Peripecias de donar sangre

Por este vil medio vamos a relatar el suceso de haber donado sangre por parte de Enanoslife y de Fernet Basualdo, dos personajes, lejos de ser personas normales, es por ello que una simple donación de sangre terminó en esta patraña de hechos.

El jueves 8 de Marzo a las 7:30 a.m., como cualquier otro jueves, Enanoslife se dispone a encender su Heinkel `60, heredado del Gran Enano de su abuelo, aunque le costó un poco porque le falla el equipo de gas. Una vez en marcha,8.30 a.m., pasa a buscar a su querido y petacón amigo Fernet por calle San Martín al lado del correo. Para sorpresa del chiquitín lo ve, trajeado y de lentes, al muy avispado hablándole en un ingles muy fluido a una alemana que estaba media perdida, este muchacho no pierde tiempo como verán mas adelante.

Entre micros, taxis, autos y Enano pisteando como un campeón a45 km/h, terminan llegando al Hospital Español. Una vez entrado al mismo los dos personajes se dan cuenta que no tienen idea de dónde carajo tienen que ir; preguntan, les indican; se pierden; vuelven a preguntar, se vuelven a perder y por arte de las hadas llegan al lugar donde deben donar. Golpean la puerta, tres horas tardan en atender, por lo que aprovechan para jugar una pulseada china que se nos va de las manos, detenida por la súbita presencia de una señora mayor de aspecto bondadoso (que de bondadoso solo era el aspecto) los hacen pasar y les hacen llenar una planilla para lo cual el inútil del Enano ya empieza a transpirar en frió, dado que le tiene fobia a las encuestas.

Los llaman, entran en una habitación de dos por dos, donde hay dos sillones, una tele, y un don nadie al que también le estaban sacando sangre. Los sientan en uno de los sillones y la aparentemente amable enfermera se dispone a pincharlo, pobre Enanoslife, le masacran la vena dado que no salía sangre; Fernet lo jode con que se toca tanto que su cuerpo rechaza a expulsar mas fluidos.

Entre charlas sin sentido, aumentando la divagación a medida que le sacaban sangre, empezando a hablar del partido de Aldosivi – Central,  en un momento, medio litro de sangre después, se vieron develando el por qué de la extinción de los unicornios.

Vuelve la enfermera sádica, le acomoda la aguja a enano, casi le pianta un lagrimón. Yen esos momentos entra una enfermera, fuaaa que enfermera, no se sabe si fue por falta de líquidos o por la belleza misma de este fémina, pero el tiempo se hizo lento, el vuelo de sus rizos dorados parecía en cámara lenta, la habitación se iluminó, aparecieron unos gorditos de pañales, su mirada paralizó toda esa charla sin sentido, hubo un silencio cómodo. La enfermerita se le acerco a Fernet a preguntarle como estaba y a verificar como seguía la extracción, se le empezaron a ver los colmillos cual vampiro deseoso de una yugular. A enano la sádica de le volvió a acomodar la aguja, las lágrimas corrían por sus mejillas sin consuelo.

Y así, aun en debilidad, es como estos dos sátrapas, principalmente el petacón, comienzan a atacar a esta bella enfermera con preguntas típicas como: ¿Cómo te llamas? ¿Qué estudias? ¿Edad? ¿No te pinta un descajete entre los 3? entre otras.

Ahora seguro pensaran que fue una desubicación preguntarle su edad, pero no, todo se debió a que la hermosura esa era bastante joven para ser Técnica. Luego de una charla amena y en su marcada inocencia, ésta se le acercó a enano y con una dulzura no vivida hasta el momento por el chiquitín le acomodó la aguja, este se babeo y las pupilas se le dilataron.

Continuaba la charla con al bella y dulce enfermera, en el ínterin entra la sádica a volver a acomodarle la aguja a Enano, llora,la Enfermeraríe, Fernet estornuda y todo fue muy confuso.

Fernet termina y tuvo la gracia que la bella enfermera le sacara con mucho amor la aguja, masajeara la zona para una mejor circulación, desinfectara gentilmente con un algodón embebido en alcohol, y le dio un besito en la mejilla. Fernet le pasa una tarjeta a escondidas y le hace un guiño. Pasa un largo rato y, por fin, a Enano terminan de llenarle la bolsita pero para desgracia del mismo la bella enfermera se había ido, quedando solo la sádica y en un acto de total desprecio hacia la vida humana y hacia el prójimo le extrajo la aguja de una manera infrahumana, le escupió un poco el brazo para lavar la sangre derramada y entre todo eso le dijo: ‘Comprate una curita guacho’.

Enanos conserva todavía un moretón negro como la noche más oscura, del tamaño de una naranja en su antebrazo.

Se retiran, contentos por este acto altruista, hacia el buffet dado que le habían dado un cupón para dos desayunos gratis. Nadie se imaginaba lo que iba a pasar. Ni bien hacen tres pasos Fernet se da la vuelta, cegado por una luz que brilla más que mil soles, es la cabellera blonda de la enfermera soñada; Y le espeta un firme ‘¿Puede venir conmigo señor Basualdo?’ Entran a una habitación vacía; desprende su bata de un tirón y ruge: ‘Haceme tuya ahora mismo’ y entre tanto manoseo que no se hace esperar entra una segunda enfermera. Morena, 25 años, un culo duro como mala noticia y pregunta: ‘¿Acá pidieron un baño de esponja?’ La rubia preciosa, con la mano en su cintura le hace un guiño y le dice, si, el especial para2’.

Surge un flashback y como rebobinando la película vemos lo que en realidad pasó.  Ni bien hacen tres pasos el petacón de Fernet ve todo blanco, se descompensa, se desvanece y trata de avisarle al Enano pero este, cagado de hambre, le dice agárrate el hombro y vamos al buffet. Dos pasos mas, Enano siente que le sueltan el hombro se da vuelta rápidamente, se marea y en sincronización se apoyan en la pared Fernet cae deslizándose por la misma hasta quedar sentado. Se ríen los infelices, se acerca un buen señor a ofrecerles caramelo. Se acerca una vieja bondadosa y les tira $2. Un doctor se percata de lo sucedido y llama unos enfermeros para que traigan una silla de ruedas, lo suben al petacón y el chiquitín va al lado caminando aferrado a la misma. Entre vuelta y por pasillos, puertas y habitaciones, los dejan en una vacía. Y lo internan de momento. Y he aquí, solo Enano lo sabe porque el otro estaba en cualquiera mundo nebuloso, entra la segunda enfermera linda, pero esta a diferencia de la otra era una señora enfermera, de esas treintonas o cuarentonas que parten el piso. Le toma la presión, la tenía pa` cualquier lado, le marca 33 grados Celsius, mira con extrañeza… se equivocó y trajo un barómetro… ordena a un enfermero que le ponga los pies a 45º porque si no el paciente quedará jodido de por vida y no podrá mirar a la izquierda nunca más.

Se retiran todos y ambos quedan en stand by, anonadados…. Fernet por la descompensación, Enano por la enfermera.

Pasa un rato hasta que logran poner los pies en la tierra, prenden un tele, Fernet recobra la conciencia. Pasa una doctora, al parecer la encargada del lugar, y le dice que va a ordenar les lleven un desayuno. Tiempo mas tarde ingresa una enfermera de gran porte (miren que educados somos que no decimos “gorda de mierda’’ o “lobo marino con cofia”) llevaba una mascarilla por lo que solo se le veían los ojos, y pregunta que van a desayunar, con un sonido gutural mas propio de un rinoceronte (si los rinocerontes hablaran, claro) que de un ser humano…se miran, Fernet pregunta ¿Qué hay?, la enfermera dice ¿Qué quieren?, se miran, Fernet vuelve a preguntar ¿Tenes desayuno continental?, la enfermera los mira feo, sin captar el chiste y hace una especie de respiración muy a lo Dath Vader, se miran con miedo. Enano pregunta ¿Tenés café con leche?, no responde, los mira feo, se miran, respiración D.V.; Enano dice, haciendo con los dedos la señal de café una encima de la otra: “Café….leche”, los mira mas feo, se miran, respiración D.V., se vuelven a mirar y sonríen con miedo. Fernet dice: “Traenos un café con leche”, los mira feo, se miran, doble respiración D.V.; ya se esta poniendo tensa la cosa, sus ojos malévolos escudriñan toda la habitación y casi se palpa la tensión ambiental, DV devenido en enfermera se retira. Silencio incómodo y de nervios, hasta que se cagan de la risa por lo sucedido, siguen viendo Friends.

Vuelve la señora grandota con un desayuno de puta madre: jarrito de café, jarrito de leche, jarrito de agua con hielos, tostadas, facturas, galletas, manteca y dulce; termino siendo una grosa la señora enfermera grandota. Se lo morfan cual chavo del 8 frente a una torta de jamón, ya se comienzan a sentir mejor, se disponen a retirar no sin antes agradecer por todo. Salen del hospital, suben al Keinkel o “enanosmovil”, Enano lo deja a Fernet y parte a su trabajo.

Más allá de todos estos eventos jocosamente graciosos. La donación de sangre hecha por Enanoslife y Fernet Basualdo fue real, se hizo en razón de la operación de Benjamin, un niño pequeño que necesitaba una operación mayor. La misma salió muy bien y Benja ya se esta recuperando para vivir una vida plena.  Esta nota está dedicada a él. Y a la vez es un mensaje para todos los que leen de la importancia y lo genial que puede estar donar sangre.

Y recuerden: ¡¡¡desayunan gratis!!!

También podes leer:
Resultados del encuestódromo  de Fernet Basualdo

El año pasado escribíamos:
Maldito Horóscopo