Mortadela y sangre | Parte 3

3er acto

1er cuadro

(Se ve a sílice sentado con solo una luz sobre el, mira para todos lados, está agotado y no reconoce donde está…busca y no encuentra. Suspira y entra Inés. Arreglada y peinada con lentes de secretaria)

Sílice: ¡Inés! ¿Donde estoy? (se peina)

Inés: ¿Por que siempre sos tan pelotudo?

Sílice: No entiendo nada

Inés: Imbecil.

Sílice: ¿Me podes explicar?

Inés: (amargada) Te incriminaron el asesinato de la flaca esta… ¿como se llama? ¿Luisa?, tiene que ver algo con tu sanguche.

Sílice: si sé pero ¿Que hacemos acá?

Inés: Estamos en el horno Mario, ¡en el horno!

Sílice: con razón me cago de calor (se sacude la camisa transpirada)

Inés: si te tenemos que sacar de acá, te tenemos que conseguir un abogado urgente, o algo. No sé como mierda funcionan estas cosas. ¡Hey! Mario escucháme!

Sílice: (atónito) Que Intelectual te ves no me había fijado… Los lentes te quedan fenomenales

Inés: dejá de mirarme las tetas, Mario

Sílice: (ríe) siempre tan simpática.

Inés. (Ríe irónicamente) Mario, estás metido en terrible quilombo, justo ahora te pones a mirarme las tetas. Mirá… como no tenés guita ni para pagarme, ni para pagar un abogado…tenemos que arreglárnosla con lo que podamos.

Sílice: Vayamos a comprar un abogado…lo pedimos fiado.

Inés: ¡Los abogados son personas Mario! ¡Dios mío! ¿No podes ser menos inútil?

Sílice: Vos sos una persona

Inés: Si lo soy pero no tengo la menor idea de esto, ¿Se puede?

Sílice: Me acuerdo cuando iba a tomar la leche con medialunas a la casa de mi tía, y prendía la tele había un programa donde, los abogados sin trabajo, los mandaban a un ring y se revoleaban el maletín pegándose así con mucho poder.

Inés: pero yo no tengo maletín, ¿Que puedo revolear?

Sílice: no sé fijáte en esas boludeces que llevas

Inés: Mis carteras no son boludeces ¿Podemos usar una cartera como maletín?

Sílice: Si lo son Inés, siempre con los colorinches y las florcitas, y las abejitas, y el maquillaje y todas esas boludeces boludas

Inés: Me vas a deber una Mario ¿Eso lo entendes?

Sílice: No te preocupes, si yo no hice nada

Inés: Contáme que sabes de la Luisa y lo que le pasó.

Sílice: Ahhh… La Luisa…

Inés: ¿Como se murió Mario?

Sílice: ¡No sé! la verdad es que yo solo charlaba de mi investigación y de las diferentes variedades de queso que me podía llegar a conseguir

Inés: Para que es ese sanguche Mario.

Sílice: ¿Cuantas veces te he dicho que es estrictamente secreto?

Inés: ¡Pero a la Luisa le dijiste! me acabas de decir que hablaban de la investigación

Sílice: Si…pero nunca le tuve la confianza para llegar a contarle la verdad

Inès : ¿Osea que le mentiste ?

Sílice: Por supuesto. Le dije que era para descifrar la fecha exacta de cuando se va a morir Carlitos Balá

Inés: ¿La Luisa lo quería muerto al Carlitos? ¿Por que no me decís la verdad?

Sílice: Inés…

Inés: Sabes que podes confiar en mí.

Sílice: Está bien…yo…lo hacia por un echo simple…

Inés: Decíme Mario…Decíme

Sílice: Por que el lomo de barloa está re caro

(Se apagan las luces repentinamente y cierra telón)

2do Cuadro

(Se abre el telón y se muestra la sala donde se lleva a cabo el juicio, Mario se ve ansioso junto a Inés con la mirada clavada en el estrado. El comisario ronda la escena)

El Comisario: ¡De pie! Va a ingresar el Juez.

(Se ponen de pie todos. Ingresa Juancho. Aplausos. Mario lo mira atónito)

Juancho: ¡Señores!, Se inicia la sesión contra los cargos de homicidio a el señor Mario Sílice. (Se ven flashes de cámaras detrás de Mario) con defensa de Inés Pereyra.

(Mario se acomoda en el asiento e intenta calmarse). Procedemos al informe de los cargos del incriminado. El día viernes 8 de junio de 2012, en el departamento de Las Heras, Calle Europa al 523, en el recinto comercial, “Bondiolisima” se encontró el cadáver de “Ana Luisa de Las Quebradas Abiertas” Por muerte determinada por autopsia de asfixia debido a la ingestación de un sanguche con ingredientes a confirmar por su imposibilidad de estudio debido a toxinas liberadas al momento de la fusión en el mordisco inducido por Ana Luisa.

Sílice: (a Inés) Con un sanguche?

