El Apocalipsis argentino: ¿vuelven los saqueos?

Antes de comenzar a escribir esta nota, les aclaro encapuchados que no soy partidario de ninguna clase política, mi enfoque principal está relacionado con la capacidad y los problemas económicos que muy particularmente se vivieron en el país para el 2001 y lo relaciono con lo que estamos viviendo en el presente, bajo la conducción de Cristina Fernández (nunca pongo el apellido de casada porque me embola y es complicado) y siempre con el toque de humor que caracteriza parte de mi estilo.

Por aquellos años yo era cajero del Súper Vea 23, el que está en el Mendoza Plaza Shopping, no ganaba mucho, pero los tickes canasta me venían bárbaro. Si bien estaba a prueba, me daba por asegurado el puesto, me gustaban mucho los números y nunca me faltaba ni sobraba plata de la caja. Mi temor era por la gran cantidad de saqueos que azotaban el país bajo el gobierno de Fernando de La Rua.

Ningún saqueo era de vecinos con hambre, eran grupos o movimientos organizados como el QUEBRACHO o SENDERO LUMINOSO (¿Bah?), el punto es que no tan solo entraban a saquear, sino a robar electrodomésticos y máquinas de cortar fiambre. Aclaro que si algún integrante de esos grupetes se enojan conmigo, no les tengo miedo, sepan que esta nota la estoy escribiendo bajo la luz de una vela, en un viejo túnel que une el pabellón 9 y el tiro Federal Mendoza.

Como buenos empleados, nos instruían en caso de saqueos, y la tarea era defender la mercadería a diestra y siniestra, defender nuestros puestos laborales, y si era necesario cagarse a piñas con los saqueadores hambrientos de The Walking Dead argentinos. Nunca gracias a Dios encararon el shopping, a diferencia de otras sucursales, que se llevaron hasta la Jefa de línea de cajas CINTIA ESCOBEDO, la cual nunca más apareció, se dijo por ahí que se instaló un supermercado chino por el Algarrobal, pero esa es otra historia.

El régimen de Menem, que sucedió al de Alfonsín, ambos fallecidos, se lanzó en una política generalizada de privatizaciones en 1990-1992, liquidando literalmente una gran parte de nuestro patrimonio nacional. (Me comunican por línea interna que Menem estaría vivo, perdón).

La mala situación financiera fue debida a la política de endeudamiento forzado que había sido impuesto por las autoridades económicas de la dictadura, y como mencioné más arriba, el sector más golpeado fué el de la clase baja y media, desatando los saqueos y el famoso corralito financiero, que no me dejó sacar los 1.254 pesos que tenía ahorrado, para comprar mi primer Renault 4 L, caja tercera y de color celeste Cid.

En la actualidad, no estamos muy lejos de esa situación pasada, las malas decisiones de los políticos, y la desigualdad social crecen en forma descomunal, los sueldos los aumentan de a poco, y los precios en las góndolas suben hasta la Ionosfera  trepan a la Estratósfera y se mantienen en la Filastropósfera ( esa última capa la inventé, pero es la que está más arriba que los asterozoides, que también acabo de inventar.)

Los Mendolotudos, hemos armado seis consejos importantes para los saqueadores hambrientos, en caso supuesto  de que suene la trompeta de largada.

1) Siempre tengan preparadas Bolsas de arpillera, cosidas, con ojalillos de metal y tiras de yute. Medidas: 35 x 35 cm con base de 10 cm, con la leyenda: Solo para ser usada en caso de saqueos.

2) Indumentaria para recibir postas de goma y/o otros métodos antitumultos: Si van a concurrir ordenadamente, no hay problema, pero si van a entrar como terneros que le abren la tranquera, es mejor tener ropa gruesa, pasamontañas dobles y pantalones reforzados con aluminio que sobra de las viandas del Servicio Penitenciario. (Consultarme por privado) y así evitar los escopetazos de los amables señores infantes de la Policía.

3) En caso que les pinte el picarón, compren adaptadores y alargues para poder enchufar los LCD o los Equipos de audio y/o cualquier otro electrodoméstico ADQUIRIDO en forma deshonrosa, y sin correr riesgo de entrar en el CODEME, VERAZ O CLEARING.

4) Hacer cursos de karate o tae kwondo, o cualquier otra arte marcial (en caso de tener un supermercado chino apuntalado) de toparse con algún monje shaolin justiciero. (Si no tienen plata para costear el curso, vean a Steven Seagal en canal Space los domingos a la siesta)

5) Tener una jaula para los niños hambrientos para cuando vayan a saquear: De esta manera evitan que les lastren lo poco que queda en la heladera, en caso de que les valla mal, los agarren los policías o les pase lo del punto nº 4.

6) No sean tontos, no vallan ustedes, manden a sus suegras. (El único consejo que los Jefes del staff me dejaron embocar).

Está pobre la crisis como dice el negro Álvarez, y los fantasmas del 2001 empiezan a revolotear en los pensamientos de aquellos que vivimos esa época como laburante, ojalá que no pase lo mismo, yo le pongo siempre un toque de humor a cosas que marcaron parte de la historia de nuestra querida argentina, sin olvidar que en aquellos tiempos, murieron personas desesperadas por no tener sustento para poner un plato de comida en sus mesas, personas que perdieron un ojo, una mano, o recibieron un tiro, por tratar de llevarse algo de comida a sus casas, a todos ellos mis respetos.

Para finalizar, y más allá de tomar con humor estos sucesos tristes y vergonzosos, la crisis nos afecta a todos, vivimos en tiempos muy especiales y significativos, tiempos difíciles de manejar, tiempos en que es fácil perder la cordura, por ello los invito a aferrarse a sus valores, esos valores que nuestros padres nos inculcaron, el valor de la vida y el de valorarse a sí mismo como persona, hagamos frente a los problemas y no miremos al costado, y tengan la seguridad de que Dios, a quien se llama el «OIDOR DE LOS HONESTOS» consolará a todos lo que vallan a él con un corazón sincero, y les dará las herramientas para cuando la crisis golpee las puertas de sus hogares.

También podes leer:
Historias tristes que marcan tu vida para siempre

El año pasado escribíamos:
El policial Mendolotudo