Las minas son rompe huevos por naturaleza

–          ¡¡Hola soy German y les muestro una corbata!!

–          ¿Qué haces metido en mi nota? Raja de acá Chilote choto…

–          Ya po.

Hola soy Antonymou y como está de moda copiar, les muestro un moño.

Bueno vamos al tema que nos compete hoy. Hice una encuesta en mi muro para ver de qué querían que se tratara mi próxima nota, como nadie fue ni medio original y dieron respuestas sumamente pelotudas, decidí escribir sobre el habito rompehuevero que corre por las venas del sexo femenino.

Toda esta bronca acumulada se remonta a mi época de secundaria:

–          Anto, levantate que ya son las doce y tenés que ir a la escuela.

–          Huuuu, taqueloparió…

Cuando ya despabilado logro mirar el reloj, observo que son las once y veinte…

–          ¡¡¡Vieja y la puta que te parióoooo!!! ¿Con que necesidad haces esto? ¡¡¡Conchudaaaa!!!

La muy hija de puta me lo hacía siempre, y desde ese entonces comienza mi rechazo hacia la mujer rompe huevos.

Luego el tiempo me llevo a cumplir veinticinco años y ponerme de novio por primera vez, al principio todo es amor, amor, mas amor, insistencia de garche, amor, amor, más insistencia, amor, al fin tocada de teta, amor, paja, paja, amor y con mucha suerte un garche rapidón .

Luego de eso, cuando la relación llega a un tope, parate, estacionamiento, por llamarlo de diversas maneras, comienza, cual oruga se convierte en mariposa y despliega sus alas, así despliega sus dotes de rompedora de huevos profesional y nivel máster cada mujer del mundo habida y por haber.

Me raspás con la barba. No te has bañado. Tenés aliento a ciruja. Has pisado caca. No tenés plata en la billetera. Tu papá e tocó una teta. Te quiero reventar ese granito. No se te para esa mierda. Cortate el pelo. Comprame un celu nuevo. No tengo remeritas/pantalones/botitas/zapatitos/camperita, etc, etc, etc.

Esos son algunos de los ejemplos más comunes.

Interrumpimos esta nota para dar los comerciales…

Verdulería La Papota loca, el mejor surtido en  fiambres, verdulería La Papota loca presenta la oferta de la semana, un kilo de bulones $ 12. Atendido por sus propios dueños…No te olvides, Verdulería El Tomate Pecoso, en Calles Mitri y Paso de Godoy Cruz.

En la sección del mensajero Rural:

Don Zoilo del puesto la vaca ciega le comunica a la Rosa que encierre las chivas que parece que va a llover de nuevo. Y que no se haga la chota con el Gauchi Turro que la próxima vez que los encuentre atrás del horno se va a desgraciar.

Salimos al aire en 3, 2, 1…

Bueno y así fue como terminé bailando en el Golden, gracias al pasito del helicóptero.

Ha perdón, esa era otra de mis notas, bueno y así tenemos que la mina sufre el síndrome de la gata flora, si se la pones grita y si se la sacas llora.

Ejemplos de que a todo le encuentran algo:

  • Llegas borracho a tu casa con el más hermoso de los pedos, pero por más hermoso que sea tu mujer siempre le encuentra algo.
  • Te llega un mensaje de Claro a las tres de la mañana y tenés que levantarte, encender la luz y decirle: “En realidad es una mina que me estoy comiendo y que me manda mensajes de que tengo una factura impaga”. Solo con eso serán felices y te dejarán conciliar el sueño nuevamente.
  • Cocinas vos hoy, ya que estas cansado de costeletas y huevos al poché, cuando se sientan a comer, o tiene mucha sal, o no tiene carne, o no querían guiso o bien no rellenaste el arroz.
  • Te juntas a jugar a la pelota, cartas o play con tus amigos, y siempre ella sabe que uno es mujeriego, otro borracho, otro malapalabroso y el restante lleva putas, o sea, por  más que no los conozca o que te juntés a jugar con un grupo de monjes tibetanos, siempre algo tienen para acotar.
  • Vas manejando, y esta es la peor de todas: “¡¡GUARDA EL AUTOOOOO!!!”. Clavas los frenos como choto y miras a todos lados con cara de mina que le tocaron el culo en el boliche y  no ves nada… “Yo te decía por el que metió la trompa dos cuadras más adelante”. Esta misma especie de mina es la que va consumiéndote la mocha diciéndote, vas rápido, frena, mirá, tocale bocina, dejalo que te pase, ponele la luz alta, vas muy  echado en el asiento, poneme el CD de Cristian Castro.

–          ¡¡¡Pero bajate la puta que te pario!!! – generalmente eso pensamos en nuestro interior.                                  

No quiero extenderme mas ya que si me pongo a seguir detallando me pego un tiro como Celso en su última nota, seguramente ustedes tendrán millones de ejemplos.

En fin, recuerden que hagamos lo que hagamos, ellas, sus padres o Richard Dean Anderson lo harían mejor.

Besitos muchos y recuerden  que más allá del humor, venimos de una mujer y sin ellas no podríamos vivir, excepto Marquihno que es gay.

La presente nota es en honor a todos los que salieron mojados por la lluvia del Miércoles, mis condolencias.

También podes leer:
Mi primera vez

El año pasado escribíamos:
Las vacaciones de Don Rata