Prostitución e Hipocresía en Mendoza: algo que va de la mano

El calor me inspira, y mierda que si no estoy inspirado con estas temperaturas semejantes a un sauna…SAUNA, esa es la palabra que me trajo a la mente tantas historias y pensamientos que tengo sobre el tema de los prostíbulos y ese mundillo tan particular, que provoca demanda, pero también es prejuzgado, maltratado y discriminado, pero no solo sobre el negocio nocturno, sino sobre la hipocresía cotidiana en torno al sexo.

La prostitución en Mendoza está mal vista, hay que decirlo así, porque somos una sociedad mojigata, pacata, retrógrada pero sobre todo hipócrita. Esta nota no es una apología de la profesión más antigua del mundo, ojalá no existiera, pero existe, es una realidad y me propongo analizarla.

Somos hipócritas porque quién no ha escuchado frases como:

  • “¿En la despedida de soltero de mi marido  hubo asado y escucharon El Chaqueño?” ¡¡¡Tonta culiada, ilusa!!! El groncho de tu novio y sus secuaces amigos…¡¡¡se fueron de putas!!! Y no te creas que se gastaron fortunas en buscar la más linda ni la más higiénica, NOOO… se fueron en caravana a la cuarta y levantaron dinosaurios vivos, faltos de comedor y no precisamente bañadas en agua de rosas.
  • “¿La hija de la mucama de la vecina me parece que va para putita?” ¡¡¡Ay mi amor!!! Si vos no chupabas pijas en lo ’80 atrás de la alfombra mágica, o  ibas a tirarle la goma a tus compañeros del colegio a la rotonda de la Virgen en el Parque, en el picnic del día de la primavera.  Ahora resulta que las pendejas están re putas según la gente treinteañera para arriba.  Siempre los adolescentes tuvieron sexo, las hormonas no son un invento del postmodernismo, solo que antes la gente era más farsante. Más de una abuelita tierna  fue empomada en el estacionamiento de  Al Diablo.
  • “¿Te enteraste que la hija de la Carmencita, la más chica, la que tiene cara de rapidita, está embarazada? Era obvio que eso iba a terminar así, si desde que el padre trabaja afuera, nadie pone orden en esa casa” Caraduraaaa, y vos que llevaste a tu hija a hacerse dos abortos clandestinos que te salieron una fortuna porque los hacía un Doctor de súper renombre en Mendoza, con el que ibas a las misas en San Agustín…porque obvio, cómo tus amigas con las que te juntás a tomar el té en la Emilio Civit  y que son del Opus, van a enterarse que “tu nena” que aún es soltera se encamotó con un compañero medio jipón de la facultad y se quedó hasta la mollera.
  • “¿Ay Roger, no sé por qué vamos al Casino y tenés que pasar por esta zona, que está llena de estos fenómenos? Habría que matarlos (refiriéndose a los travestis)” Si supiera lo que hace Roger cuando usted está podando las rosas, ¡¡¡se va a comer travas!!! Y no justamente va por las súper tetas que tiene ni por esa cola infernal que más de una  mujer envidia…¡¡¡NO!!! , está comprobado, y de fuentes más que cercanas, que los hombres que consumen travestis, en la mayoría de los casos buscan ser penetrados o hacer una fellatio, usan la imagen del travesti por prejuicios propios para decir que no son gays, ¡¡¡son reprimidos!!! Ni hablar la cola de autos y camiones después de las 22 en el Carril Saenz Peña, parece la procesión a la Virgen de Lourdes un 11 de febrero.

Pero incursionando en el tema de la prostitución en Mendoza, me molesta demasiado el manto de farsa que la sociedad tira sobre ella. A nivel nacional, una ley que prohíbe los avisos clasificados ofreciendo sexo, pero un Juez de la Corte Suprema tenía en alquiler gran cantidad de departamentos privados donde se ejercía el puterío. A nivel provincial, un intendente que prohíbe los prostíbulos en su ciudad, pero solo queda en palabras. Yo veo más en el poder del dinero, porque la historia lo ha demostrado, ¿o alguien acaso sabe que fuera allanado alguno en la Mendozamaravillosa? , y todos sabemos dónde están, en zona céntrica muchos, los cuales están todo el día a pleno servicio de empresarios, políticos o clientes de casinos cinco estrellas y hasta pasajeros de hoteles vip.  Y no me van a venir con que la policía tampoco está al tanto, es como que me digan que no es un negocio que va a acompañado de drogas, ambos se complementan, y no hay que salir cual FBI a averiguarlo, está ahí, ante los ojos de todos, y no crean que hay que buscarlos muy lejos, a pasitos de la Legislatura. Es un negocio que está presente en todos lados, desde las zonas más marginales, hasta las grandes y suntuosas VIP de boliches de moda. Los gatos están en todos lados, solicitados por el manyín y por el cheto.

