El extraño síndrome de “La puta que rápido pasó el año” que azota en Diciembre

Mendoza en la última década ha pasado por innumerables epidemias que felizmente ha sabido salir a flote justo cuando pensábamos que todo estaba perdido y no había salvación. La gripe porcina, el  H1N1, la gripe aviar, las alergias por pelusas de álamos y el siempre recordado “ciclotimia menstrual” que suele aparecer y desaparecer todos los meses en las féminas mendocinas.

Todo parecía calmo en el pasado mes de Noviembre. Paco Humberto Pérez festejaba junto al ministro de salud y el sub secretario de vacunas provinciales. Los tres brindaban en el quincho de la casa de este último (que solo lo invitaron porque es el que tiene la pileta) hasta que de repente algo sucedió.

Después del cuarto brindis, Federico Ciénaga de Luz esboza un…

“Ya somos Diciembre, ¿qué rápido se pasó el año no?

El silencio se apoderó de la situación. Paco y el ministro se miraron entre ellos. La mano extendida con la copa de Federico empezó a temblar. Gotas de transpiración fría comenzaron a recorrer su calva. La realidad se había vuelto insostenible.

“No… esperen… no fue nada… lo puedo arreglar…” decía con voz temblorosa y quebradiza. Pero ya era demasiado tarde. Solo bastaron unos minutos para que el escuadrón Anti Colapsus Estatal llegara al lugar y se lo llevara.

La historia de Federico es la misma de muchos mendocinos. Y es verdaderamente alarmante.

Y es por eso de decidí consultar con un médico científico chamán curandero para que nos informe sobre esto, ya que el que está a tu derecha, a tu izquierda, o quizás vos mismo, pueda padecer de este síndrome y aún no lo sepas.

El Dr. Paulo Cogelo es un distinguido de la materia “síndromes pelotudos”, realizando su maestría en el Algarrobal, él es el idóneo para que nos desburre sobre esto.

– Bueno Doctor, ¿Qué es el síndrome “La puta que rápido pasó el año”?

– Es un síndrome que aquella a más del 86,7% de la población de Mendoza.

– ¿Nos podría contar sobre los síntomas?

– La particularidad de este síndrome es que no presenta un síntoma característico o principal. Suele atacar sin previo aviso en situaciones sociales cuando el individuo se queda sin temas de conversación.

– ¿Quiénes son los más vulnerables?

– Particularmente los pelotudos que rondan entre los 25 a 55 años, tanto hombres como en mujeres.

– ¿Existe alguna cura?

– Sí. Hoy por hoy lo que más resultado ha dado es la lobotomía central.

– ¿Existe algún método para prevenir este síndrome?

– Sí.

– Muchas gracias por su tiempo.

Las epidemias y pandemias son tema frecuente en películas donde muestran el fin del hombre o del mundo como lo conocemos… ¿nos estaremos acercando a una Mendoza sin futuro?

También podes leer:
Típicos personajes de una fiesta de disfraces 

El año pasado escribíamos:
Un varonil Hidalgo nos deja sus Aforismos de la semana

 

TAGS: