8 puntos que convirtieron a tu perro de guardían acérrimo a cholulo afrancesado

Las mascotas, particularmente los perros (que es el campo donde tengo experiencia), han evolucionado a velocidades escandalosas en los últimos tiempos. De ser ese bicho ladrador atado a un poste en el fondo, hoy nos encontramos con pichichos un poquito diferentes.

Por empezar, la proliferación de perros de raza en los que te gastas medio sueldo, es increíble. Analizaré los aspectos que confirman que efectivamente demuestran que “mi vieja mula ya no es lo que era”.

1-Denominación
De nombres como Colita, Guardián, Negro, Panzón, pasamos a encontrarnos con otros más fashion, preferentemente con ascendencia francesa, por más que el perro haya nacido en Ugarteche. Ejemplos clásicos son nombres tipo Margot, Charlotte, Brigitte, y otros nombres re pelotudos.

2-Vestimenta
Ni hablar de antaño, era inconcebible un perro vestido. Sin embargo actualmente encontramos todo tipo de trajes para ellos y como buen miembro de la familia, tiene varios para lucir según sea la ocasión. En invierno es infaltable, no vaya a ser que se resfríe. La madre lava los trajes junto con la ropa de toda la familia y le pone suavizante con olor a bebé.

3-Lugar en la casa
El Bobby original, el perro del Coco Basile, dormía afuera lloviera, nevara o relampagueara. Tenía su cucha con acolchados viejos y cartones, jamás de los jamases se lavaron. Las mascotas actuales duermen en el sillón de la casa (el mismo que tu vieja no te dejo usar de niño por miedo a que los manches de chocolate) o, en su defecto y según sean sus ganas, en la cama matrimonial de la casa. Pueden pasar 25 temblores, que no se van a mover. No pondría en duda que algunos se acovachan debajo de las frazadas con el dueño, roncando hocico con hocico, abrazados y calentitos.

4-Relaciones Sociales
Los caninos siempre fueron almas libres de vagar por todo el vecindario, entrándole a cuánta perrita se le cruzara. Podía pasar días persiguiendo a alguna y nadie lo extrañaba, volvía siempre, mugriento y cansado de sus andanzas. Hoy día, el animalito no asoma el hocico afuera, excepto para mear. Tiene paja de salir porque hace frío o porque está más cómodo arriba del sillón. Ni se le ocurra soñar con ir a calzarla por ahí, ya tiene elegida la pareja y resueltos los detalles del día de la puesta. Las condiciones de la misma previamente han sido habladas y establecidas, como un matrimonio arreglado del Siglo XIX. Un vecino tenía una rottweiler, que se escapó una tarde para intimar con el Delmont de la cuadra. Fue desterrada de su hogar “por puta”, palabras textuales de su ex dueño, que lloró durante días…

5-Alimento
¡Mirá que el perro de mi abuelo iba a comer Eukanuba! Sobrevivía con algún hueso que le tiraban de vez en cuando o con los restos de sopa de ayer. No le hacía cara fea a nada, se comía hasta el pedazo de latón que tenía por plato. El agua la tomaba directamente de cualquier cañería que goteaba o de los baldes que rondaban por ahí. Época actual. Plato personalizado con el nombre, cuenco especial para el agua (que es cambiado una vez al día), dieta balanceada (porque son delicados del estómago). Cualquier tipo de comida que escape a su costumbre es rechazada por el animal, levantando la nariz. No se le dan huesos pequeños o de pollo, por miedo al atragantamiento.

6-Recreación
Año 1990, según las estadísticas, de 4 familias mendocinas que salen a pasear, 4 no saben dónde está el perro, a qué hora vuelve ni si pasa la noche en el patio. Año 2012, según las estadísticas, de 4 familias mendocinas que salen a pasear, 3 tienen un caniche en el regazo del conductor (si van en auto), que dirige feliz el vehículo con el choco ahí sentado. Sonrisas idiotas de todos los miembros de la familia porque “George” va “Manejando”. Si van caminando, correa top generalmente con huellitas de perritos o huesitos dibujados, dirigiendo la misma por el camino más limpio a fin de que no se ensucie las patitas.

7-Higiene personal
Los canes de antaño vivían  llenos de garrapatas, los bañaba únicamente la lluvia y nunca un jaboncito se posó en sus cuerpecitos. Hoy nos encontramos con una gama extensa de productos de aseo canino: champúes con olor a frutilla, crema de enjuague para poder peinarlos fácilmente después, desodorantes y perfumes caninos. Tienen visita a la peluquería una vez al mes, donde les cortan el pelo y los bañan. Después de hacer sus necesidades, si el ejemplar es muy peludo, se controla el largo del pelo trasero ya que puede ocasionar un enchastre encima del sillón o la cama.

8-Afecto
No me imagino a mi abuelo, con su carácter de Guillermo Nimo diciéndole al animal: “Hola mi vida, mi amor chiquitito del papi”, como hace mi señor padre. El pichi actual recibe permanentemente el amor de todos los miembros de la familia, que hacen escándalos al llegar y abrazar al canino. Es frecuente que el intercambio afectuoso que nunca hubo entre el grupo familiar, sea redirigido hacia el can. Los besitos son frecuentes.

En fin, hoy las mascotas cumplen un rol preponderante en la familia argenta. En las mujeres, sirve para canalizar su necesidad de afecto y/o síndrome del nido vacío ante sus hijos/maridos que no les dan ni pelota porque rompe mucho los huevos. Y en los hombres causa una sorpresa cuando se ven de buenas a primeras, pasándole el peine para que le quede el pelito suavecito. Y vos, machote que estás leyendo esto, al poner en duda todo lo que dije, comprate un caniche y después me contás…

Aclaración: Esta nota fue escrita por una persona absolutamente amante y loca de amor por sus pichichos, y reconoce que son una de las mejores cosas que le paso en la vida. Si ud quiere brindarle algun consejo o critica acerca de la relacion filial dueño-perro, ahórresela. Gracias.

Fuente imagen:
www.terra.es 

También podes leer:
Ser Padres Hoy

El año pasado escribíamos:
Escupir para arriba