Orangutanum dialecticus

El Mendolotudo nuevamente al servicio de la comunidad. En esta ocasión hemos tomado conocimiento de un descubrimiento científico cuasi copernicano. De confirmarse oficialmente, la ciencia menduca, hasta ahora avocada a desentrañar los enigmas de la pachorra provinciana, daría un salto cualitativo de resonancia mundial, uno que haría caer de culo a los más encumbrados investigadores yanquis y ponjas.

Según los trascendidos, se trata de un verdadero eslabón perdido, una especie humana hasta ahora desconocida como tal, a mitad de camino entre un orangután y un australopithecus pero que ha logrado sobrevivir y pasar desapercibida, mimetizarse con los homo sapiens por su semejanza estructural; sin embargo, presenta características de subdesarrollo que le son propias y distintivas.

Los resultados de exhaustivos estudios de laboratorio (que han hecho peligrar la salud mental e intelectual de los profesionales encargados de tomar las muestras respectivas) no dejan lugar a duda: esta subespecie carece del desarrollo neuronal que define al homo sapiens. Si bien a simple vista no se distinguen con facilidad; una observación metodológica precisa y un dosaje de zurdés han permitido alcanzar una completa certeza: no pertenecen a nuestra especie. Provisionalmente, se los ha denominado Orangutanum dialecticus.

Estos son algunos de sus rasgos distintivos:

1- Poseen un pelaje abundante. Llama especialmente la atención la presencia del mismo en las piernas y zonas axilar y pubiana de las ejemplares hembras.

2- Ninguno presenta comportamientos higiénicos semejantes al homo sapiens. Hasta ahora se supone que la aversión al contacto directo con el agua (y más aún con el jabón) tiene por objetivo lograr distinguirse el momento del celo y apareamiento.

3- A diferencia de las demás especies no es el macho sino la hembra la que lidera la manada.

4- Para la cópula, la hembra no requiere de cortejo previo e intenta aparearse con el mayor número de machos posible. Este comportamiento se denomina Fornicationum Dialecticum.

5- El celo se presenta principalmente en el mes de Octubre y en épocas electorales.

6- Mediciones aéreas muestran una elevada concentración de los hedores tóxicos y alucinógenos que emanan de sus manadas en la zona del Campus Universitario, mas precisamente en el área de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Si bien aún no hay resultados definitivos, se cree que allí se haya la mayor madriguera provincial, donde acudirían para asegurar la reproducción.

7- Suelen vivir en biomasas con nombres ininteligibles en cualquier lengua civilizada, como MILES, MST, CCC, PST.

8- También pueden presentar conductas parasitarias, sobre todo aquellos que se encuentran ocultos en los sótanos y subsuelos de edificios y dependencias públicas.

9- Son homínidos generalmente herbívoros y consiguen su alimento ramoneando cultivos herbáceos, con preferencia cannábicos y opiáceos. Sin embargo, si no tienen acceso a su dieta básica, pueden ser feroces carnívoros, capaces de cazar con armas punzo-cortantes y fuego.

10- Carecen de capacidad de mental que les permita inventar, aprender y utilizar estructuras lingüísticas complejas, limitándose a bufar para comunicarse y conseguir comida o pareja. Para enviar mensajes de mayor complejidad suelen recurrir a señales de humo de caucho o a ruidosos rituales de percusión.

Por último, los científicos aconsejarían, considerando su ferocidad y la miasma bochornosa y lacrimógena que exudan, mantenerse alejado de la zona de mayor concentración de estos ejemplares y rociar con insecticida y/o pisar con su automóvil a cualquiera que se les asemeje a los efectos de evitar su peligrosa propagación en áreas habitadas por gente normal y de bien como nuestros estimados lectores.

Escrito por Kerim para la sección:

También podes leer:
Putos para todos

El año pasado escribíamos:
Sobre la seriedad de algunos científicos