En lo personal, creo que ante un negocio que existió, existe y existirá, no hay que caer en medidas prohibitivas ni represoras, al contrario, bien le haríamos al sector salud si hubiera un control (pero real) sobre las personas que ejercen esta labor, se podría disminuir el contagio de tantas enfermedades, y además prevenir sobre el uso de drogas y el abuso de alcohol. Los saunas o departamentos privados deberían estar instalados con medidas de seguridad, y controlados en su higiene, con dueños que sean los verdaderos responsables de la integridad física del cliente y del empleado, con acceso a una obra social y jubilación. Prefiero eso y no la prohibición que motiva una prostitución se ramificada por las calles, generando situaciones de violencia e inseguridad. Piensen que estoy loco, pero es mi opinión ante algo que es como el cuento de la buena pipa, algo de nunca acabar (valga la cita a tono).

Con respecto al tema prostitución de hombres y travestis, ahí hay que hacer más hincapié, sobre todo cierto sector empresarial, que hace uso y abuso de eso, al cual no puedo nombrar porque tengo un bozal legal, que organiza cierta versión de la mayor fiesta tradicional de Mendoza, pero con la bandera del arco iris, símbolo gay. Porque hay que decirlo así, yo no puedo vender una fiesta y permitir que los soberanos elegidos, y que son la imagen durante un año de la fiesta que organizan y que en parte sean la imagen de mi empresa, ejerzan este negocio. ¡¡¡Loco!!! Brindales la posibilidad de aunque sea trabajar para vos como servicio doméstico, pero sacalo\a de la situación de marginalidad en la que vive, o no te dio fortunas en publicidad y llenaste un evento  gracias al uso de su nombre e imagen (Si me llega una Carta Documento se la reenvío al Dr. Bomur y al Ing. Conep que ellos son los que tienen la moneda, yo soy como Silvia Süller, inembargable e inimputable, mándenla a Av. Siempre Viva 742 y se ahorran tiempo).

Bueno para ir terminando, y no hacerlo eterno, porque es para  seguir desarrollando en muchas líneas más, reitero mi opinión, esto no se va a terminar… lo tapen como lo tapen. La corrupción que hay tras este negocio no lo permite, los mismos que escriben la ley con una mano y la borran con el pene, grandes moralistas que a la vez son consumidores, políticos, religiosos, empresarios o vos viejo cliente del gaterío que sos un pobre tirado y te gastás los pocos mangos que ganás en ponerla, son el verdadero motivo de la eterna existencia de un rubro que vivirá por siempre, y al cual no hay que prohibir (bien dicen, el niño quiere lo que le niegan),  hay que dejar de lado la doble cara y hacerse cargo de que es un tema que existe, al cual hay que darle una solución lógica,  para evitar que proliferen otras situaciones aun más graves como la pornografía infantil , la corrupción de menores, el tráfico de personas, el uso de drogas y tantos otros desechos que provoca la prostitución mal controlada. Prohibámosla cuando seamos un país donde la sociedad no conozca la palabra corrupción, abuso, exceso, egoísmo ni discriminación, y en el cual exista la posibilidad de un trabajo que sea productivo y genere recursos sociales y económicos para nuestro país. Les haría un mapa de los puteríos en Mendoza, pero lo dejamos para otra nota, y cuando gane mucha plata asi no me dan un corchazo por buchón y ande con seguridad símil Ricky Fort (hablando de gatero viejo). ¡¡¡Bueno me despido, me voy de putas!!!

También podes leer:
Vendimia Gay: la fiesta que se convirtió en Circo

El año pasado escribíamos:
Los cuatro actores políticos actuales en la Argentina

TAGS: