HIV: Todo por un polvo

Me pongo seria un rato para hablar de este tema, que va más allá de credo, raza, situación económica, estado civil, hábitos de higiene, cultura general y planificación familiar.

Pensar en una infección tan terrible como esta, controlable pero incurable, que podría haberse eliminado de la faz de la tierra si tan sólo todas las personas tuvieran una pequeñísima precaución previa, es terrible. Que puede contagiarse con sólo un desliz, un pequeño desliz, aunque sea incompleto. Que te puede implicar pasar el resto de tus años asustado por una tos, por un sarpullido. Que te puede hacer visitar el hospital cada 4 o 6 meses durante toda tu vida.  Todo por un polvo…

Empecemos por el principio. Algunos sostienen que el virus del HIV proviene del mono verde o del Rhesus o del chimpancé, animales muy utilizados para estudios científicos, por compartir hasta un 95% de proteínas con el hombre. Una de las versiones es que se experimentaba sobre el incremento de la potencia sexual en hombres adultos con injertos de testículo de los monitos. Otros dicen que fue un error de investigaciones de armas biológicas. Otros dicen que fueron zoofílicos que le daban matraca a los chimpancés. Sea el origen que sea, en algún momento este virus mutó y pudo sobrevivir en el humano, iniciando una de las epidemias más terribles que ha conocido la humanidad. Aparentemente, los primeros infectados fueron homosexuales, por ello la infección recientemente descubierta fue catalogada como propia de la comunidad gay masculina. El descubrimiento fue simultáneo en Francia (Instituto Pasteur) y EEUU (Dr. Gallo), parece que el yanqui les robó información a los franceses y publicó el descubrimiento como propio.

Bien. ¿Qué tiene de diferente este virus que es tan importante? Podríamos decir que como todo virus, necesita ingresar en una célula para replicarse o multiplicarse. A éste en particular le gustan los linfocitos T  que tengan en su membrana una proteína llamada CD4, que sería como el picaporte que ellos pueden  accionar para entrar en su nueva casa. Los linfocitos son glóbulos blancos, fundamentales para la protección contra las bacterias, los virus, los tumores, los parásitos, los hongos. Como el HIV se multiplica y multiplica hasta hacer estallar la célula, y cada virus hijo entrará en una nueva célula para multiplicarse hasta hacerla estallar, es lógico pensar que en poco tiempo este virus nos dejará secos de linfocitos T-CD4. Pues bien, el cuerpo humano es tan impresionante que activa su fábrica de linfocitos para tener los suficientes durante unos 10 años, según lo agresivo del virus y según el paciente también. Y una vez agotadas las fuerzas y defensas del organismo, comienza la última etapa: el Síndrome de Inmuno-Deficiencia Adquirida o SIDA, donde los agentes infecciosos que a un hombre sano no le hace nada o apenas es una infección local; a un inmunocomprometido puede causarle la muerte.

Se sabe que se contagia por contacto sexual, por sangre o derivados sanguíneos, de madre a hijo por la placenta y por la leche. Lo que no se sabe es que el estar infectado no es patrimonio de prostitutas, gays, travestis, pobres. Cualquiera, cualquiera puede estarlo, y no por ser mugriento o promiscuo o drogón, sino por ser ingenuo. Pensar que por haberlo conocido en un boliche “bien” y porque tenga carita linda y sea universitario no te va a pasar nada, es de una ingenuidad preocupante y peligrosa. Lo mismo para ellos, ven una chica linda bien vestida que no se entrega al primer trago y se confían. Y es una boludez, pensar que esa chica no puede haber estado de novia o salido con un chico que antes salía con una chica que una vez se dejó convencer por un pibe que una vez fue de putas o tuvo una aventura con una chica infectada por violación o por una transfusión previa al ´92 o por su madre.

Pongámonos la mano en el corazón y tomemos conciencia de todas las veces donde dijimos: “no pasa nada” y comenzamos el contacto sexual sin preservativo… varias, ¿no? ¡Qué inconscientes! ¡Y pensar que el mayor miedo que se siente en una relación “descuidada” es a un embarazo!  Muchos chicos usan forros porque no creen que sea verdad que la chica tome anticonceptivos y no quieren quedar pegados, déjenme decirles que un embarazo es un premio al lado del verdadero peligro. Pero hacen bien en cuidarse, sea por el motivo que sea. ¿Y las chicas? Se dejan muchas veces llevar por la excusa “no siento nada con el coso puesto” y acceden a tomar las pastillas como única protección. No, señores. Con las pastillas no evitamos el HIV, la hepatitis B, C y D (cirrosis, cáncer hepático), el HPV (que puede causar cáncer de cuello de útero), la sífilis, la gonorrea, tricomoniasis, candidiasis, ni algunas otras más extrañas.

Muchas son las personas que llegan al hospital con 20 años de casadas, con un marido al que le pareció muy divertido comerse un gato en la despedida de soltero de su amigo, o cada vez que tuvo oportunidad en sus paseos semanales por las zonas rojas de la ciudad. Con una noche de locura que pasó sin pena ni gloria hasta que unos meses después se levantó con un estado gripal y los ganglios inflamados. Con un noviazgo roto hace unos meses y una llamada preocupante que lo dejó temblando. Con un amigo que le trae la noticia en susurros: “¿vos salías con la Karen? Un amigo de una amiga me contó que tiene HIV”. Con esto sólo quiero decir que para contagiarse no hace falta ser muy loco. Basta no ser precavido, basta un poco de mala suerte. Basta el estúpido pavor que nos lleva a tratar a los HIV positivos como si fueran leprosos, y que ellos tengan tanto miedo de sincerarse con los demás. Y el miedo a hacerse un análisis. La mayoría de los infectados no saben que lo están, por eso contagian. Y sólo algunos, prefieren creer que por tener “carga viral indetectable” no contagian y siguen con sus contactos imprudentes.   

Conclusiones:

-Si conocemos a alguien y queremos iniciar un contacto sexual, pensemos que lógicamente esa persona tuvo otras parejas, con el mismo conocimiento previo que nosotros tenemos de él/ella, o menos, probablemente. Y cuidémonos en consecuencia.

-Cuidemos a  nuestra pareja, con la que no se suele usar preservativo en todas las ocasiones, guardándonos las fantasías de estar con otros/as en nuestro cerebrito, o por lo menos, teniendo la precaución de usar globito. Muchos piratas famosos murieron de sífilis.  

-Usemos preservativo DESDE EL COMIENZO del contacto. Fundamental.

-Si tienen los huevos suficientes, antes que nada pidan un análisis, pueden hacerlo juntos. No debería ser motivo de ofensa. Sólo es una manera de decir: me quiero, me cuido.

También podes leer:
¿De donde viene el OK?

El año pasado escribíamos:
Los quince de Bomur: Luis Miguel

TAGS: