6 mendocinos a los que les bajaría la caña

Si bien en el Mendo ya se hizo la encuesta sobre el mendocino más sexy, lo que sigue es a título personal. Estos ejemplares mendocinos de una manera u otra, han formado parte de mis fantasías en alguna etapa de la vida. Les dejo los cinco famosos a los que les convidaría cariño, con todo el gusto del mundo. Y si alguien tiene el teléfono de alguno, ni me lo den porque no me van a dar ni cinco de bolilla. Acá están:

Andrés Noguera: El Primer puesto en mis fantasías está ocupado por este señor. El colombiano sexy del Canal 9. Con esa carita de bueno, de inocentón, lo agarro en algún callejón oscuro y lo dejo hablando como el Coco Basile del abuso sexual que le pego. En este caso, sueño con hacerlo mi esclavo personal por un día e inmediatamente después internarlo en el Notti por deshidratación.

Sergio Coco Gras: Este cumple los requisitos de madurito entrable. Lo que le falta lo compensa con esa voz que hace que se te derrita la chabomba. Me lo imagino como un genio en la cama, con el que te cagarías de risa. Me lo acovacharía tras bambalinas en la Vendimia. Cantame los votos de las reinas, así como vos sabés, mi Bananita Dolca. ¡Y este voto se va para el Sur y dice…Saaan Rafael! Uh, ¡Decímelo al oído y con los anteojos puestos!

Fernando Hidalgo: A este le doy hasta que Barloa certifique con Normas ISO. El grande de los grandes. Los pericotes que se me suben en la cabeza cuando veo esa melena sexy, ese cuerpito morrudo y esa semi-sonrisa que manda de vez en cuando. No necesité pedir el paquete de Playboy y Venus, porque tengo la edición central del Noticiero 9. Sí, budincito de mamita, te agarro esperando que Sigifredo Alonso te haya dado una buena obra social.

Lucas Jerez: En mi periodo investigativo para esta nota, se me ocurrió chusmearle el facebook. Al ver la foto de perfil, casi me desmayo del calor genital. Facherazo el muchacho. Profundizando en el  análisis, llegué a la parte en que tiene una relación con Juli Navarro. ¡Plap, plap, plap! ¡Qué grande Juli! Encima que sos una de las pocas minas lindas de la tele que me cae bien, te estás sirviendo de semejante buffet. Qué bonito pendejo,  y miren la carita y su impronta de serio cuando da alguna noticia mala. Imposible no morirse de ganas de comerse semejante caramelito. Utopía pura: A la Navarro no hay con qué darle, es la realidad señores…

Enrique Rosi: No sé si es mendocino, si está casado, si es hetero o no, si es joven o si tiene 90. No importa. La reacción que tuve después de leer los motivos por los que le da asco El Mendolotudo fue totalmente inesperada. Me imaginé a mí misma, sentada frente a  la compu, con Enriquito mirando desde atrás, cuando de repente, ¡Zas! ¡Error de ortografía, nena! Apa… ¿Qué es eso, pendeja, se te escapó un error de sintaxis? ¿Estás escribiendo alguna puteada? Hay tabla. ¿Me pareció o escribiste algo feminista? ¡Vení para acá que me saco el cinto y te educo!. ¡Ay ay ay! ¡Castigame con el Espasa- Calpe! Con este sí que me sale el lado masoquista, ¡Oh yes madarfacar! ¡Pegame y decime Mendolotuda, papi! Gracias a Dios que no sé lo que significa rigor periodístico. Reconozco que tuve que elegir entre este y el Angel Gris.

El Doctor Bomur: Digan la verdad, muchachas. ¿Cuántas veces fantasearon con este misterioso personaje escondido atrás de una pluma y un papel? Y no imaginaron mal. Bomur es uno de los hombres más sensuales de la faz de la tierra. Acá en confianza les digo que es un papichulo, de esos que los untarías con jalea de durazno. Para aumentar mi calentura, es el jefe. Encima se cansa de resaltar que está casadísimo, cosa que no hace más que aumentar el nivel de garche que le pegaría. Richard es el verdadero winner del Mendo. Fernet, Don Rata, Conep, Antonymou y otros, destinan su sueldo a pagar mujeres, envidiosos del arrastre de su compañero. Siempre lo soñé en mi habitación (que está empapelada con sus fotos) dándome matraca hasta las seis de la matina.

Y ustedes chicas…¿A cuál mendocino famoso le bajarían la caña?

 

También podes leer:
El día que me crucé con un tipo casado

El año pasado escribíamos:
La masculinización de la mujer en la sociedad