Hola mis queridos amigos de El Mendolotudo, he vuelto de mis vacaciones imaginarias. Me tomé un té zarpado que me dio un indio y como que empecé a navegar por mi cerebro. No saben  lo piola que la pasé, fui 15 días a una playa llamada “La Playa mas copada” (Nombre inventado por mi imaginación). Las minas están fuertísimas y todas, absolutamente todas me dan bola y mueren por mi, el agua no está muy helada, el alcohol nunca se acaba y también tengo conmigo la pastilla llamada “Hang of God” (Esta pastilla también la invente con mi imaginación, produce un efecto de erección voluntaria, que soluciona el problema que tengo de que se me pone medio tonta cuando me pongo el forro).

 

La pasé como trompada, solo que me desperté todo vomitado y cagado, abrazado a un balde de plástico. Pero pasemos a la nota en cuestión…

Mirando un poco mis notas viejas, noté que tengo un cierto “don” para hacer entrevistas muy jugosas con gente muy copada como: El Hombre Arbol, Un Ciego, y más de un centenar de invitados. Así que, a modo de seguir currando con este recurso, hoy les tengo una entrevista jugosa por donde se la mire, con nada más y nada menos que Platón.

-¡Que hacés papá, manso peinado!

– Πλάτω.

-Puta madre, me olvide que era Griego el viejo este. Pero recordé lo que me dijo el abuelo antes de morir: “si no entendés lo que dice el entrevistado, invéntalo todo”.

Adentrándome en la vida de este personaje me encontré con un desubrimiento que hoy en exclusiva les voy a revelar a la ciencia, nada más y nada menos que el lugar donde nació Platón.

Al leer esto de una fuente totalmente poco seria, me puse a buscar en los mapas viejos que tiene un vecino, de cuando se creía que la tierra era plana. Y me encontré con el lugar exacto, siguiendo las coordenadas que yo mismo inventé.

-¿Esta imagen se te hace familiar?

-Hu, ese fue el hijo de puta de Sófocles, ¿Cómo la conseguiste?

-Tengo contactos…

-Siempre me hinchaban la pija por mi apellido, me decía que hacía falta un gran cuchillón y un tenedorón para comer del platón. Yo le decía a la profesora que les parara el carro, pero la hija e puta me respondía: “Culiado, agradecé que no te llamás como el pobrecito de Lampone en ese capítulo de los Simuladores, que le dicen: ¡Lampone, te agachas y te la ponen!”

– Jajaja, pobre choto ¿Y esta otra?

-Ahh, el hijo de puta de Eurípides, nunca le dí confianza al culiado ese. Hasta se comió a mi hermana el muy zarpado. Las minas decían ahí viene el Platón y me gritaban “he loco no seas tacaño si tenés mansa guita por algo te dicen platón, ¡invitanos el desayuno toga!”.

Rata, a todo esto ¿No tendrías que estar preguntándome sobre algunas cosas filosóficas o algo por el estilo?

-Pará que tengo otra acá…

-A mi no me metés el dedo en el orto, ¡Esta la hiciste vos rata culia!

-Jajajaja, bueno perdón.

-No sabés como me rompían los huevos en la secundaria con este apellido de mierda, me decían: si tu mamá parece un cucharón y mi mapá un tenedor, ¿Porqué naciste Platón? O cada vez que alguien hacia un chiste choto decían: “Hay que platon”(en lugar de  “Que plato”).

-Bueno cerrá el orto ya.

-¿Va? No me faltés el respeto.

-Mirá vieja, este es MI viaje imaginario producido por la ayaguasca y si yo quiero te robo toda la sabiduría para fusionarla conmigo y transformarme en un ser superior.

-A ver, dale.

 photo encuesta_zps6cd8d4ea.gif

También podés leer:
¿Como sería la mujer perfecta?

El año pasado escribíamos:
Cosmolotudas

Compartí, no seas paco