Penitenciaria Mendoza ¿Hotel 5 estrellas o Cárcel?

Estimados Amigos: Esta vez voy a describir lo que vive un agente penitenciario a diario, solo un día de guardia común, Lunes, 05:45 de la mañana, parado en la calle Godoy Cruz de ciudad esperando el 50 o el 60 o el 91 que va al parque, después de tomar el colectivo llego al penal y me doy entrada, una vez pasado los controles de requisa para ir a trabajar, me fumo un cigarrillo, hacemos una formación para tomar asistencia del personal, el oficial de servicio o Jefe de turno ( libro de novedades en mano) nos saluda, está la incertidumbre de saber que puesto te va a tocar es emocionante, pabellón, portón, reja rotonda ( corazón de la cárcel de BSM)

¡Qué mala suerte!, ¡me tocó el pabellón 08! son los internos conflictivos, por ende si no les das lo que piden (siempre boludeces)  te taladran la cabeza todo el día, siempre sale un cortado, así es que, cumplo con mi función de encargado de pabellón, dejo mis llaves a un compañero y bajo hasta sanidad a que lo curen, dejo mi puesto como decimos los milicos «en automático» ( no hay personal como para que me releve).

Después de perder media hora en sanidad, vuelvo a la Rotonda ( donde están las puertas de acceso a los pabellones) y me encuentro con dos internos que no quieren concurrir a su audiencia, tienen una boleta y en ella dice » CON AUXILIO DE LA FUERZA PÚBLICA”.  Se desplaza un pelotón de Requisa (es como Infantería de la Policía) y los sacan de huevo ( luego de hacer un encierro general en el pabellón). Una vez afuera los internitos caprichosos, entro con las llaves de las celdas y hago una apertura, recibiendo insultos y papasos de los que no entienden que así es el mecanismo cuando se niegan a salir en audiencia.

Llega la hora del almuerzo y me encuentro con que 147 internos se declaran en huelga de hambre, ya que quieren que se respete el horario de apertura… está bien, pero son 147 actas por triplicado, sin obviar que son 441 firmas y 441 deditos de los nenes plasmados en sus respectivas actas, pasada las 5 de la tarde termino y puedo ir a picar algo antes de empezar a sacar los tachos de basura del pabellón, se retrasa porque hay una riña en el pabellón 9, grupos especiales GEOP y REQUISA trabajan allí, movimiento cero… nadie camina en toda la cárcel

Finalizada la tarea de los grupos, me encuentro con que tengo que bajar a 15 internos al control de huelga, (se pelean entre ellos por bajar a sanidad) y mi cabeza ya está saturada, llegada las 8 de la tarde y ya habiendo cumplido con los benditos controles me mando a hacer el encierro, escuchando uno por uno los problemas de los internos, (siempre te chamullan para demorar el encierro y recuento). Terminando mi tarea diurna comienza mi tarea nocturna, son las 22 hs y me tocó cubrir puesto: Celdón de Admisión…custodiar al Rengo Aguilera y su clan, hasta las 4 de la mañana que llega mi relevo, entre idas y venidas me dan para descansar, hasta las 06 am, antes de volver al pabellón 8 para sacar las audiencias antes de las 7 de la mañana. De pasada por la Reja Rotonda me notifican que estoy recargado hasta las 19 horas de ese martes, recargo parado en un portón o en le patio de visitas, o custodiando a los reos que hacen fajina en el perímetro interno del penal, ya siendo las 18:45 hs me baño y me preparo para irme a mi casa.. después de casi 40 horas de guardia y recargo.

Esperando el 50, el 60 o el 91 que me deje en el centro me fumo un cigarrillo.

Una vez estando en mi casa, ya son las 20:30 hs  abrazo fuerte a mis 3 hijos, Agustina, Tania y Joel, mi mujer me ceba unos mates y casi durmiéndome en la silla le doy un beso, la cama me llama, cansancio, idiotez, cariño… sentimientos encontrados,  no puedo, por mas que quiera jugar con mis niñas o verle el cuaderno de la escuela, necesito dormir, casi dos días de guardia me desgastaron mucho, llego a mi habitación me recuesto y cierro los ojos, agradeciendo a Dios por haber protegido a mi familia en mi ausencia, por haber puesto su escudo protector delante mio, por mandar sus ángeles a custodiarme en el trabajo y en la parada esperando el micro, ya estoy tranquilo puedo dormir.

El agente penitenciario cuida a aquellos que la sociedad aborrece, le sirve la comida a un homicida, saca a sanidad a un violador y lleva a la escuela a un estafador… ¿ustedes lo harían? somos personas como vos, como el, y tenemos que ser mas fuerte que todos, porque somos profesionales, solo el que trabaja en una cárcel sabe lo que pasa dentro de una cárcel, nadie entra por vocación, pero con el pasar de los años aprendés a querer y a valorar tu trabajo, a poner tu frente bien alta y decir : «SI, SOY PENITENCIARIO»

También podes leer:
El Matrimonio como concepto anti natural 

El año pasado escribíamos:
Los “indignados” terminan su protesta en España