Una nota de mierda no apta para impresionables

Cierto día, caminando por la calle voy cantando, voy cantando, voy cantando… De repente al pasar junto a una obra en construcción un albañil me grita “¡¡Mameeeta, ti´hago de todo meno upa!!” eso no significaba otra cosa más que nuevamente me había puesto las calzas de mi vieja sin querer.

Aun tenía ese malestar al que comúnmente se le llama resaca, de la  noche anterior donde nos habíamos juntado con amigo a comer lechón con gaseosa, porque el vago que llevaba el Fernet nos había fallado.

Un ruido ensordecedor cruzó, cual karting, de lado a lado mi tripa gorda. La sensación de un pedo en puerta era el mensaje que rápidamente llegaba a mis neuronas, me mezclé  entre la gente que como yo, caminaba casualmente por aquel lugar, y disimuladamente quise soltarlo, una y otra vez, pero fue al pedo, no salió, sin embargo sentí como un  sorete dilataba mi asterisco pidiendo permiso para salir.

Llegue rápidamente al laburo, marqué tarjeta, y echando puta como cabaret en quiebra me metí al baño…

Al momento sentí como liberaba a XWilly, como mandaba una carta a Boston, como despedía a un amigo del interior, sentía como solucionaba ese problema de mierda. Mas de repente note que esa cagada era diferente, se hacía cada vez más larga y no se cortaba tipo chorizo bombón como el resto de las cacas, sino que seguía y seguía en una sola parte, ya dejé de leer anuncios del baño como “en este lugar sagrado donde acude tanta gente, hace fuerza el más cobarde y se caga el más valiente” o “necesito un hombre llamame 0-800- 666-MARQUINHO”, solo importaba una cosa, esperar a que cortara ese sorete para rápido fotografiarlo cual pescador a su bagre mas grande, sentía el placer de cuando pelas una manzana de una sola vez.

Fácilmente el ritual debe haber durado dos minutos, hasta que llegó el momento del ¡¡PLAFF!! Señoras y señores, el sorete se ha cortado, la tarea ha finalizado.

Ni siquiera  hice el intento de limpiarme el culo, no, rápidamente como auto con estéreo cruzando por el bajo Lujan, levante mis calzas negras con vivos fucsias y del bolsillo interior saque mi Samsung Gallaxy lll, le desactivé el flash, para que con las paredes blancas del inodoro no distorsionaran la imagen, y me propuse a inmortalizar en imagen digital aquel tan preciado trofeo.

Atónito, anonadado, estupefacto, noentiendounamierdizado, así quedé…el sorete no estaba ¡¡¡ESCUCHARON??!! ¡¡EL SORETE NOO ESTABA!!

Mire la mochila para ver si por error había sido activada pero la misma estaba llena, metí la mano en la curva que hace adentro el inodoro pero nada, no encontraba explicación alguna ¡¡CONCHA DE SU MADRE!! Esto es como cuando te garchas a la mina más linda y no tenés pruebas para hacerte el banana delante de tus amigos, esto es la ruina, esto es inhumano, esto es espartaaaaa, esto es absurdo.

Raulito se había ido, y yo nunca lo conocí, si, ya le había puesto nombre…

Se armó una gran movida en todos lados, gracias a todos los que colaboraron, y si tienen algunos datos por favor, no duden en avisarme….

Te extraño Raulito, ¡¡volvé, no seas bosta!!

Basado en hechos reales

También podes leer:
Antony Bond 007 – Arreglo Vendimial

El año pasado escribíamos:
Afo afo aforismos