Inés: Si te dije algo sobre el sanguche!…sabes que estoy acá de bulto

Sílice: si…Tenés razón…gracias, siempre tan dispuesta a todo vos.

Juancho: (Con aire de majestuosidad) ¡Señores! Mario tiene la palabra.

(El Comisario lo mira sorprendido. El juez se sorprende).

Juancho: ¡Disculpen! La Defensa tiene la palabra.

(Inés se levanta. En el momento en que ella se levanta Mario y Juancho se hacen señas de montoncito y de no sé. Inés revolea su cartera)

El Comisario: ¡Señorita! ¡Deje de revolear su cartera!

Inés: ¡Cállese oficial! solo hago mi trabajo. (Se dirige a Juancho) Señor juez, tiene que soltar a Mario.

Juancho: Zi Zeñoda… (El comisario lo mira con desapruebo.) ¡Ejém! Si señorita. ¿Nada más por decir?

Inés: Si, que mi cliente no mato a nadie.

Juancho: si si, yo creo eso.

El Comisario: ¡Señor, no se deje hipnotizar por la cartera!

Juancho: Es que mírele la cara de bueno a este hombre

El comisario: Concuerdo con usted, este hombre tiene cara de bueno. Pero sin embargo el mató a una persona inocente

Sílice: ¡Objeción! ¡Se acabó el primer Round!

El Comisario: ¡Señores, orden!

Juancho: Prosigamos, ¿Cuales son las pruebas?

El Comisario: la prueba que incrimina al señor Sílice directamente, es la presencia de un sanguche de igual porte que el incautado en su lugar de domicilio

Juancho: Podría mostrarnos el arma homicida

(El comisario asiente, y sale de la escena para entrar luego con un sanguche todo feo de lo podrido, revuelto y otro sanguche armado parejo)

El Comisario: Como se aprecia…es una replica

Juancho: Estoy de acuerdo, pero, no veo conexión con Mario.

Sílice: (a Inés) prestáme la cartera.

Inés: ¿Para que Mario? Boludeces no.

Sílice: Vos prestáme y mirá. (Le saca la cartera y comienza a girarla) Señores, señoras, permitidme deciros un discurso pequeño. (Se miran todos) Debo dejaros en claro, que este menjunje de embutidos no fue echo por mis propias manos, sino por las manos de la hermosa luisa, la cual yo no conocía en su mayoría, sino llegué a conocerla sentimentalmente, ya que no llegue a enamorarme, pero tuvimos una conexión mas allá del amor, sino el amor por algo, ¡el amor por alguien! el amor de nuestra creación loco, el amor de un sanguche, un puto sanguche. El mismo que la mató que ella con su gran esfuerzo pudo armar, yo le decía, “flaca… ¿Por que no te compras un par de pulgares opuestos?, así nunca vas a poder cambiar de canal” y ella no me llego a escuchar. No me imagino, como sin pulgares ella pudo haber creado su propio suicidio, si tenia que ingeniársela de tal manera con la fiambreria que ¡yo era el único que iba a comprarle!  ¡Así que me declaro culpable!…culpable de haber matado a una inocente alma sin pulgares opuestos.

Juancho: hemm… ¿está seguro señor sílice? mire que tenia compromisos a las 6

Sílice: Seguro señor

(Inés se agarra la cabeza y llora.)

Juancho: entonces…quedando claro, tengo que decirte Mario… Que vas a ir en cana.

Sílice: ah…¿enserio? Entonces retiro lo dicho

Juancho: (mira a el comisario) La sentencia será de 20 años.

Inés: ¡No! ¡Fui yo! Fui yo.

Juancho: ¿Que?

Sílice: ¿Que?

El Comisario: ¿Que?

Inés: Yo la maté.

Sílice: ¿Fuiste vos? ¿Como y por que?

Inés: Por que estoy enamorada de vos Mario, sino quien ayudaría a un pelotudo como vos.

Sílice: Es buen argumento.

Inés: Fue el otro día el viernes. Cuando me cansé de tu sanguche y me fui. Fue cuando me di cuenta que tu obsesión mas grande era el sanguche, y no yo. Fui a lo de la Luisa y le hice comer el sanguche con un pedazo de mortadela podrida que tenia por ahí, si no podía ni agarrar la escoba para limpiar la pobre mina.

Juancho: Entonces, en ese caso la condena va a ser para la señorita Pereyra. Arréstenla

El Comisario: Si señor

Sílice: ¡Inés, no! ¡Inés!

(El comisario la esposa y la lleva detrás de telones con la cabeza abajo)

Juancho: Y bueno Mario, ya son las 5 y media… ¿Vamos a tomar la chocolatada hasta que empiece la novela?

Sílice: y bueno…si no queda otra… ¿Vamos a lo de mi tía yoli?

(Se van hablando, y cierran telones)

Fin.

Fuente de la imagen: http://www.deviantart.com/

También podes leer:
Mortadela y sangre – Parte1
Mortadela y sangre – Parte 2

El año pasado escribíamos:
El mendolotudo aconseja sobre vivir en la ciudad