El típico, moderno y re pelotudo Argentino “sorry”

Desde que las insignias se llaman “pins”, los maricones gays o (BOMURES) las comidas frias lunchs, y los repartos de cine castings, este país no es el mismo. Ahora es mucho más moderno y más “finoli”.

Durante muchos, pero muchos años, los argentinos estuvimos hablando en prosa sin enterarnos. Y lo que es todavía peor, sin darnos cuenta siquiera de lo atrasados que estábamos. Los guachines leían historietas en vez de comics, los pendejos hacían fiestas en vez de parties, los estudiantes con acné pegaban posters, creyendo que eran carteles, los empresarios hacían negocios en vez de business, las secretarias usaban medias en vez de panties, y los obreros, tan ordinarios, sacaban la fiambrera al mediodía en vez del tupper-ware. Yo, en el colegio Secundario (F.M. CAMPOS de Las Heras City) hice aerobic muchas veces, pero en mi ignorancia, creía que hacia gimnasia.

En la televisión, entre tanto, ya nadie hace entrevistas ni presenta, como antes. Ahora presentan magazines, que dan mucha mas prestancia aunque aparezcan siempre los mismos y con los mismas mamaderiadas. Si por ejemplo, el putazo tatuado de Marcelo Tinelli, dice mucho O.K. y se mueve todo el rato, al magazine se le llama show -que es distinto de espectáculo-, y si este es un “show heavy”, es decir, que tiene carnaza, se le adjetiva de reality para quitarle la cosa grasa que tiene en castellano. Entre propagandas, por supuesto, ya no nos ponen anuncios, sino spots publicitarios que, aparte de ser mejores, nos permiten hacer zapping en vez de cambiar de canales.

Basta con aplastar el culo en el sillón, control remoto en mano y ponerse a mirar, sin ir mas lejos el canal 9, «Cada día» conducido por Coco Gras (Para el que no lo ubica, es el que dice “Maiiiipuuuuu” en la fiesta de la Vendimia) y la re rica de Julieta Navarro, sorry, la beatifull girl, suena mas importante, y nos daremos cuenta que lo que relato no son choteras.

 Para ser ricos del todo y quitarnos el complejo de país tercermundista que tenemos durante todo el tiempo y que tanto nos avergüenza, solo nos queda ya decir “siesta” (la única palabra que el ARGENTINO ha exportado al mundo, lo que dice mucho a favor nuestro) con acento mendocino, porque les aseguro mendolotudences, que si le decimos a una española, «vamos a echarnos un siestero pilluela» seguramente, no sabrá de que caraj…sorry de que fucking estamos hablando.

Por: Penitenciario Encapuchado

También podés leer:
Ella y él

El año pasado escribíamos:
Pelo por pelo