas, ¿se podría decir que estamos ante un ser sumamente sabio?

Ha: Mirá pibe, la verdad me tienen los huevos al plato con los chistes de árbol. Siempre me jodieron desde pibe con esas pelotudeces. A veces me levantaba cuando ya todos estaban almorzando y le preguntaba a mama: ¿Por qué no me despertaste? Y la hija de puta me decía: “te llamamos para comer, pero dormías como un tronco”.  También un día me…(interrupción)

DR: Bueno pasemos a la siguiente pregunta. Me enteré que es profesor de historia, ¿que lo llevo a estudiar esta carrera?

Ha: Básicamente, la historia me ayuda a conocer el pasado, para actuar en el presente y forjar el futuro.

DR: Puta, la verdad que yo esperaba que me respondiera que lo hacía para conocer mejor sus raíces…Bueno, continuemos. ¿Cómo lo trata el amor?

Ha: Y, la verdad para el ojete. He logrado varias citas a ciegas por internet, pero parece que al verme las mujeres arrugan, encima tengo un grupo de amigos que son igual de chotos que vos y me dicen: “Que paradoja que justo te dejen plantado a vos, jajaja”.

DR: jajaajja, tus amigos son unos genios, ¿te han contado algún chiste de árbol?

Ha: No, te dije que me fastidian esas cosas.

DR: Bueno, está bien, cambiemos el tema. Seguramente tu niñez no fue como la de cualquier niño, contanos que hechos te pegaron más fuerte.

Ha: Todo era difícil de niño, los pendejos culiados de mis compañeros se me cagaban de la risa cuando la profe preguntaba cuanto era la raíz cuadrada de nueve, ni hablar de cuando estábamos en la clase de biología y le decían a la profe que estaba viendo porno, cuando tenía libros de botánica, unos zarpados. Las minas en el baile me decían que era de madera, y montones de cosas.

DR: jajajaja, tus compañeros eran muy elocuentes, ¿y nadie te defendía de las gastadas?

Ha: No, es más. A veces era peor el remedio que la enfermedad. Un día me caí de la escalera, todos se burlaban, y cuando cayó la puta de la maestra dijo: “Hay chicos, no hagan leña del árbol caído”.

DR: Bueno, veo que te lastiman esos recuerdos, mejor hablemos de literatura, ¿Cuál fue el libro que más te llego al corazón?

Ha: Cagate de risa, pero mi libro favorito es “Los Árboles mueren de pie”

DR: No me dio risa, ya te dije que no me gustan los chistes fáciles, es más me ofendiste. Doy por concluida esta entrevista.

Ha: Pero…¿No te importa saber que paso cuando quise hacerme la paja?

DR: No, no, no ya fue. Acá termino la entrevista raja o te suelto al pájaro carpintero.

Bueno amigos eso fue todo por hoy, síganme en Facebook, y en twitter y así caerán en mis redes, volvemos a estudios.

Nota: Ni bien salude a Dede, note que hablaba en indú, como se imaginarán no entiendo un pomo de ese idioma, asique no tuve más remedio que interpretar más o menos lo que yo creía que me iba a contestar

También podes leer:
El top five de los peores trabajos del mundo

El año pasado escribíamos:
Fiesta de la farándula mendocina 1 

Compartí, no seas paco