La revelación de San Pedro al Wachin

Cuenta la leyenda que había una vez un joven wachin pisando sus 19 años. Una mañana de verano, este nefasto personaje iba caminaba por las calles de la ciudad contaminando todo a su paso al ritmo de “El Polaco” (y no precisamente del insuperable Goyeneche, sino de ese chimba apestoso símil Eminem Sudaka que huele a Persa y fisura) que resonaba sin cesar en su celular con mp3 sin auriculares, vestido con sus clásicos ropajes desastrosos sin el mas mínimo amor por la moda y el estilo, su clásica gorrita mirando el cielo y molestando a todas las personas al pasar con esa poca educación que los caracteriza.

De repente, en una intersección de calles, iba el wachin distraído gritándole porquerías a una dama cuando fue embestido por un Falcon Futura  con g.n.c que lo hizo volar unos cinco metros por el aire y cayo en forma de bolsa de cal sobre el pavimento. Su cuerpo sin vida yacía tirado en el piso mientras que su villera alma se elevaba al infinito y al ingresar a las puertas del olimpo se encontró con el secretario del barba (Alias “San Pedro”)…he aquí su conversación:

Disculpe doctor… los proveedores entran por la puerta de servicio… ¡¡¡el que sigueeee!!! – Dijo San Pedro.

¡¡Hola amigo!! ¿¿¿Que onda guasi??? ¿Qué agitá la parada rati? – Le contestó el Wachin.

Tomatelas… o llamo al jefe – Aseguró San Pedro.

¡Eeee bigote de leche!  ¿¿¿porque la mala onda amigo??? – Preguntó el Wachin.

Te la hago corta… bórrate flaco – Volvió a responder San Pedro más seguro y decidido aún, ya con cara de orto.

Wenaaa que si no vine así de pulenta yo loco… ¿que me bardia así alcaucil?… déjame entra si no me voy a manda ninguna loco dale. Te zarpá en lanchero siome – Agitó el Wachin.

Heeee… Jefe dame paciencia – pensó en voz baja San Pedro.  A ver t explico, no vas a entrar y tengo los motivos de porqué se te es negada la entrada, pero no se me canta el cobertor de los testículos de explicarte así que dobla acá… dale derecho hasta donde esta la flecha roja que indica para abajo y salta no mas… ¿¿¿estamos???

Ya estuve allá vieja y mansa la calor que hace ahí loco… y de ahí me mandaron pa ca así que ya toy mareao de subi y baja entodavía no se me terminan de acomoda las tripas… encima va re al palo el ascensor ese loco. Deja de carpusearme la pilcha aguantaleche y déjame entrar que, de paso, necesito el biorsi. – Dijo el Wachin rascándose las bolas.

Para para para flaco… ¿¿como que estuviste allá y de te mandaron para acá?? ¿Quien carajo te atendió? – Preguntó San Pedro.

El colorao loco… uno así que no me dijo el nombre que tiene un destornillador en la cola y la mujer lo gorria porque altos cuernos tiene el corneta ese  ejeje…ejejje…ejejeje … ggssss puuajj… uuuu looooo se me escapó un gallardo re verdolaga, ¿lo vite? – dijo el Wachin al tiempo que escupía tremendo flemón.

Volves a hacer eso y lo vas a limpiar mientras te hago comer la lengua rata de alcantarilla monocromática e inculta… ¿me escuchaste? – Inquirió San Pedro.

Si don…. No te encule vieja… ¿pero que vo pode putiar acá loooo? Mi mama me había dicho que lo santo no putiaban… – Dijo el Wachin sorprendido.

¿¿Que dijiste??? – Preguntó sorprendido San Pedro.

Nada don nada… bueno ¿¿y que hago amigo?? ¿Onda que me quedo acá en la puerta hasta que salga tu jefe pa hablar con él? … ¡armo piquete ya no ma! – Aseguró el Wachin.

Ajam… definitivamente no sabes quien es mi jefe… ni su padre,  pero bue… vamos a arreglar esto. Como no te voy a dejar pasar y visto y considerando que la oposición tampoco te deja entrar vas a volver a la tierra, vas a vivir hasta que te toque de nuevo y ahí veremos para donde vas, porque definitivamente esto ha sido un error de papeles. ¿Te queda claro? – Dijo San Pedro.

Huuu que zarpado amigo… ¡con vo hasta la muerte hamburguesa erótica! ¿¿¿así que puedo volve así a escucha cumbia, toma porrón y vivi de lo susidios y… y… anda bardeando así agitando??? ¿Ha? ¿Puedo? ¿¿Ha??…¿¿pulenta?¿¿ barbini?? ¿He? ¿me copa la parada? ¿Me deja mandanguear la cameruza así re locura montro cañón? – Preguntó el Wachin al ritmo que se “tiraba un paso”.

De poder podes hacer lo que se te de la cajeta… después no te quejes cuando te llamen de nuevo y solo veas la flecha roja. – Contestó San Pedro tranquilo mientras miraba los movimientos eléctricos del Wachin.

¿Haa tonce vo deci que me tengo que hacer cheto pa tene una piezita aca loco? ¿Tengo que enfundá ropa del chopin y cortarme el pelo en el Don Tulio? – Preguntó el Wachin.

Cheto no, esos tampoco son bienvenidos, pero seguramente no conces el significado de la palabra “libre albedrío” así que te aconsejo que te lo aprendas y decidas que es lo que te conviene. Ahora bórrate, no te soporto un segundo más… – Dijo San Pedro al tiempo que volvía a sus quehaceres.

Bueno que onda si el botón lo tene que apreta vo amigo… yo ya toy listo así como superman voy a volve… ¿ante de irme me dejá ver al Walter Olmos? – Preguntó el Wachin.

No – Sentenció San Pedro.

¿Y al Cincopecho? Mi amigo que me mataron en la Bolonsumer – volvió a preguntar el Wachin.

No.

¿Y al Chorifle, al Pilas Nuevas, al Ducha Fría, al Motorsaurio, al Huesito, al Farmacia, al Miguelito Manteca, al Tumba, al Ronquido, al Maikelyacson, al Duraznito? Dejame ve a cualquiera de lo wachines caído bigote, un rato nomá. – Preguntó insolente el Wachin.

No papá, esos están todos abajo cansador, ¡andate ya antes de que me arrepienta! – Gritó San Pedro.

¡Bueno looooo! ¡Listeilor vamo! – Dijo el Wachin y se hizo humo.

Al llegar a la tierra, el wachin, meado y cagado por completo producto de su viaje, corrió a buscar la forma de saber que significaban las últimas palabras de San Pedro. Tengo que entra al cielo pa ver a lo pibe y al Walter Olmos, pensó. “Libre albedrío” dijo el viejo paco ese…. ¿Qué teta querrá decir? Este viejo pelotudo se ha equivocado o yo tengo la oreja llena de gilada… no es “libre albedrío” eso no es nada, ¡lo que me ha querido deci e el nombre de un grupo de cumbia! Lo “pibe al baldío”

Y así nacieron los cumbieros más famosos de Las Heras…

También podes leer:
La historia del “Guru” de los Wachines

El año pasado escribíamos:
Eros Branca y un disco completo para bajar

TAGS: